De ilusiones también se vive

No deberíamos desdeñar el poder de la ilusión. Por mucho que pueda parecer algo etéreo o irreal, puede ser tanto un importante motor de cambio como un motivo para estancarse en una rutina insípida y alienante si no se hace nada por perseguirla o si carece de fundamento.

El mecanismo de la ilusión es muy sencillo: nos impulsa hacia un objetivo. Ese objetivo debe ser lo más claro posible, por supuesto. No se puede llegar a un objetivo que ni se conoce ni se sabe el aspecto que tiene. La ilusión es lo que te anima a aceptar los sacrificios que puedan aparecer por el camino para llegar hasta esa meta que se entiende deseable y lo bastante importante como para que le dediquemos todos esos esfuerzos.

¿Qué ocurre? Me da la sensación de que buena parte de los problemas actuales con la juventud, la política, quizá incluso con la Iglesia, están relacionados con la falta de ilusión. Diría que, cuando un grupo de jóvenes ve como única opción para entretenerse el alcohol, está bastante claro que no hay una meta Sigue leyendo

¿De este van a tomar ideas en el colegio de mi hijo?

Hace no mucho estaba feliz. Habían admitido a mi hijo en el colegio en el que estudié yo de pequeño, el Círculo Católico de Obreros. Tengo buenos recuerdos de los profesores, en especial del padre Hernando y del padre Carlos Conde. Fieles jesuitas de los de toda la vida, de los que antes habrían muerto que permitido el avance de los ataques a la Iglesia. Grandes sacerdotes, y muy buena educación católica.

Esa felicidad se desdibujó un poco cuando vi que, al menos en la web, del colegio “Círculo Católico de Obreros” había desaparecido “Católico de Obreros”. Pero bueno, te queda el beneficio de la duda, el pensar que se tratará de hacerlo más “moderno”. Vale.

Luego, en la primera reunión con la profesora, nos habló de que, cada curso, lo dedican a un tema y que, en este curso, tocaba “educar en la solidaridad“. Bueno, en mi época no teníamos que hacer cosas de esas. La solidaridad va implícita y explícita en el catolicismo, y se supone que van a dar educación católica. Pero vale, aceptémoslo también.

Ahora bien, cuando ves que organizan una conferencia para lo de “educar en la solidaridad” … Sigue leyendo

El análisis y la parálisis

Me cuentan que hay un cierto profesor de informática en una universidad en la que estudié que dice que “el análisis lleva a la parálisis“. Según esta desafortunada frase, el hecho de analizar el sistema a desarrollar y tratar de dejarlo lo más claro posible llevaría inevitablemente a no realizar el sistema, ya que gastas las energías en sucesivos análisis.

No es difícil darse cuenta de que es un error, y es triste que un profesor lo enseñe así. Quiero pensar que se refiere más bien a que existe una parálisis por el análisis, que no es ni de lejos lo mismo.

Para hacer bien algo con una cierta complejidad hay que pensar primero cómo hacerlo. Darle vueltas en la cabeza (e, incluso, en el papel), pensarlo una y otra vez. Al final se trata de tomar una decisión: ¿hacer esto o lo otro? ¿Hacerlo de esta o de esta otra manera? Sólo un insensato se lanza sin pensar.

Pero hay veces que nos sentimos especialmente inseguros. Y, como es lógico, buscamos estar seguros de la opción a tomar. … Sigue leyendo

Respetar o no respetar, he ahí la cuestión

Vivimos en una sociedad blandengue, que no soporta que le lleven la contraria porque es incapaz de defender sus ideas (o su falta de ideas) de una manera racional. De ahí el retorcido uso del concepto de tolerancia, tal como vimos hace unos días.

Muy relacionado con la tolerancia se encuentra otro de los grandes tópicos utilizados para intentar acallar a todo aquel que no tenga ganas de comulgar con ruedas de molino: el respeto.

