No tienen ni idea de lo que es el matrimonio

¿Qué es el matrimonio?Esta semana he tenido el privilegio de poder celebrar un año más junto a mi mujer y e hijos nuestro aniversario de boda. Una celebración muy sencilla, sí, pero con el sabor del agradecimiento a Dios por estos años. Unos años en los que hemos tenido momentos buenos y momentos no tan buenos, pero que se han ido solucionando sin dejar espacio a la rendición.

Hoy por hoy, pocos deciden casarse. Muy pocos. Y de los que lo hacen, me temo que muchos van con la idea de que es algo que se puede deshacer a voluntad. Como si pulsar “Ctrl. Z” sirviera también para la vida.

De hecho, me parece que mi mujer y yo formamos parte de una orgullosa minoría, ahora que lo pienso.

Pero ¿cuál es el motivo de ese rechazo al matrimonio? Porque de la misma forma lo rechaza el que no lo quiere como el que lo quiere tan descafeinado que espera poder romperlo a las primeras de cambio.

¿Quizá invoquen a la libertad? Si es así, es una mentira. Más bien al contrario, me da la sensación de que se trata de miedo a la libertad. Porque la libertad implica Sigue leyendo

Si la verdad se perdiera

publicado en: Poesía, Poesía: verdad | 0

Si la verdad se perdiera

Si la verdad se perdiera

ayúdame a buscarla,

que lo que yo no quisiera

es no poder encontrarla.

 

Si la mentira mandara

ayúdame a desterrarla

para que nadie al que amara

pueda nunca desearla.

 

Si la verdad se durmiera

ayúdame a despertarla

para que, por fin, pudiera

enamorado abrazarla.

Si la verdad se perdieraSigue leyendo

Las zancadillas te ayudan a crecer (también como escritor)

Llorando sangre y Apocalipsis, Jorge Sáez CriadoEn la página de agradecimientos del final de mi novela Apocalipsis aparece uno un poco peculiar:
“Gracias también a todos los que me habéis puesto zancadillas de una o de otra forma. Me habéis hecho más fuerte en mi determinación. Os lo agradezco de verdad.”

La vida de un escritor no es necesariamente un paseo por las nubes del país de las piruletas. Vivimos muchas incomprensiones y alguna que otra zancadilla.

¿A qué llamo zancadilla? Entiendo que a lo mismo que tú, a que alguien, por el motivo que sea, te intente dificultar el avance en tu carrera. No es ninguna noticia que un escritor que acaba de comenzar está en una situación en la que cualquier apoyo es poco y esas zancadillas son más sangrantes todavía. Además, pueden venir de cualquier sitio: un autor al que le haces un favor y a ti te lo niega o que te ve como competencia, un editor que te ignora o que te ve como mera mercancía, alguien que te dice que te va a apoyar y descubres que no es más que una mentira para quedar bien… Bueno, tampoco es cuestión de hacer una enumeración exhaustiva de todos los … Sigue leyendo

Trece ideas a la hora de ir a Misa

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Iglesia | 2

Corpus ChristiEn la entrada anterior hablaba (o, más bien, me quejaba) de la actitud que veo muchas veces en Misa. Una actitud reveladora de un secularismo que avanza de forma atroz. Pero como no quiero que la cosa quede como algo puramente negativo, me gustaría dar unas pocas ideas que nos pueden servir (a mí el primero) a la hora de ir a Misa.

  1. Procura tener claro a lo que vas y ante quién vas a estar. No se trata de la frutería ni del bar. Vas a estar en la Última Cena, en el Calvario y ante Cristo resucitado, todo a la vez.
  2. Vístete en consecuencia. No irías de cualquier manera a visitar a alguien importante, ¿no? Pues qué menos que ir ante Dios con un poquito de elegancia. Que se note que sabes a dónde vas.
  3. Llega pronto. No, no digo que llegues justito. Digo que llegues pronto. La razón, en el siguiente punto.
  4. Prepárate. Aprovecha el tiempo anterior al inicio de la Misa para preparar tu espíritu para el encuentro que va a ocurrir en breve. Jesús está en el sagrario. Habla con Él. No es ni el momento ni el lugar de charlar con
Sigue leyendo

Comienza la función

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Iglesia | 0

Comienza la funciónNo sé a vosotros, pero a mí me da la sensación demasiadas veces de que para muchos, la Misa, en lugar de ser una entrada en el profundo misterio de la Redención, un encuentro con Dios, con el Señor, ha pasado a ser un teatrillo y poco más. El público se sitúa en sus bancos, charla hasta que la misa comienza (a veces, también mientras se desarrolla) y, en cuanto el sacerdote acaba la función, el público sale disparado continuando la conversación sin demasiados miramientos por mantener un mínimo de respeto a quien se supone que sabemos que está ahí.

Es más, yo diría que al teatro la gente suele ir con mejor actitud. Por lo general, en estos eventos no te pones a hablar por el móvil como si no pasara nada. Ni se suele llegar tarde.

Por supuesto, no se da en todos los casos ni con todas las personas, que ya sé que generalizar suele ser un error. Pero no faltan. Y lo observamos con mayor facilidad en eventos de la BBC: bodas, bautizos y comuniones. Podríamos añadir también las confirmaciones. Es como si los familiares y demás invitados fueran a ver un espectáculo sin tener … Sigue leyendo