12 consejos para un matrimonio feliz

publicado en: Blog, Blog: matrimonio | 0

MatrimonioCuando te lanzas a la aventura del matrimonio, cuando respondes a esa especial vocación en la que dos, hombre y mujer, se hacen uno para toda la vida, puede parecer que todo será fácil. Un camino de rosas. Al fin y al cabo, los cuentos suelen acabar con un engañoso “y fueron felices y comieron perdices”.

El problema está en que la vida no es un cuento. Somos personas reales, con nuestros defectos, nuestras cargas, nuestros sufrimientos. La rutina está ahí todos los días y, si la entendemos mal, puede deteriorar nuestro matrimonio. Por eso me gustaría dejarte unos pocos consejos para ayudarte a vivir tu matrimonio:

  1. Orden de prioridades: Dios, matrimonio, hijos. Ni el trabajo, ni las aficiones, ni los amigos, ni siquiera el resto de la familia deben estar en ningún lugar en esas tres posiciones. Primero, Dios. Después la esposa, el marido. Y después los hijos.
  2. Reza por tu cónyuge. Reza para saber amarle como Dios quiere que le ames. Reza porque prometiste amarle todos los días de tu vida y en cualquier circunstancia, y no sabes hacerlo. Porque no, no sabes. Tus egoísmos van a tratar de ponerse por delante y
Sigue leyendo

Daños indirectos

publicado en: Blog, Blog: familia, Blog: hijos | 0

Los niños también sufrenHay veces que los padres hacen mucho daño a los hijos. Y, seguro, sin querer. No se trata de maltratadores, al menos no en el sentido estricto de la palabra. Se trata de personas imprudentes. De personas que esperan que su hijo se comporte no como es él, sino según la imagen de “hijo perfecto” que tiene el padre o la madre en cuestión.

De esta manera, se ve cómo, sin ningún pudor, tras recoger a sus hijos en el colegio, o al encontrarse paseando con otros padres, se lanzan a hablar de sus hijos como si ellos no estuvieran y en unos términos no demasiado positivos.

¿No se dan cuenta de que decirle a alguien que su propio hijo es, por ejemplo, “cobarde”, le está marcando de una forma que no conocemos? ¿No entienden que insistir en anécdotas en las que el niño sale ridiculizado le hace daño? No es una piedra, es un ser humano. Está ahí. Y, aunque parezca que no se está enterando, oye lo que dicen de él. Y que su madre hable de esa manera sobre él, o le compare saliendo mal parado con uno de sus hermanos… ¿acaso no le … Sigue leyendo

Los estigmas de Nowak

Un pequeño relato que amplía la historia de uno de los personajes de Apocalipsis y Llorando Sangre: Józef Nowak. ¿Quieres saber cómo le aparecieron los estigmas? Sigue leyendo.

Los estigmas de Nowak

Cristo crucificado«Señor mío y Dios mío, que todas mis intenciones, acciones y operaciones sean puramente ordenadas en servicio y alabanza de tu divina majestad».

Józef Nowak se encontraba en su habitación del seminario jesuita en el que estaba haciendo los Ejercicios Espirituales por primera vez. Un mes de soledad y silencio, un mes de oración para encontrar la voluntad de Dios para él. Para confirmar que su camino era unirse a la Compañía de Jesús.

Estaba ya en la tercera semana de los Ejercicios que san Ignacio de Loyola había desarrollado, en las contemplaciones del séptimo día: la Pasión de Cristo. Como en cada una de las anteriores, comenzó por imaginar el lugar donde ocurriría lo contemplado y por pedirle a Dios que le diera pena, lágrimas y sufrimiento por Cristo atormentado.

Pronto, en cuanto empezó a imaginar las escenas de la Pasión, sintió que su corazón se ensanchaba. Se veía junto a Jesús en la Última Cena. Vio a Judas marcharse a traicionar a quien era el … Sigue leyendo

Yo soy el leproso

Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme”. Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo: “Quiero, queda limpio”. La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: “No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés”. Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes“. Mc 1, 40-45.

