Blood Money

publicado en: Blog, Blog: aborto | 0

Ayer fui con mi mujer a ver el documental “Blood Money, el valor de una vida”. Es difícil resumir toda la información que daba. Eso sí, la impresión que quedó fue de inmenso asco por quienes ganan dinero vendiendo abortos sea como sea y de inmensa pena por las mujeres que son presionadas a diario para deshacerse de sus hijos. Y todo por dinero. Todo por dinero. Los abortorios son negocios. Eso tiene que quedar claro. Siempre lo han sido y lo siguen siendo. Y los anticonceptivos forman parte de ese negocio. Lo decía claramente en el documental una exdirectora de un abortorio: primero, con la educación sexual, se trata de separar a los jóvenes de sus padres y sus valores. Se fomenta la promiscuidad. Se les facilitan anticonceptivos. Y, cuando el anticonceptivo falla, ahí están ellos para “solucionar el problema”. Porque los anticonceptivos no son soluciones, al contrario. Con muy buenas palabras se la muestra que su única opción es abortar. Curioso que los abortistas se empeñen en decir que son “pro-elección”. ¿Qué elección real se puede tener con presiones y sin tener toda la información clara y veraz? ¿Cómo pueden elegir chicas en crisis, a las que se presiona por todas partes, a las que nadie notifica que estarán lamentando esa decisión durante años, a las que nadie notifica de las secuelas físicas y psíquicas de los abortos?

Está todo muy bien montado. Los escándalos nunca los salpican, no hay problema, tienen dinero suficiente para salir impunes de donde haga falta. Si hay que falsificar informes, se hace. Y, con el dinero que sacan, apoyan a los políticos que saben que les ayudarán. En eso, los políticos sí que son leales. Para con el pueblo no lo serán, pero para los asesinos que los financian sí.

Es importante que toda mujer embarazada se sienta apoyada y querida. Que se dé cuenta de que, aunque en su entorno inmediato quizá lo tenga difícil, hay montones de personas deseosas de ayudarlas. Montones. No están solas. No estáis solas.

Vosotras sabéis mejor que nadie que lo que tenéis en vuestro vientre es otra vida. Sabéis que esa vida comenzó en el momento de la concepción, algo confirmado por la ciencia y sabido, en el fondo, siempre. No os dejéis convencer por presiones ni razonamientos absurdos de quienes os ven tan sólo como una fuente de ingresos. En el documental se hablaba de que se intentaba que se tuvieran abortos cuanto más jóvenes las chicas, mejor, porque así era más probable que la misma chica tuviera tres o cuatro más, al seguir siendo sexualmente activa. ¿Alguien puede creer que quienes negocian con la muerte lo hacen por el bien de las mujeres? ¿Precisamente de quienes en su naturaleza está albergar vida?

Aquí se puede ver el tráiler de Blood Money, el valor de una vida. Creo que merecería la pena que se viera en todas las escuelas e institutos. Si se puede dar educación sexual, no veo motivo por el cual no se puede ver este documental. Es patético que se clasifique como para mayores de 18 años. Patético y repugnante.

Sólo la verdad nos hace libres. Y la verdad es que el aborto es un negocio en el que se explota a la mujer y se asesinan millones de niños por dinero.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de