En principio, el respeto es algo bueno. Eso no lo pongo en duda. Tengo que respetar al prójimo. ¿Por qué? Bueno, aquí esta sociedad descreída tiene un problema. ¿En qué basar ese respeto? ¿En normas y leyes puramente convencionales, que pueden cambiar según el gusto del gobernante del momento? No, ese respeto no sirve para nada. Es como decir que no existe. La única base verdaderamente estable para poder respetar a todo ser humano, independientemente de su edad o de sus actos, se encuentra, ¡oh, sorpresa!, en su filiación divina. Yo tengo que respetar al prójimo porque es tan hijo de Dios como yo. Porque es otro yo. Este concepto, ya por sí mismo, choca con el egoísmo que configura … Sigue leyendo

Feminismo

Revuelo por el libro “Cásate y sé sumisa” (sobre el que procuraré escribir un poco la próxima semana), pidiendo incluso que se retire sin haberlo siquiera leído, las de FEMEN con lo de “el aborto es sagrado“, mujeres que prefieren apartarse de la familia para ser esclavas del trabajo… Todo esto tiene una palabra que lo caracteriza: feminismo.

El feminismo no comenzó mal. Al principio buscó el justo reconocimiento de la dignidad de la mujer, dignidad en no pocas ocasiones ignorada. Así, jugó un importante papel en su momento reivindicando una merecida igualdad en dignidad y ante la ley con el hombre.

Pero luego, empezó a perder el norte. Empezó a buscar igualarse al hombre en todo, olvidando que hombre y mujer son, gracias a Dios, diferentes y, por eso, complementarios. Ser diferente no implica que uno sea superior a otro. Reconocer que mi mujer y yo somos diferentes, cada uno con las características propias del sexo correspondiente, no es hacerla a ella inferior y a mi superior ni viceversa. Es observar la naturaleza de hombre y mujer y darse cuenta de que, el uno sin el otro, no somos nada.… Sigue leyendo

Ecología

Dios quiere que cuidemos de su Creación y la administremos. Recalco la palabra “su”. La Creación es suya, así como todo lo que contiene. No es nuestra. No podemos manejarla a nuestro antojo. Pero sí que podemos disponer de ella en una escala justa de valores.

Esa escala de valores pone al ser humano en primer lugar. A cualquier ser humano. Es decir, si hay que elegir entre un ser humano en forma embrionaria y el último cóndor, adiós cóndor. El ser humano tiene un valor infinitamente superior al de toda la Creación, porque sólo él ha sido creado a imagen y semejanza del Creador. Y esa escala de valores junto con nuestra obligación de cuidar y mejorar la Creación es lo que determina la visión de la ecología desde un punto de vista cristiano. Desde luego, nada tiene que ver con el “ecologismo” más famoso, que muchas veces conecta con teorías de la Nueva Era, en el que, en el mejor de los casos, el ser humano está a la misma altura que cualquier otra criatura y, en el peor de los casos (por desgracia, bastante extendido), el ser humano sería incluso inferior a las otras … Sigue leyendo

¿Los niños son unos tiranos?

Francamente, estoy hasta el gorro de ese tipo de comentarios en los que se pone a los niños a bajar de un burro. Son un clásico: “los niños son unos tiranos”, “te toman el pelo”, “son negociadores”… Hay quienes se empeñan en juzgar a los niños desde su propia visión de adultos. Creen que los niños actúan como ellos y, por tanto, son calculadores, malévolos negociadores que están esperando su oportunidad para sacarte hasta el hígado. ¿O no? ¿No es verdad que vemos las cosas desde nuestra propia subjetividad? Es algo para pensar un poco.