Sacramento de la PenitenciaYo soy ese leproso. Y tú también. Cada vez que nos acercamos a Cristo en el confesionario, le mostramos nuestra pequeñez, nuestra inmundicia, y le pedimos que nos limpie. Porque no podemos hacerlo por nosotros mismos. Nuestras fuerzas no bastan para vencer al pecado. Cada una de nuestras recaídas lo demuestra. Empezamos con ganas, por supuesto. Sin embargo, los cansancios de cada día, las dificultades, las preocupaciones, hacen un caldo de cultivo idóneo para que acabemos cediendo.

Aun así, Cristo está ahí, deseoso de que volvamos “a casa”. Al igual que … Sigue leyendo

Estado de los proyectos

Avanzando proyectosEn la entrada de esta semana quiero contaros cómo van los proyectos en los que estoy inmerso. La cosa avanza.

En primer lugar, terminé el primer borrador de mi próxima novela, una historia en la que las artes marciales tienen un importante papel. Ahora lo que toca es revisar, corregir, limpiar y depurar. En definitiva, mejorarla al máximo.

La edición en papel de Meditando el Santo Rosario: misterios luminosos está disponible en Createspace y en todos los Amazon, excepto en amazon.es. ¿El motivo? Ni idea. Lo están comprobando y espero que se resuelva cuanto antes.

Por otra parte, ya he comenzado a escribir el siguiente librito sobre el Rosario, dedicado a los misterios dolorosos. Espero que avance sin prisa, pero sin pausa.

Además puedo decir que he empezado la planificación de dos novelas de fantasía. Sí, ya ves, de dos en dos. El motivo es el siguiente: me he dado cuenta de que la que iba a ser mi siguiente novela todavía tenía unas cuantas lagunas que debía rellenar antes de poder escribir la historia. Mientras tanto, pasó por mi mente otro proyecto de fantasía que me resultó simpático y entretenido. Este último necesitaría menos preparación antes … Sigue leyendo

San Tarsicio

San TarsicioSan Tarsicio es uno de los que duermen en las catacumbas de San Calixto. Se le llama mártir de la Eucaristía, y no es en vano. Murió apedreado por otros niños mientras llevaba la Eucaristía a otros cristianos que habían sido hechos prisioneros en tiempos del emperador Valeriano. Estos niños se fijaron en que Tarsicio llevaba algo importante y quisieron quitárselo. Él defendió al Señor Sacramentado hasta el último momento sin dudarlo.

Una vez más, un niño es quien nos da ejemplo de coherencia, de lealtad y de amor a Cristo. Jesús nos dejó el enorme regalo de la Eucaristía. Nos dio a sí mismo, y en cada consagración vuelve a hacerse presente como en la Última Cena. Pero qué poco conscientes somos de ello.

Este ejemplo debe interpelarnos. Debe servirnos para que nos preguntemos, tanto laicos como sacerdotes: ¿me tomo en serio la Eucaristía? ¿Me doy realmente cuenta de que en ese pedacito de pan está Cristo? ¿Sería capaz de proteger ese pedacito de pan, tal como hizo San Tarsicio?

Y, por extensión, ¿me tomo la Santa Misa en serio? Como sacerdote, ¿convierto la Misa en un espectáculo o respeto la liturgia? ¿Introduzco a los Sigue leyendo

No tienen ni idea de lo que es el matrimonio

¿Qué es el matrimonio?Esta semana he tenido el privilegio de poder celebrar un año más junto a mi mujer y e hijos nuestro aniversario de boda. Una celebración muy sencilla, sí, pero con el sabor del agradecimiento a Dios por estos años. Unos años en los que hemos tenido momentos buenos y momentos no tan buenos, pero que se han ido solucionando sin dejar espacio a la rendición.

Hoy por hoy, pocos deciden casarse. Muy pocos. Y de los que lo hacen, me temo que muchos van con la idea de que es algo que se puede deshacer a voluntad. Como si pulsar “Ctrl. Z” sirviera también para la vida.

De hecho, me parece que mi mujer y yo formamos parte de una orgullosa minoría, ahora que lo pienso.

Pero ¿cuál es el motivo de ese rechazo al matrimonio? Porque de la misma forma lo rechaza el que no lo quiere como el que lo quiere tan descafeinado que espera poder romperlo a las primeras de cambio.

¿Quizá invoquen a la libertad? Si es así, es una mentira. Más bien al contrario, me da la sensación de que se trata de miedo a la libertad. Porque la libertad implica Sigue leyendo