Discernimiento

Podríamos decir que el discernimiento es el proceso por el cual uno decide qué camino tomar, qué hacer en un momento dado. ¿Cuál es mi vocación? ¿Debería aceptar ese trabajo?

No es un proceso fácil. Al menos, no necesariamente. San Ignacio de Loyola hizo discernimiento durante más de un mes para decidir si las casas de la Compañía de Jesús tendrían rentas o no. Y hablamos de un maestro de espiritualidad de primer orden.

Está claro que un católico siempre busca elegir según la voluntad de Dios. Eso tiene una serie de implicaciones, la primera de las cuales es que no se puede elegir entre algo bueno y algo malo. Eso es absurdo. Tenemos que elegir siempre el bien. O, como mínimo, lo indiferente. Pero nunca lo malo.

Pero también implica tener una cierta relación con Dios. Tratarle. Conocer cómo el Espíritu actúa en el alma, y también cómo lo hace “el enemigo de natura humana”. Y eso lleva tiempo, como lleva tiempo para dos enamorados conocerse. Tratarse todos los días, hablar, adorar…

Hay quien tiene la capacidad de discernimiento de una ameba: lo que me gusta lo interpreto como si viniera del Espíritu Santo … Sigue leyendo

Despidiéndome de un amigo

El día 6 de julio de 2013 fallecía en Valladolid el padre Federico García Unquera, S.J., quien ha sido mi confesor y director espiritual durante años, hasta que, debido a la enfermedad, tuvo que ser trasladado a la casa que la Compañía tiene en Villagarcía de Campos, que tiene enfermería, para ser mejor atendido.

En la homilía de la Misa que los jesuitas celebraron ayer por su alma el sacerdote recalcó algo que, ciertamente, definía al padre Unquera: era un mediador de la misericordia divina. Pasaba horas y horas en el confesionario, siempre escuchando, siempre con buena cara, siempre ayudando, dando buenos consejos. Siempre. Incluso cuando necesitaba bastón para caminar, y lo hacía muy lentamente, él se empeñaba en ir a confesar. Aunque sus compañeros le dijeran que no estaba como para ir a confesar, él quería seguir desgastándose como mediador de la misericordia de Dios. Una anécdota que puede parecer nimia, pero que a mí me ayudó mucho fue que, un día, después de contarle mi ristra de pecados, le dije: “Pues estas son mis miserias.” Y el me respondió: “No, esas eran tus miserias.“. Quizá él me haya ayudado más que nadie a entender la … Sigue leyendo

¿Quién es su dios?

Un día leí el siguiente testimonio en una hoja del taco del Corazón de Jesús:

No me crié en una casa particularmente religiosa. Tuve un padre que nació musulmán pero se volvió ateo, abuelos metodistas y bautistas no practicantes, y una madre que no creía en la religión organizada, a pesar de ser la persona más bondadosa y espiritual que jamás he conocido. De niño ella me enseñó a amar y a comprender, y a tratar a otros como quisiera que me trataran a mí.

No me convertí en cristiano sino muchos años después, cuando me trasladé a la zona sur de Chicago luego de la secundaria. No fue por adoctrinamiento ni por una súbita revelación, sino porque pasé mes tras mes trabajando con gente de la iglesia que simplemente quería ayudar a los vecinos que estaban pasando por un mal momento, sin tener en cuenta qué aspecto tenían, o de dónde venían, o a quién dirigían sus oraciones. Fue en esas calles, en esos vecindarios, donde por primera vez sentí el Espíritu de Dios llamándome. Fue allí donde me sentí llamado para un propósito superior, su Propósito.

