Para tener éxito, aplaude lo que todos aplauden

Aplaude lo que todos aplauden y serás uno más del grupo.

Para tener éxito aplaude lo que todos aplaudenEscuchando un cierto podcast sobre literatura, los comentarios del autor sobre lo que era más compartido en las redes sociales reflejaban claramente el panorama actual. Y que se resume en la frase anterior: aplaude lo que todos aplauden. Di lo que todos digan. Haz lo que todos hagan. Sé uniforme. No sobresalgas. En definitiva, sé lo que quieren que seas.

Es triste ver que un escritor, que tiene el poder de inventar mundos, acepta algo así. Es triste ver un poder como ese servir sólo para la alabanza al status dominante. Y más triste aún que no sólo se arrodille de esa manera sino que, además, lo recomiende.

La verdad es que da que pensar. Si nos fijamos en el mundo de la cultura (o, quizá, mejor habría que decir de los culturetas), parece que está todo formado por el mismo molde. La gran mayoría de escritores, actores, músicos, etc. parece que han salido del mismo molde, al menos en España. Misma ideología, mismo pensamiento. Pocos se salen del guión. Y a estos pocos no es raro verlos ridiculizados por sus propios compañeros. Luego defenderán la libertad de expresión. Supongo que la suya propia. La de los demás, cuando coincida con la suya.

Padecemos un borreguismo atroz, instaurado por sistema. Desde los medios de comunicación hasta los escritores serviles, el espíritu de la manada, de no salirse de lo políticamente correcto, de lo oficialmente aceptado, anida en todos. No nos engañemos, la manada tira mucho. Lo podemos ver incluso en cosas pequeñitas, del día a día. ¿Cuántas veces alguien se ríe de una broma que no le parece graciosa sólo porque los demás lo hacen? ¿Cuántos han empezado a fumar o a beber porque los demás lo hacían y no querían parecer bichos raros? Ser «uno más» implica sentirse integrado dentro del grupo. No estar excluido.

Seguir a los demás a ciegas, ser un altavoz de lo que todos dicen, puede llevarte al éxito. Es verdad. Si dices lo que está aceptado por la mayoría y tienes un poco de maña, está claro que es más probable que, entre toda la manada, puedas ser elevado. Eres un altavoz del grupo, después de todo.

Sin embargo, creo que es vital que los escritores y, por extensión, los artistas tengamos el valor de salirnos un poco del discurso políticamente correcto. Tenemos una responsabilidad, un compromiso. Tenemos que ser sinceros. Tenemos que ser rebeldes. Podemos crear mundos (o, más exactamente, subcrearlos). ¿En serio nos vamos a conformar con seguir el discurso del pensamiento único? ¿Por qué habría que hacerlo? ¿Cuál es el motivo para que eso sea siquiera algo atrayente?

Si quieres tener un éxito casi asegurado, di lo que los demás quieren oír. No te salgas del discurso de moda. Cambia de principios siempre que haga falta. Si lo necesitas, engáñate pensando que, en realidad, esos son también tus valores.

En caso contrario, si prefieres ser una voz discordante en este mundo, tener éxito puede ser más complicado. Quizá caigas en la lucha. Pero habrás luchado. Y tu éxito no será un efecto residual de la prostitución de tu arte.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.