El culmen de la tontería está en las frases que terminan con “que se acostumbra“. Un ejemplo: “si llora no le cojas, que se acostumbra”. Otro más: “no le abraces, que se acostumbra”. Por supuesto, hay variaciones, pero todas iguales en esencia: no podemos hacer nada bueno, por si se acostumbra. No puedo coger a mi hijo del cochecito porque si lo hago se acostumbra. Nadie ha pensado que también sería terrible que se acostumbrara a ir en un cochecito toda la vida, ¿no? Porque dudo mucho que algún niño se haya realmente acostumbrado a ir en brazos toda la vida.… Sigue leyendo

Volviendo al estudio

Bueno, oficialmente ya está decidido: voy a intentar volver a ponerme las pilas con mis estudios de Ciencias Religiosas. Se habían quedado un poco aparcados desde el nacimiento de mi hijo, pero creo que ya puedo ir volviendo al estudio. Eso sí, poco a poco.

No será fácil. Por supuesto, mi familia seguirá siendo lo primero. No les voy a robar tiempo. Está también el trabajo, el nuevo libro que estoy escribiendo… Pero creo necesario continuar en el proceso de entender aquello en lo que creo, que se ha convertido prácticamente en una necesidad para mí. Así que iré sacando tiempo y, si me veo preparado, me presentaré al examen de septiembre. Si no, pues lo dejaré para la siguiente ocasión. Por lo menos, iré estudiando.

Fue pintoresca la manera en la que llegué a estudiar Ciencias Religiosas. En un primer momento me planteé estudiar Filosofía por la UNED, pero no me gustó cómo estaba planificado. No le veía la ventaja a esa forma de estudiar a distancia, tenía que hacer el trabajo del profesor y el mío. Además, le faltaba algo. Precisamente, la parte de la doctrina de la Iglesia. Entonces me enteré de que en … Sigue leyendo

Yo quiero uno de estos

publicado en: Blog, Blog: educación | 0

Leo que en Madrid se ha asentado un colegio católico con educación clásica. ¿Qué quiere decir esto? Que no marean al alumno con montones de asignaturas desconectadas, sino que buscan, lo primero de todo, que sea capaz de pensar por sí mismo. Y esto lo hacen basándose en el estudio del Trivium y del Quadrivium medievales. Así, dan importancia al correcto uso del lenguaje, a las artes, a la música, a la educación física, al cálculo, a ser capaz de hablar y razonar ante público. Por supuesto, se da importancia a la religión, ya que es un colegio católico.

Para los más escépticos, hacer notar que este tipo de educación da unos excelentes resultados académicos comparándolo con los otros centros.

Creo que es un acierto y que deberíamos promover más este tipo de aprendizaje. No tiene sentido enzarzarse en aprender cachitos de asignaturas y no ser capaces de ver el conjunto como un todo ni razonar sobre ello. Si por mí fuera, lo primero que aprendería cualquiera sería lenguaje (ortografía, gramática, retórica, dialéctica), lógica y filosofía. Por supuesto, junto a la lógica añadiría el cálculo, como base para los conocimientos científicos. Pero mi primer interés sería que … Sigue leyendo

Desobediencia y analfabetismo religioso

Ya no es noticia que, en Austria, 300 sacerdotes han firmado una declaración titulada “Invitación a la desobediencia“. El Papa, en la Misa crismal de este Jueves Santo, ha respondido recordando que la desobediencia nunca es manera de renovar la Iglesia. No es difícil pensar en personajes como Lutero, que deciden que ellos tienen razón y la Iglesia no, y exigen que esta cambie su forma de ser por su opinión. Con ver un poco la historia, nos damos cuenta de que eso sólo lleva a divisiones y sufrimientos. Pero siempre habrá soberbios que pretendan ser superiores a la Iglesia a la que, supuestamente, sirven.

Por otra parte, el Papa vuelve a hablar contra el analfabetismo religioso en la misma homilía. En tiempos en los que es tan común tirar de lo fácil e inmediato, de los sentimentalismos religiosos, sin profundizar en las verdades religiosas, Benedicto XVI habla de la importancia de la obediencia al Magisterio de la Iglesia, convoca un Año de la Fe para que los católicos maduremos la fe, se enfrenta al analfabetismo religioso… A lo mejor insinúa que nos estamos apartando de nuestro deber de conocer lo que creemos, ¿no?

Al final, … Sigue leyendo

1 2 3 4