Soy un fracasado, no le importo a nadie

FénixQuizá hayas tenido la tentación de pensar así en algún momento de tu vida. Te entiendo. Yo también. Tal vez esos pensamientos se repiten con frecuencia. Tal vez sean esporádicos pero intensos.

Ves que lo que haces, lo que dices, no tiene relevancia alguna. Que lo que tú haces está siempre equivocado, pero si lo hace el de al lado es lo correcto. Que tu opinión no tiene ningún valor. A veces estás rodeado de gente, incluso te saludan, te dan palmaditas en la espalda, te ríen las gracias, se sacan fotos contigo. Pero te sientes solo. Sientes que todo lo que hagas está condenado al fracaso porque lo has visto ya, porque ha sido así en tantas y tantas ocasiones que ya ni las puedes contar.

Te sientes fracasado. Como si tu vida no tuviera ningún sentido. Como si no importaras, ni tú ni lo que hagas. Eso sí, cuando alguien quiere algo de ti, no tiene problema en exigírtelo. Lo cual no hace más que añadir dolor.

Quizá también has sufrido o sufres la falta de amistades verdaderas. Quizá alguien que era casi como un hermano para ti te demostró que no, … Sigue leyendo

No somos inmortales

ReconciliaciónHay veces en la vida en las que sufres una sacudida tal que parece que todo se va a desmoronar. Hay momentos en los que recibes la peor de las noticias: la muerte de alguien cercano. Y siempre es de improviso. Da igual que haya sido por algún accidente o por una larga enfermedad, nunca te lo esperas.

Y, por eso, a veces dejamos cosas a medias, asuntos sin resolver, palabras sin decir, abrazos sin dar.

El hecho es que tenemos la tendencia a vivir como si fueramos inmortales. No solo tú o yo, sino todo aquel con el que nos relacionamos. Vivimos en la seguridad, absurda seguridad, de que habrá un mañana. De que podrás volver a hablar con esa persona. De que siempre podrás acudir a ella.

Pero la realidad es dura: puede que no haya un mañana para ti, para mí, para esa persona a la que has herido, para esa persona a la que no la dices todo lo que deberías que la quieres.

Y es que ciertas cosas tendemos a dejarlas para más tarde. Total, mañana le vuelvo a ver, ¿verdad? O, si no, al día siguiente. Pero tenemos que aprender … Sigue leyendo

Educando en la derrota

De las derrotas se aprendeCon la enorme afluencia de supuestos “gurús” que se empeñan en que pensemos de forma positiva, que nos convenzamos de que todo lo que podamos soñar lo podemos cumplir y demás frasecitas similares, que alguien te proponga educar a tus hijos en la derrota puede parecer una especie de herejía de los dogmas modernos. A quién se le ocurre, ¿verdad?

Bueno, pues es lo que vengo a proponerte.

Por supuesto, tenemos que dejar aparte la actitud maniquea de pensar que si no vamos a ser supermegapositivos tenemos que ser supermeganegativos y pensar que no conseguiremos cumplir ninguno de nuestros sueños jamás en la vida.

Que no, que no es eso tampoco.

Es algo mucho más sano. Ser realista.

Quizá en lugar de educar en la derrota tendría que haber dicho educar en la realidad con actitud luchadora. Pero no puedes negarme que “educar en la derrota” llama más la atención. 😉

No se trata de decirles que van a pasar la vida perdiendo. O quizá sí, porque resulta que la verdad es que la derrota forma parte de la vida, que unas veces se gana y otras se pierde. De hecho, se pierde muchas veces. … Sigue leyendo

Los límites del sufrimiento

El jueves pasado me sorprendía la noticia de la muerte de Chester Bennington, vocalista del grupo Linkin Park. Se había suicidado.

Esa noticia me entristeció mucho más de lo que había pensado que pudiera hacerlo. De alguna forma, sentí como si hubiera muerto también una parte de mí. La música de Linkin Park me ha acompañado a lo largo de tantos años. La voz de Chester, tan característica, interpretando algunas de mis canciones favoritas. Un pedazo de mí se había ido con él. Ahora, cada vez que escuche una de sus canciones sabré que no habrá más.

En seguida hubo quienes empezaron a simplificar lo que había ocurrido. Algunos, juzgándole como justicieros implacables, casi alegres por pretender que su tesis se cumple (“¡mirad a lo que lleva una vida de lujo y desenfreno!”, decía alguien). Otros, intentando entender lo que había ocurrido. Otros, llegando incluso a bromear.

Simplificaciones.

Pero, en realidad, nadie tiene ni idea. Y eso es lo que da más miedo.

¿Qué puede empujar a alguien a quitarse la vida? No creo que sea una pregunta a responder con simplificaciones de ningún tipo, ni de corte piadoso ni … Sigue leyendo

Avanzando los proyectos

Avanzando proyectosLa entrada de esta semana es un poco de autobombo. Sí, así, como suena. Pero solo un poco y motivado porque resulta que esta semana he publicado dos libros:

  • Por un lado, la edición digital del libro de la serie Meditando el Santo Rosario dedicado a los misterios luminosos.
  • Por otro, la edición en papel de la segunda edición de mi primera novela, Llorando sangre.

Eso quiere decir que Meditando el Santo Rosario va viento en popa. Ya solo faltan los misterios dolorosos y los gloriosos. Sin embargo, primero tengo que preparar la edición en papel de los misterios luminosos.

Con la publicación de Llorando sangre en papel terminan las aventuras de Munker y Nowak. Al menos en lo que a libros se refiere. ¿Pueden volver a aparecer en algún relato? Es posible. ¿En un nuevo libro? En principio no. Así que todo queda en Llorando sangre y en Apocalipsis. Te animo a echarlos un vistazo, tienes sus primeras páginas en descarga gratuita.

¿Qué depara el futuro?

Muchas cosas. Todas interesantes, aunque esté feo que yo lo diga. 😉

Por supuesto, terminar la serie sobre el Rosario.

Aparte, estoy trabajando … Sigue leyendo

1 2 3 4 80