Qué bonito, ¿eh? Pues esta persona tan cristiana, … Sigue leyendo

Habemus Papam

El nuevo Papa se me ha presentado, lo reconozco, como un desconocido. Apenas me sonaba su nombre. Pero en esos pocos primeros minutos a partir de su aparición ante la multitud congregada en la plaza de san Pedro ya me ha dado la sensación de conocerle de toda la vida. Un encuentro con un amado padre espiritual. Ni siquiera ha tenido que hablar. Sólo ha sido verle, con esa apariencia tímida, como de no tener muy claro cómo actuar ante tanta gente, y ya se ha ganado mi afecto incondicional. Estaba ante Pedro, al poco de decirle el Señor que le daba las llaves del Reino. Y él, consciente de sus debilidades humanas, había decidido confiar en Él y aceptar la llamada.
Y luego ha hablado. Sencillo, humilde, pidiendo oración. El Espíritu Santo ha llamado a otro buen Papa, no me cabe duda. Además, reconozco un cierto toque de orgullo por mi afinidad a la espiritualidad ignaciana. Creo que se me puede permitir, ¿verdad?
Ha elegido el nombre de Francisco. No Francisco I, ojo, porque no hay Francisco II. Sólo Francisco. Que, en sus primeras palabras, haya hablado de la evangelización de Roma, me hace sospechar que … Sigue leyendo

La obediencia según San Ignacio de Loyola

Una de las virtudes en las que más insiste San Ignacio de Loyola es la de la obediencia. En sus reglas “para el sentido verdadero que en la Iglesia militante debemos tener” indica:

Primera regla: “Depuesto todo juicio, debemos tener ánimo aparejado y pronto para obedecer en todo a la vera esposa de Cristo nuestro Señor, que es la nuestra santa madre Iglesia jerárquica.

Decimotercera regla: “Debemos siempre tener, para en todo acertar, que lo blanco que yo veo creer que es negro, si la Iglesia jerárquica así lo determina; creyendo que entre Cristo nuestro Señor, esposo, y la Iglesia, su esposa, es el mismo Espíritu que nos gobierna y rige para la salud de nuestras ánimas. Porque por el mismo Espíritu y Señor nuestro, que dio los diez mandamientos, es regida y gobernada nuestra santa madre Iglesia.

Palabras fuertes, ¿eh? Prácticamente, en la decimotercera regla está dejando caer que, si no obedecemos a la Iglesia es que no creemos realmente en ella. Y hay que obedecer en todo. No vale andar eligiendo: “esto me gusta, obedezco; esto no, no obedezco”. Se obedece a la Iglesia como se obedecería al mismo Cristo, … Sigue leyendo

Hablando de monstruos

Ante las declaraciones de otro monstruo a la altura de Rosa Regás, el jesuita Juan Masiá, de que el aborto de un anencéfalo no es el aborto de un ser humano, sólo puedo decir unas pocas cosas:

1) Es una clara muestra de la decadencia de la Compañía de Jesús que semejante individuo siga estando en la Compañía. Me gustaría que su superior y el propio Padre General meditaran por unos momentos cuánto habría durado este personaje en la Compañía si san Ignacio siguiera estando al frente. Y que piensen a ver cuándo piensan recuperar el espíritu de san Ignacio, del que tanto hablan y tan poco practican.

2) Esto también muestra a qué lleva el buenismo dentro de la Iglesia. Este señor es inconcebible que sea sacerdote. Es inconcebible que no esté expulsado de la Compañía. Y ahí está.

3) Dejo aquí el enlace a una noticia y un vídeo con la acogida cristiana a un niño anencefálico. Más que nada para ver el contraste con lo que dice este sujeto.

4) Una vez más, a quienes tienen tal capacidad para dar carnets de ser humano, le pido coherencia. Si, según él, un … Sigue leyendo

San Ignacio de Loyola

Hoy es la fiesta dedicada a este gran santo. Los que me conocéis, sabéis que le tengo un especial cariño. Algunos incluso sabéis alguno de los motivos.

Pocas veces nos paramos a pensar en la verdad de la Comunión de los Santos. En el Credo decimos que sí, que creemos en ella. ¿Pero de verdad creemos?

Si creemos en la Comunión de los Santos nos damos cuenta de que podemos realmente hablar con ellos como nuestros amigos. Con confianza. Sabiendo que están muy cerca de Nuestro Señor y que nos echarán una mano. Nuestro Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. Y todos los santos están vivos y bien vivos.

Es lo que me pasa con Ignacio. Se trata de alguien familiar para mí, que me ha ayudado mucho. Sé que está vivo, junto al Señor en cuya compañía quería estar.

