Un pesebre ruinoso

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Navidad | 0

Nacimiento de JesúsEstamos cerca, muy cerca ya, de la Navidad. Si no lo has puesto todavía, va siendo hora de que prepares el belén. Y, cuando lo hagas, te propongo que te fijes en una cosa: dónde va a estar el Niño Jesús.

Un pesebre.

El Rey del Universo, tan pequeño que se deja recostar en un pesebre lleno de paja. San José le puso paja limpia, todo lo limpia que se pueda encontrar en un establo. Me lo imagino con un inmenso cariño, limpiando el pesebre, quitando lo que tuviera, la paja vieja, y poniendo paja limpia. Dentro de su humildad, de lo poco que habían conseguido para pasar la noche, lo mejor fue para el Niño Jesús.

Y ahora, en la Navidad, la historia se repite. Los cristianos no vivimos de recuerdos. Jesús vuelve a nacer en un nuevo pesebre. El pesebre al que ese Niño capaz de crear universos con solo desearlo quiere ir: tu corazón. Tu ser.

José le preparó el pesebre, se lo limpió, se lo dejó lo más confortable que pudo. … Sigue leyendo

Yo soy el leproso

Se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: “Si quieres, puedes limpiarme”. Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo: “Quiero, queda limpio”. La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: “No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés”. Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes“. Mc 1, 40-45.

Sacramento de la PenitenciaYo soy ese leproso. Y tú también. Cada vez que nos acercamos a Cristo en el confesionario, le mostramos nuestra pequeñez, nuestra inmundicia, y le pedimos que nos limpie. Porque no podemos hacerlo por nosotros mismos. Nuestras fuerzas no bastan para vencer al pecado. Cada una de nuestras recaídas lo demuestra. Empezamos con ganas, por supuesto. Sin embargo, los cansancios de cada día, las dificultades, las preocupaciones, hacen un caldo de cultivo idóneo para que acabemos cediendo.

Aun así, Cristo está ahí, deseoso de que volvamos “a casa”. Al igual que … Sigue leyendo

San Tarsicio

San TarsicioSan Tarsicio es uno de los que duermen en las catacumbas de San Calixto. Se le llama mártir de la Eucaristía, y no es en vano. Murió apedreado por otros niños mientras llevaba la Eucaristía a otros cristianos que habían sido hechos prisioneros en tiempos del emperador Valeriano. Estos niños se fijaron en que Tarsicio llevaba algo importante y quisieron quitárselo. Él defendió al Señor Sacramentado hasta el último momento sin dudarlo.

Una vez más, un niño es quien nos da ejemplo de coherencia, de lealtad y de amor a Cristo. Jesús nos dejó el enorme regalo de la Eucaristía. Nos dio a sí mismo, y en cada consagración vuelve a hacerse presente como en la Última Cena. Pero qué poco conscientes somos de ello.

Este ejemplo debe interpelarnos. Debe servirnos para que nos preguntemos, tanto laicos como sacerdotes: ¿me tomo en serio la Eucaristía? ¿Me doy realmente cuenta de que en ese pedacito de pan está Cristo? ¿Sería capaz de proteger ese pedacito de pan, tal como hizo San Tarsicio?

Y, por extensión, ¿me tomo la Santa Misa en serio? Como sacerdote, ¿convierto la Misa en un espectáculo o respeto la liturgia? ¿Introduzco a los Sigue leyendo

Trece ideas a la hora de ir a Misa

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Iglesia | 2

Corpus ChristiEn la entrada anterior hablaba (o, más bien, me quejaba) de la actitud que veo muchas veces en Misa. Una actitud reveladora de un secularismo que avanza de forma atroz. Pero como no quiero que la cosa quede como algo puramente negativo, me gustaría dar unas pocas ideas que nos pueden servir (a mí el primero) a la hora de ir a Misa.

