La Epifanía del Señor

Epifanía del SeñorHoy hemos celebrado la Epifanía del Señor. Epifanía es una de esas palabras que vienen del griego y que todos los años por estas fechas se nos recuerda lo que quiere decir. Y cuyo significado tendemos a olvidar rápidamente, al menos en parte.

Epifanía significa manifestación. Se trata de la manifestación del Señor a todos los pueblos de la Tierra. Jesús había nacido como judío, como el Mesías de Israel. Pero quiere dejar claro desde el principio que no ha venido sólo por ellos, sino que está aquí para todos. Y se manifiesta a los Reyes en representación de los pueblos gentiles. Reyes que le reconocen y le ofrecen regalos como verdadero Dios, verdadero Rey y verdadero Hombre.

Pero no es la única vez que Dios se manifiesta. Toda la historia de la salvación es la historia de la manifestación de Dios a los hombres para su salvación. Porque no podemos olvidar el motivo por el que ocurre esta Epifanía (lo hemos leído en la primera lectura): “Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece Yahvé y su gloria sobre ti aparece.” (Is 60, 2). … Sigue leyendo

Pequeños pasos para cambiar el mundo

Pequeños pasos para cambiar el mundo¿Quién no ha soñado alguna vez con cambiar el mundo? Ante una injusticia, ante la constatación de cómo el mal parece avanzar a pasos agigantados, ante un desengaño… Quizá no todo el mundo, sino nuestra parcela particular. El trabajo, el colegio, tu país, tu ciudad… ¡A mí también me gustaría cambiar muchas cosas!

Se trata de una pretensión que, si no dejamos que se empañe de egoísmo, puede ser muy justa. Porque este cambio debe ser por amor, por conseguir un mundo mejor, no para conseguir un mundo a imagen y semejanza de nuestras ambiciones.

El tema es cómo lograr tal objetivo.

A veces se puede pensar que la única forma de cambiar el mundo es echarlo abajo todo para reedificarlo de nuevo. Sin embargo, creo que todos coincidiremos en que eso sólo es posible en contadas ocasiones, en ámbitos relativamente pequeños, y de mano de gente muy especial. Además, estos cambios tienen la tendencia a no arraigar, al ser un cambio demasiado radical.

Sin embargo, hay una forma de cambiar el mundo en la que todos podemos contribuir. Es lenta, pero los resultados son más duraderos, porque van calando en el interior de la gente poco … Sigue leyendo

Errores

ErroresHe cometido muchos errores en mi vida. Muchos. Además, de distinta gravedad, desde nimiedades a temas mucho más serios. Y tengo que reconocer que, echando la vista atrás, me arrepiento de todos ellos. O, al menos, de los que puedo recordar. Y, en especial, de aquellos que hayan afectado a otra persona. Si pudiera volver atrás en el tiempo sabiendo lo que ahora sé, muchas cosas las haría de manera muy diferente, eso está claro.

Sin embargo, he oído más de una vez que alguien decía que no se arrepentía de nada de lo que había hecho en su vida. Eso me asusta. ¿De nada? Una vida da para cometer muchos errores. Y, desde luego, no somos perfectos, con lo que errores, habrá.

Tal como lo veo, si no te arrepientes de ninguno de ellos sólo hay dos opciones: o te crees que todo lo has hecho bien o te importan muy poco las personas que te rodean.

Todo bien sólo lo hace Dios. Pretender que no se ha hecho nada mal en la vida, nada de lo que habría que arrepentirse, es de una arrogancia apabullanteSigue leyendo

De ilusiones también se vive

No deberíamos desdeñar el poder de la ilusión. Por mucho que pueda parecer algo etéreo o irreal, puede ser tanto un importante motor de cambio como un motivo para estancarse en una rutina insípida y alienante si no se hace nada por perseguirla o si carece de fundamento.

