El Reino de los Cielos, de Ridley Scott

Bueno, pues este fin de semana fui a ver esta famosa película. Sí, ya sabía que no era exacta históricamente y tal, pero qué le vamos a hacer, soy un enamorado de la Edad Media, y tenía que verla.

O eso pensaba, hasta que la vi.

Lo cierto es que me sentí bastante estafado. No me puedo creer que el director de Gladiator haya hecho este bodrio tan aburrido. Es que ya no es que sea inexacto y lleno de prejuicios contra los católicos. ¡Es que es muy aburrida!

¿Lo mejor? Quizás la ambientación y los actores secundarios.

¿Lo peor? Lo demás.

Curioso que algo que se intentaba vender como un llamamiento a la paz y al entendimiento entre las culturas (parece un mitin de Zapatero) se convierte en una muestra de tópicos anticatólicas y de mostrar a los musulmanes como tolerantes y humanistas, sin mencionar en ningún momento sus barbarides (sigue pareciendo un mitin de Zapatero).

Los templarios, como si fueran una organización dedicada a masacrar musulmanes y a buscar el poder a toda costa. Los sacerdotes y obispos, de tanto que se les ridiculiza ni siquiera son creibles dichas ridiculizaciones. Lo único quizás mínimamente negativo … Sigue leyendo

Inicio del proceso de beatificación de Juan Pablo II

El Papa Benedicto XVI anunciaba el 13 de Mayo (día de Nuestra Señora de Fátima) que iba a comenzar el proceso de beatificación de Su Santidad Juan Pablo II. Este proceso no es tan sólo un trámite, sino todo un proceso judicial en el que se busca averiguar si, en este caso, Juan Pablo II ha alcanzado la santidad. La canonización pasa por varias etapas, siendo la primera de ellas la de beatificación. Se puede acceder al proceso de beatificación por vía de martirio (en el caso de aquellos que han muerto por no renunciar a su fe) o por vía de virtudes heroicas (donde se tratará de demostrar que el fiel vivió las virtudes cristianas en grado heroico). A muchos nos parece bastante claro que Juan Pablo II vivió esas virtudes cristianas de forma heroica, pero es algo que debe ser demostrado mediante testimonios, documentos, etc. Y es necesario un milagro atribuido a su intercesión.

En el caso de los fieles que entran en el proceso de beatificación por vía de martirio se trata de comprobar que realmente sufrieron martirio por su fe. En este caso no es necesario milagro.

Una vez se declare beato al fiel, se podrá … Sigue leyendo

Los jesuítas reclaman una Iglesia más democrática

Con ese título (o similar) me he encontrado la noticia en todos los periódicos a los que he podido echar mano. Se puede leer, por ejemplo, en ABC.

Por supuesto, para comprobar la veracidad de la noticia he ido a las fuentes y me he leído el Editorial de la revista Mensajero. Y, al leerlo, se me han ido ocurriendo ciertas cosas:

– Pone: “En primer lugar, anhelamos una comunidad eclesial regida por el principio de la igualdad de todos sus miembros, varones y mujeres, clérigos o laicos. Lo que no significa que no haya en ella diversidad de servicios, ministerios, funciones, carismas y vocaciones. Pero todos ellos orientados a hacer realidad la misma misión de Cristo. Que la Iglesia se parezca cada vez menos a una entidad administrativa. Que no se ocupe tanto en detectar desviaciones y errores como de fomentar y tutelar la vida plural que la misma fe suscita. Que no excluya a nadie en función del género o de los sacramentos“.

Bien, a este respecto, de acuerdo con matizaciones: Las tres primeras frases no me dicen nada, ya que eso es lo que ya hay. Yo, como laico, tengo mis derechos y Sigue leyendo

Papa conservador, Papa progresista…

Con ocasión del fallecimiento de Juan Pablo II y de la elección de Benedicto XVI hemos asistido a todo un despliegue informativo en el que cada uno expresaba sus pareceres y sus sentimientos. Mucho se ha repetido que si este Papa es un conservador, que si tal cardenal es progresista, etc…

El problema que tiene ésto es que trata de llevar términos que son pertenecientes a la política para aplicarlos a la religión. Y eso es algo totalmente incorrecto. En la religión no tiene cabida la política. No existen Papas conservadores o progresistas. La Iglesia no es ni conservadora ni progresista. No es de izquierdas ni de derechas. Sólo es de Cristo. Los términos políticos no son aplicables. El mensaje siempre será el mismo: El del Evangelio. El del amor al prójimo. Y el de llamar a las cosas por su nombre. Y eso es algo que no les gusta a los políticos.

¿Conservador? ¿Progresista? Eso depende de si les gusta o no lo que digan. Si les gusta, es progresista. Si no, es conservador. Y ni ellos saben lo que es progresista ni, mucho menos, por qué lo es.… Sigue leyendo