Paternidad

Artículo escrito en septiembre de 2011 y publicado en la revista Icono de la editorial Perpetuo Socorro, año 112, número 11, de Diciembre de 2011.

Paternidad


No hace mucho que soy padre. Ahora mismo, poco más de un mes (a lo que habría que sumar, claro está, las 41 semanas que ha estado Ignacio en el útero de su madre). Es nuestro primer hijo. Y nos podríamos pasar horas mirándole mientras duerme, mientras gesticula, mientras vemos cómo va desarrollando poco  a poco su potencial. Ahora dentro de las limitaciones de su edad. Pero eso también es aplicable a cualquier edad. Es maravilloso ver que, de repente, en sueños ya sonríe. Y no paras de esperar el día en el que te mire y sonría, esta vez despierto, porque te ha reconocido.

Se trata de una experiencia de amor. Experiencia que nos acompañará a lo largo de la vida,  desplegándose en toda la multitud de vivencias que iremos compartiendo. Desde estas primeras preocupaciones (¿respira bien? ¿duerme bien? ¿qué tal come?) hasta las futuras (¿cómo le va en los estudios? ¿por qué ha tenido que ser él uno de los despedidos?), los padres estamos ahí para amar a nuestros Sigue leyendo

Cuando los niños hacen ¡oh!

Artículo publicado en la revista Icono de la editorial Perpetuo Socorro, año 112, número 1, de Enero de 2011, bajo el título “La sorpresa de los niños”.

Cuando los niños hacen ¡oh!


Cuando los niños hacen ¡oh!Así se titulaba una conocida canción de Povia, en la que hablaba de la increíble capacidad de sorpresa de los niños. Sólo hay que verlos para darse cuenta de que desde su más tierna infancia se sorprenden de cada cosa que encuentran. Incluso de sus propias manos, las observan como queriendo aprendérselas de memoria, como si cada vez que las miraran descubrieran algo nuevo. Y, ¿qué decir del resto de lo que van viendo? El empeño en observar las flores y tratar de cogerlas para poder mantener junto a ellos esa belleza. Los vivarachos pájaros que parecen responder a la curiosidad de los niños con sus vuelos, cantos y movimientos. Atentos a cada elemento que se cruza ante sus ojos, casi a cada brizna de hierba. Todo es nuevo, todo es mágico.

La tragedia es que, a medida que vamos creciendo, nos vamos acostumbrando a lo que habíamos descubierto, o más bien habíamos creído descubrir. Y digo que habíamos creído descubrir porque con Sigue leyendo