El mecanismo de la ilusión es muy sencillo: nos impulsa hacia un objetivo. Ese objetivo debe ser lo más claro posible, por supuesto. No se puede llegar a un objetivo que ni se conoce ni se sabe el aspecto que tiene. La ilusión es lo que te anima a aceptar los sacrificios que puedan aparecer por el camino para llegar hasta esa meta que se entiende deseable y lo bastante importante como para que le dediquemos todos esos esfuerzos.

¿Qué ocurre? Me da la sensación de que buena parte de los problemas actuales con la juventud, la política, quizá incluso con la Iglesia, están relacionados con la falta de ilusión. Diría que, cuando un grupo de jóvenes ve como única opción para entretenerse el alcohol, está bastante claro que no hay una meta Sigue leyendo

¿A dónde irá mi voto?

El día 25 serán las elecciones al Parlamento Europeo. Y eso hace que, una vez más, haya que dilucidar qué hacer con el voto. Os cuento un poco mis cavilaciones, por si os sirven de algo.

En primer lugar, no puedo más que descartar a los grandes partidos. PP, PSOE, IU, UPyD son igual de abortistas y desprecian todos por igual los principios no negociables que los católicos deberíamos considerar a la hora de votar. Deberíamos, porque la experiencia demuestra que a la mayoría le importan un bledo. Con la excusa de que “si no, viene el PSOE” se agarran a la excusa de votar al mal menor para votar al PP, demostrando que les importa un pepino lo que diga la Iglesia (que hay que elegir el bien mayor, nunca un mal) y la cantidad de niños descuartizados gracias a las leyes que han hecho y mantenido.

La aparición de VOX fue como un soplo de aire fresco. Prometía mucho. Hasta que leí su manifiesto. Muy claros con la política territorial y antiterrorista. Eso sí, sobre la defensa de la vida… Una colección de frases que también las he oído en políticos del PP y que, … Sigue leyendo

Busco un centro de gravedad permanente

“Busco un centro de gravedad permanente, que no varíe lo que ahora pienso de las cosas, de la gente”. En esta frase, Franco Battiato ha expresado, no sé si queriendo o no, el gran problema de la mentalidad simplona, sentimentalista, egoísta y nuevaerista que nos invade. Es un resumen muy, muy bueno.

Todos buscamos un centro de gravedad permanente, un punto de referencia, un centro de coordenadas. Algo que nos indique si vamos en la dirección correcta o hacia dónde encaminarnos cuando no estamos seguros. Algo a lo que hacer referencia para poder decir si algo está bien o está mal, porque el relativismo, sencillamente, es imposible de mantener coherentemente. Necesitamos ontológicamente encontrar nuestro punto, nuestra situación, en un sistema de coordenadas. Y, por eso, necesitamos encontrar ese punto a partir del cual todo cobra sentido.

Ahora bien, encontrar ese punto de referencia puede implicar algo muy serio: nada menos que el darse cuenta de que todo lo que pienso, todas mis supuestas verdades, no son ciertas. Darse cuenta de que tengo que cambiar, quizá radicalmente.

Eso no nos gusta, así que hacemos trampa y nos montamos un centro de gravedad a nuestra medida. En realidad, muchas … Sigue leyendo

El motor de la vida

A veces, creo que todos lo sabemos por experiencia, las cosas se ponen especialmente cuesta arriba. Si se trata de una racha más o menos breve, la pasamos con cierta soltura. Pero cuando empieza a alargarse en el tiempo, llega a suponer un auténtico desafío para el aguante y la paciencia de quien lo está pasando.

En esos momentos, no suele valer de mucho que te den consejos prefabricados, de los que tanto abundan por ahí. Si lo pasas mal, lo pasas mal por muchas palabras bienintencionadas que te digan. Sí, es bueno que te acompañen, que no te sientas solo, que te ayuden en lo posible. Pero la batalla es tuya, no te la pueden quitar.

Puede ser un sufrimiento o un malestar de cualquier tipo, que vaya haciendo mella poco a poco. No tiene siquiera por qué ser algo brutal, con que sea algo que se repita continuamente, durante mucho tiempo, ya puede destrozarte moral e incluso físicamente. Y no digamos si eso que se repite es algo brutal.

