La carta a la iglesia de Laodicea

Al ángel de la iglesia de Laodicea escribe: Así habla el Amén, el Testigo fiel y veraz, el Principio de la creación de Dios.
Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, voy a vomitarte de mi boca.
Tú dices: “Soy rico; me he enriquecido; nada me falta”. Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo.
Te aconsejo que me compres oro acrisolado al fuego para que te enriquezcas, vestidos blancos para que te cubras, y no quede al descubierto la vergüenza de tu desnudez, y un colirio para que te des en los ojos y recobres la vista.
Yo a los que amo, los reprendo y corrijo. Sé, pues, ferviente y arrepiéntete.
Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo.
Al vencedor le concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono.
El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu
Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Filadelfia

Al ángel de la iglesia de Filadelfia escribe: Esto dice el Santo, el Veraz, el que tiene la llave de David: si él abre, nadie puede cerrar; si él cierra, nadie puede abrir.
Conozco tu conducta: mira que he abierto ante ti una puerta que nadie puede cerrar, porque, aunque tienes poco poder, has guardado mi palabra y no has renegado de mi nombre.
Mira que te voy a entregar algunos de la Sinagoga de Satanás, de los que se proclaman judíos y no lo son, sino que mienten; yo haré que vayan a postrarse delante de tus pies, para que sepan que yo te he amado.
Ya que has guardado mi recomendación de ser paciente, también yo te guardaré de la hora de la prueba que va a venir sobre el mundo entero para probar a los habitantes de la tierra.
Vengo pronto; mantén con firmeza lo que tienes, para que nadie te arrebate tu corona.
Al vencedor le pondré de columna en el Santuario de mi Dios, y no saldrá fuera ya más; y grabaré en él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que baja del
Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Sardes

Al ángel de la iglesia de Sardes escribe: Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas. Conozco tu conducta; tienes nombre como de quien vive, pero estás muerto.
Ponte en vela, reanima lo que te queda y está a punto de morir. Pues no he encontrado tus obras llenas a los ojos de mi Dios.
Acuérdate, por tanto, de cómo recibiste y oíste mi palabra: guárdala y arrepiéntete. Porque, si no estás en vela, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti.
Tienes, no obstante, en Sardes unos pocos que no han manchado sus vestidos. Ellos andarán conmigo vestidos de blanco; porque lo merecen.
El vencedor será así revestido de blancas vestiduras y no borraré su nombre del libro de la vida, sino que me declararé por él delante de mi Padre y de sus ángeles.
El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
” Ap 3, 1-6.

En esta carta nos encontramos con una iglesia muy confiada en sí misma. Cree que va muy bien, tiene mucha vitalidad. Pero el Señor es tajante, con unas palabras tremendamente duras: “estás muerto“.… Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Tiatira

publicado en: Blog, Blog: ángeles, Blog: fe | 0

Escribe al ángel de la iglesia de Tiatira: Esto dice el Hijo de Dios, cuyos ojos son como llama de fuego y cuyos pies parecen de metal precioso.
Conozco tu conducta: tu caridad, tu fe, tu espíritu de servicio, tu paciencia; tus obras últimas sobrepujan a las primeras. 
Pero tengo contra ti que toleras a Jezabel, esa mujer que se llama profetisa y está enseñando y engañando a mis siervos para que forniquen y coman carne inmolada a los ídolos.
Le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación.
Mira, a ella voy a arrojarla al lecho del dolor, y a los que adulteran con ella, a una gran tribulación, si no se arrepienten de sus obras.
Y a sus hijos, los voy a herir de muerte: así sabrán todas las iglesias que yo soy el que sondea los riñones y los corazones, y yo os daré a cada uno según vuestras obras.
Pero a vosotros, a los demás de Tiatira, que no compartís esa doctrina, que no conocéis “las profundidades de Satanás”, como ellos dicen, os digo: No os impongo ninguna otra carga; sólo que mantengáis firmemente hasta mi vuelta lo que
Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Pérgamo

Al ángel de la iglesia de Pérgamo escribe: Esto dice el que tiene la espada aguda de dos filos. Sé dónde vives: donde está el trono de Satanás. Eres fiel a mi nombre y no has renegado de mi fe, ni siquiera en los días de Antipas, mi testigo fiel, que fue muerto entre vosotros, ahí donde habita Satanás.