Todo lo que nos dejó apunta a un apasionamiento por Jesucristo y por la Trinidad que, lejos de quedarse antiguo con el tiempo, sigue adelante con fuerza, con los pilares que se ven en los Ejercicios Espirituales. Quien no haya tenido la ocasión de conocer esta obra, debe saber que se trata … Sigue leyendo

Qvo vadis, Societas Iesu?

Escribo estas líneas con un enorme pesar. Quienes me conocen lo saben. Tengo mucho cariño a la Compañía de Jesús. Recientemente he descubierto la espiritualidad ignaciana y trato de profundizar en ella. Mi director espiritual es jesuita. Conozco la historia de los orígenes de la Compañía, soy consciente de cuántos santos ha dado y espero que siga dando.

Por eso me duele profundamente haber encontrado una página de los jesuitas de México en la que ponen como ejemplo de jesuitas “al límite” a jesuitas heterodoxos, alejados de la doctrina de la Iglesia Católica. Con todo el orgullo del mundo. Esos son algunos de los modelos de jesuitas que proponen. Cuando Ignacio de Loyola y sus compañeros siempre se sujetaron a la autoridad eclesial, viendo en ella la obediencia a la voluntad del Señor, estos elementos buscan la confrontación con lo que algunos llaman “Iglesia tradicional”.

No sólo en esa página, en otras partes más cercanas he leído, por ejemplo, que a Anthony de Mello no se le comprendió bien. Digo yo que si la cabeza de la Iglesia dice que uno de sus miembros se está desviando, a lo mejor es porque ha estudiado el caso y sabe lo Sigue leyendo

El relativismo hace mella en la Compañía de Jesús

Leo en el diario El Mundo del 7 de Diciembre lo siguiente:

Un catedrático jesuita, a favor del preservativo

Juan Masiá: “Se puede usar como anticonceptivo para evitar embarazos no deseados y abortos”

Es jesuita, director de la cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas y apoya el preservativo, el uso de embriones sobrantes de técnicas de fecundación in vitro y la clonación con fin terapéutico. En su libro Tertulias de Bioética. Manejar la vida, cuidar a las personas (Sal Terrae), Juan Masiá Clavel dice que “se puede usar el preservativo no sólo como prevención de un contagio, sino como anticonceptivo corriente, para evitar un embarazo no deseado y el consiguiente aborto”.

Y sigue: “Este tema no es cuestión de fe, ni moral, ni pecado. Es sólo sentido común, responsabilidad y buen humor. Hace mucho tiempo que la teología moral seria ha superado ese falso problema”.

Consciente de que va contra la doctrina de la Iglesia, dice que “a veces, hay que disentir en la Iglesia, no de la Iglesia, por fidelidad hacia la misma Iglesia”.

Fiel al Concilio Vaticano II, señala que “la concepción no es un instante, sino un proceso. Al final de la octava … Sigue leyendo

Los jesuítas reclaman una Iglesia más democrática

Con ese título (o similar) me he encontrado la noticia en todos los periódicos a los que he podido echar mano. Se puede leer, por ejemplo, en ABC.

Por supuesto, para comprobar la veracidad de la noticia he ido a las fuentes y me he leído el Editorial de la revista Mensajero. Y, al leerlo, se me han ido ocurriendo ciertas cosas:

– Pone: “En primer lugar, anhelamos una comunidad eclesial regida por el principio de la igualdad de todos sus miembros, varones y mujeres, clérigos o laicos. Lo que no significa que no haya en ella diversidad de servicios, ministerios, funciones, carismas y vocaciones. Pero todos ellos orientados a hacer realidad la misma misión de Cristo. Que la Iglesia se parezca cada vez menos a una entidad administrativa. Que no se ocupe tanto en detectar desviaciones y errores como de fomentar y tutelar la vida plural que la misma fe suscita. Que no excluya a nadie en función del género o de los sacramentos“.

Bien, a este respecto, de acuerdo con matizaciones: Las tres primeras frases no me dicen nada, ya que eso es lo que ya hay. Yo, como laico, tengo mis derechos y Sigue leyendo