Conozco a un matrimonio excepcional, que desean con toda su alma ser padres. Y que todos sus embarazos han acabado en aborto espontáneo. Ese … Sigue leyendo

Pensamiento positivo

publicado en: Blog, Blog: cambio, Blog: lucha | 0

Uno de los mantras más repetidos en el mundo de la autoayuda y la Nueva Era es el de que, para que las cosas te vayan bien, tienes que pensar en positivo, en que todo va bien. Así, si quieres encontrar trabajo tienes que pensar que lo vas a encontrar; si quieres aprobar un examen, que lo vas a aprobar; y así en todo lo que se te pueda ocurrir.

El máximo exponente de este pensamiento diría que es aquella frase de Paulo Coelho que dice “cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para que lo consigas“. Todo el universo. Casi nada.

Esto viene a querer decir, básicamente, que nuestro pensamiento tiene el increíble poder de, por sí solo, cambiar la realidad estructuralmente según nuestros deseos. O que el universo está a la escucha de lo que quiero para movilizarse para conseguírmelo. No tengo muy claro cómo afectaría cada galaxia a conseguir tal efecto, pero a Coelho no parece importarle ese tipo de detalles. Igual que tampoco le importa el hecho de que el universo tendría que ponerse a conspirar para conseguir todo tipo de cosas contradictorias, porque puede que yo desee A y … Sigue leyendo

El análisis y la parálisis

Me cuentan que hay un cierto profesor de informática en una universidad en la que estudié que dice que “el análisis lleva a la parálisis“. Según esta desafortunada frase, el hecho de analizar el sistema a desarrollar y tratar de dejarlo lo más claro posible llevaría inevitablemente a no realizar el sistema, ya que gastas las energías en sucesivos análisis.

No es difícil darse cuenta de que es un error, y es triste que un profesor lo enseñe así. Quiero pensar que se refiere más bien a que existe una parálisis por el análisis, que no es ni de lejos lo mismo.

Para hacer bien algo con una cierta complejidad hay que pensar primero cómo hacerlo. Darle vueltas en la cabeza (e, incluso, en el papel), pensarlo una y otra vez. Al final se trata de tomar una decisión: ¿hacer esto o lo otro? ¿Hacerlo de esta o de esta otra manera? Sólo un insensato se lanza sin pensar.

Pero hay veces que nos sentimos especialmente inseguros. Y, como es lógico, buscamos estar seguros de la opción a tomar. … Sigue leyendo

A tu ritmo

publicado en: Blog, Blog: cambio, Blog: lucha | 0

Hace un tiempo, decidí volver del trabajo corriendo. No es ninguna tontería, según Google Maps hay unos cinco kilómetros. Pero el hecho es que mi trabajo es sedentario y luego no tengo tiempo para hacer ejercicio, así que esta me pareció la mejor opción para poder hacer algo de deporte. Luchar contra el colesterol, la grasa, desoxidar las articulaciones…

No os creáis que corro todo el tiempo. Hago pausas en las que voy caminando, recuperando resuello. Lo mío nunca ha sido correr. Y mucho menos cuando empecé con este hábito. Saludable hábito, diría yo.

Al principio, no era capaz de correr treinta segundos seguidos. Sí, ya lo sé, no os riais. Es poquísimo. Pero fue emocionante cuando, por fin, conseguí aguantar toda la acera hasta la primera carretera a cruzar.

Seguí así, poco a poco aguantando más. Hasta que, hace no mucho, conseguí correr ocho minutos seguidos. Eso sí, a base de pura fuerza de voluntad. Acababa esos minutos agotado, con lo que luego apenas podía hacer nuevas carreras. Pero iba logrando avanzar. A duras penas, pero lo hacía.

Sin embargo, un buen día, no recuerdo por qué, empecé a correr de otra manera. Más despacio, … Sigue leyendo

1 2 3