Los límites del sufrimiento

El jueves pasado me sorprendía la noticia de la muerte de Chester Bennington, vocalista del grupo Linkin Park. Se había suicidado.

Esa noticia me entristeció mucho más de lo que había pensado que pudiera hacerlo. De alguna forma, sentí como si hubiera muerto también una parte de mí. La música de Linkin Park me ha acompañado a lo largo de tantos años. La voz de Chester, tan característica, interpretando algunas de mis canciones favoritas. Un pedazo de mí se había ido con él. Ahora, cada vez que escuche una de sus canciones sabré que no habrá más.

En seguida hubo quienes empezaron a simplificar lo que había ocurrido. Algunos, juzgándole como justicieros implacables, casi alegres por pretender que su tesis se cumple (“¡mirad a lo que lleva una vida de lujo y desenfreno!”, decía alguien). Otros, intentando entender lo que había ocurrido. Otros, llegando incluso a bromear.

Simplificaciones.

Pero, en realidad, nadie tiene ni idea. Y eso es lo que da más miedo.

¿Qué puede empujar a alguien a quitarse la vida? No creo que sea una pregunta a responder con simplificaciones de ningún tipo, ni de corte piadoso ni … Sigue leyendo

Avanzando los proyectos

Avanzando proyectosLa entrada de esta semana es un poco de autobombo. Sí, así, como suena. Pero solo un poco y motivado porque resulta que esta semana he publicado dos libros:

  • Por un lado, la edición digital del libro de la serie Meditando el Santo Rosario dedicado a los misterios luminosos.
  • Por otro, la edición en papel de la segunda edición de mi primera novela, Llorando sangre.

Eso quiere decir que Meditando el Santo Rosario va viento en popa. Ya solo faltan los misterios dolorosos y los gloriosos. Sin embargo, primero tengo que preparar la edición en papel de los misterios luminosos.

Con la publicación de Llorando sangre en papel terminan las aventuras de Munker y Nowak. Al menos en lo que a libros se refiere. ¿Pueden volver a aparecer en algún relato? Es posible. ¿En un nuevo libro? En principio no. Así que todo queda en Llorando sangre y en Apocalipsis. Te animo a echarlos un vistazo, tienes sus primeras páginas en descarga gratuita.

¿Qué depara el futuro?

Muchas cosas. Todas interesantes, aunque esté feo que yo lo diga. 😉

Por supuesto, terminar la serie sobre el Rosario.

Aparte, estoy trabajando … Sigue leyendo

Unas vacaciones en clave cristiana

Vacaciones cristianasEsta es una época en la que es probable que cojas algunos días de vacaciones. Al fin, un poco de descanso de la rutina laboral. Quizá incluso un pequeño viaje familiar.

En este ambiente de relajación es posible que llegue la tentación de que la vida espiritual también se relaje. Sin embargo, las vacaciones son un gran momento para avanzar en la tu vida cristiana y en la de tus hijos.

En primer lugar, tienes que tener presente que el tiempo de descanso también es querido por Dios. No te sientas culpable por descansar. A veces cuesta desconectar, pero esfuérzate en hacerlo. Las vacaciones no son para trabajar, son para ti y tu familia.

Otro punto importante: no pienses en las vacaciones en un sentido egoísta. Son un tiempo idóneo para mostrar tu amor por tu familia. Dedica todo el tiempo que haga falta a tu cónyuge y a tus hijos. Juega con ellos, que sepan que estás ahí para ellos. Estrecha lazos.

Ahora bien, no se trata de una época anárquica. En vacaciones, aunque haya más relax, tiene que seguir habiendo un orden en lo que se hace. Las responsabilidades siguen siéndolo y sigue … Sigue leyendo

9 mitos del escritor

publicado en: Blog, Blog: libros | 0

9 mitos del escritorHay toda una serie de mitos que rodean la figura del escritor. Incluso fomentados por algunos (o, incluso, muchos) de ellos. Más que mitos, yo diría que se trata de estereotipos que no tienen por qué tener relación con la realidad. En esta entrada revisaré algunos de los más habituales, sin ningún orden en particular.

  1. El escritor sobrevive a base de café. Supongo que esto viene de que escribir es una actividad que consume muchas horas, que suelen ser intempestivas. Sin embargo, debo asegurar que no es así. No necesitamos café para funcionar. A mí, de hecho, ni siquiera me gusta el café. Eso sí, tampoco sería la primera vez que me duermo antes de escribir la primera palabra de lo que se supone que debería escribir ese día. Puedo asegurar que es algo que sienta muy mal.
  2. El escritor tiene más alcohol que sangre en las venas. El famoso mito del escritor borracho. Una de sus variantes es la del escritor drogadicto. O el escritor amargado. Una vez más, no tengo más remedio que desmentirlo. Al menos en mi caso, de otros no puedo hablar. Sí que es verdad que ha habido escritores por cuyas venas corría
Sigue leyendo
1 2 3 4 5 6 82