Pero tengo alguna cosa contra ti: mantienes ahí algunos que sostienen la doctrina de Balaán, que enseñaba a Balaq a poner tropiezos a los hijos de Israel para que comieran carnes inmoladas a los ídolos y fornicaran. Así tú también mantienes algunos que sostienen la doctrina de los nicolaítas. 

Arrepiéntete, pues; si no, iré pronto a ti y lucharé contra ésos con la espada de mi boca. El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: al vencedor le daré maná escondido; y le daré también una piedrecita blanca, y, grabado en la piedrecita, un nombre nuevo que nadie conoce, sino el que lo recibe.” Ap 2, 12-17.

Creo que esta es una advertencia muy importante. Como las demás, totalmente atemporal, haciendo referencia a un problema siempre presente pero contra el que hay que luchar.… Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Esmirna

Al ángel de la iglesia de Esmirna escribe: Esto dice el Primero y el Último, el que estuvo muerto y revivió. 

Conozco tu tribulación y tu pobreza – aunque eres rico – y las calumnias de los que se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás.

No temas por lo que vas a sufrir: el diablo va a meter a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis tentados, y sufriréis una tribulación de diez días. Manténte fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. 

El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: el vencedor no sufrirá daño de la muerte segunda.
” Ap 2, 8-11.

Vas a sufrir, pero no tengas miedo. Ese podría ser el resumen de esta carta, de por sí breve, dirigida a una comunidad que es rica aun siendo pobre. Rica para Dios, pobre para los hombres.

Es importante observar que, en una carta en la que se avisa de que el fiel va a sufrir, Jesús se identifica como el Señor de la Historia (el Primero y el Último, principio y fin de todo) y como el … Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Éfeso

El Apocalipsis es un libro riquísimo, lleno de significado. No se trata de un libro de catástrofes, sino de un relato sobre la victoria de Cristo y su Iglesia. No importa la persecución. No importan los esfuerzos del Enemigo. Cristo ha vencido. Eso no tiene marcha atrás.

El Apocalipsis también nos da algunas advertencias que, aunque estén en un escenario ubicado en el tiempo del apóstol Juan, son atemporales. Son válidas siempre.

Las cartas a las siete iglesias forman parte de esas advertencias. En ellas, Jesús indica lo que están haciendo bien, pero también en qué tienen que mejorar. Son consejos siempre actuales y que necesitamos tener siempre presentes.

Esta es la primera entrada de una serie en la que intentaré exponer el mensaje actual de esas cartas sin entrar en temas más teológicos que, aunque sean interesantes, harían demasiado largas las entradas. Comienzo con la carta a la iglesia de Éfeso (Ap 2, 1-7):

Al ángel de la iglesia de Éfeso, escribe: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que camina entre los siete candeleros de oro.
Conozco tu conducta: tus fatigas y tu paciencia; y que no puedes soportar a Sigue leyendo

Un pequeño gran microrrelato

Hoy os dejo esta imagen en la que he añadido un microrrelato que escribí el día de Corpus Christi de hace tres años. Se la dedico a Carlos, mi párroco, a mi director espiritual, que en paz descanse, y a todos los sacerdotes que he ido conociendo a lo largo de mi vida y que, de una u otra manera, me han ido acercando cada vez más a Dios.

Cuando el sacerdote levantó la Hostia, Pasión y Resurrección se condensaron en un instante, los ángeles se quedaron fascinados observando y Dios decidió seguir derramando su amor a la humanidad“.… Sigue leyendo

Citas del Youcat (III)

Nosotros no somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno es deseado, es amado, es necesario.” Benedicto XVI.
¡Quién, a través de la observación y el contacto sensible con el maravilloso orden del universo conducido por la sabiduría divina, no es llevado a la admiración del constructor que todo lo ejecuta!” Nicolás Copérnico.
No creas que Dios quiere prohibirnos todo amor al mundo. No, debemos amarlo, porque todo a lo que Dios dio el ser es digno de nuestro amor.” Santa Catalina de Siena.
La confianza en la divina providencia es la fe firme y viva en que Dios nos puede ayudar y lo hará. Que nos puede ayudar es evidente, porque es omnipotente. Que nos ayudará es seguro, porque lo ha prometido en muchos lugares de la Sagrada Escritura y es fiel a todas sus promesas.” Beata Teresa de Calcuta.
Ningún sufrimiento carece de sentido. Siempre se funda en la sabiduría de Dios.” Santo Tomás de Aquino.
Dios susurra en nuestras alegrías, habla en nuestra conciencia. Pero en nuestros Sigue leyendo