Antes se coge a un mentiroso que a un cojo

Llego a casa de currar y me encuentro con esta noticia: La dirección del PSOE defiende el manifiesto que ensalza el laicismo y la República. Nada más leer el titular me vienen a la mente dos cosas: primero, el “ansia infinita de revanchismo” del masón zETAp y después (casi instantáneamente) el refrán anterior: antes se coge a un mentiroso que a un cojo. También sería aplicable el de “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. En dicho manifiesto se muestra una gran capacidad de demagogia que hace recordar a los sofistas de la Grecia antigua.

Como diría César Vidal, sin ánimo de ser exhaustivo los hechos son los siguientes:

1) Por mucho que lo diga tal manifiesto, la Constitución no dice que España sea un país laico ni mucho menos laicista. Es un país aconfesional, es decir, no tiene una confesión oficial, y habla de las relaciones con la religión católica, al ser mayoritaria en este país.

2) La idea de libertad y de igualdad no vino ni por los masones, ni por la República, ni siquiera por la filosofía de la Ilustración. Desde luego, tampoco vino por la Revolución Francesa. Ni siquiera por el pensamiento filosófico helénico. Vino concretamente y exclusivamente de una religión, el cristianismo. Jesús de Nazaret y sus discípulos pusieron el germen de la libertad y de la igualdad, y no hay que olvidar que ocurrió en un momento como el actual, en el que los ataques a la libertad y la igualdad son constantes por parte de algunos que pretenden ser los representantes de la libertad.

3) A la lectura del susodicho, no se sabe dónde ha quedado esa tolerancia, ese diálogo, esa ansia infinita de paz de la que tanto hablaba zETAp.

4) Se demuestra una vez más que los que más hablan de tolerancia y de diálogo sólo son tolerantes y dialogantes con quienes les dan la razón.

5) No se entiende que realmente haya algún cristiano (o de cualquier otra religión que no sea fabricada a la carta) que aguante estar en el PSOE o votarle. O realmente no les importa su religión (ni la de los demás) o están cumpliendo algún tipo de penitencia insufrible de la que nos hacen partícipes a los demás. Casos como Bono, que siendo del PSOE se declara católico y después habla contra las decisiones de la Iglesia son una prueba de ello.

6) La República no fue precisamente un régimen demasiado democrático ni tolerante. Pretender que vuelvan esos tiempos no es muy sano.

7) La laicidad no es un espacio de integración. El espacio de integración es la tolerancia. La religión laicista (porque es una religión encubierta) pretende imponer sus ideas y sus creencias haciendo creer que da libertad. Es la antesala del totalitarismo, como se ha podido comprobar históricamente (un ejemplo: Stalin y el comunismo).

8) La separación Iglesia-Estado no vino del laicismo. Lo lleva la religión cristiana desde sus cimientos (dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios). Lo cual no quita que en tiempos pasados no se cumpliera todo lo bien que debería haberse cumplido ni que los poderes terrenos hayan aprovechado la religión de sus subordinados para someterlos más de lo que ya estaban. Curiosamente, son los gobiernos más laicistas los que más tendencia pueden tener a aprovecharse de la religión de los demás para manipularlos.

9) Hablan de unos mínimos éticos y unos valores del Estado de Derecho… que curiosamente coinciden con los valores cristianos: igualdad, libertad, justicia, pluralismo, dignidad de la persona… Por otra parte, un laicista ¿en qué basa sus valores éticos? ¿Qué sentido le da a la dignidad del ser humano alguien que cree que un ser humano no es más que un puñado de células que puede ser eliminado arbitrariamente, según su edad?

10) La asignatura de Educación para la ciudadanía no es más que un instrumento de manipulación y adoctrinamiento, como bien han sabido ver una gran parte de los estudiantes, de los padres y de los profesores que la van a tener que sufrir. Es una Educación en el espíritu nacional versión PSOE.

Para terminar, sólo un par de preguntas: ¿a quién pretenden engañar? ¿por qué no, en vez de dedicarse a manifiestos, rabietas y patochadas empiezan a gobernar en serio de una vez por el bien común y no sólo el suyo?

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.