  1. Procura tener claro a lo que vas y ante quién vas a estar. No se trata de la frutería ni del bar. Vas a estar en la Última Cena, en el Calvario y ante Cristo resucitado, todo a la vez.
  2. Vístete en consecuencia. No irías de cualquier manera a visitar a alguien importante, ¿no? Pues qué menos que ir ante Dios con un poquito de elegancia. Que se note que sabes a dónde vas.
  3. Llega pronto. No, no digo que llegues justito. Digo que llegues pronto. La razón, en el siguiente punto.
  4. Prepárate. Aprovecha el tiempo anterior al inicio de la Misa para preparar tu espíritu para el encuentro que va a ocurrir en breve. Jesús está en el sagrario. Habla con Él. No es ni el momento ni el lugar de charlar con
Sigue leyendo

Comienza la función

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Iglesia | 0

Comienza la funciónNo sé a vosotros, pero a mí me da la sensación demasiadas veces de que para muchos, la Misa, en lugar de ser una entrada en el profundo misterio de la Redención, un encuentro con Dios, con el Señor, ha pasado a ser un teatrillo y poco más. El público se sitúa en sus bancos, charla hasta que la misa comienza (a veces, también mientras se desarrolla) y, en cuanto el sacerdote acaba la función, el público sale disparado continuando la conversación sin demasiados miramientos por mantener un mínimo de respeto a quien se supone que sabemos que está ahí.

Es más, yo diría que al teatro la gente suele ir con mejor actitud. Por lo general, en estos eventos no te pones a hablar por el móvil como si no pasara nada. Ni se suele llegar tarde.

Por supuesto, no se da en todos los casos ni con todas las personas, que ya sé que generalizar suele ser un error. Pero no faltan. Y lo observamos con mayor facilidad en eventos de la BBC: bodas, bautizos y comuniones. Podríamos añadir también las confirmaciones. Es como si los familiares y demás invitados fueran a ver un espectáculo sin tener … Sigue leyendo

Cristianos cobardes

León cobardeComo muchos ya sabéis, uno de mis intereses es la fotografía. Eso me ha llevado a comprar libros sobre diversos aspectos de ese arte y a seguir a varios fotógrafos que me resultan interesantes.

Una de las cosas que me han llamado la atención es que algunos fotógrafos estadounidenses no tienen reparos en incluir en los agradecimientos de sus libros nada menos que a Dios y a Jesucristo, e incluso hablar en Facebook, con toda naturalidad, de un retiro espiritual que hicieron. Fotos incluidas.

Lo triste es el hecho de que me llamara la atención. ¿Por qué es así? Porque no es algo que vea habitualmente. En España, los católicos tendemos a ser de perfil bastante bajo. Que es un eufemismo para decir que somos unos cobardes de tomo y lomo. Estamos aterrados. En nuestros grupitos de oración, comunidades y lo que sea, sí, unos católicos decididos y participativos. Pero es que, arropado por gente que piensa igual, es muy sencillo ser así. No es más que ser uno más del grupo. Eso no tiene mérito.

Eso sí, somos buenísimos buscando excusas. ¿O no es una excusa pretender que, por misericordia, es mejor no … Sigue leyendo

Los límites del sufrimiento

El jueves pasado me sorprendía la noticia de la muerte de Chester Bennington, vocalista del grupo Linkin Park. Se había suicidado.

Esa noticia me entristeció mucho más de lo que había pensado que pudiera hacerlo. De alguna forma, sentí como si hubiera muerto también una parte de mí. La música de Linkin Park me ha acompañado a lo largo de tantos años. La voz de Chester, tan característica, interpretando algunas de mis canciones favoritas. Un pedazo de mí se había ido con él. Ahora, cada vez que escuche una de sus canciones sabré que no habrá más.

En seguida hubo quienes empezaron a simplificar lo que había ocurrido. Algunos, juzgándole como justicieros implacables, casi alegres por pretender que su tesis se cumple (“¡mirad a lo que lleva una vida de lujo y desenfreno!”, decía alguien). Otros, intentando entender lo que había ocurrido. Otros, llegando incluso a bromear.

Simplificaciones.

Pero, en realidad, nadie tiene ni idea. Y eso es lo que da más miedo.

¿Qué puede empujar a alguien a quitarse la vida? No creo que sea una pregunta a responder con simplificaciones de ningún tipo, ni de corte piadoso ni … Sigue leyendo

Unas vacaciones en clave cristiana

Vacaciones cristianasEsta es una época en la que es probable que cojas algunos días de vacaciones. Al fin, un poco de descanso de la rutina laboral. Quizá incluso un pequeño viaje familiar.

En este ambiente de relajación es posible que llegue la tentación de que la vida espiritual también se relaje. Sin embargo, las vacaciones son un gran momento para avanzar en la tu vida cristiana y en la de tus hijos.

En primer lugar, tienes que tener presente que el tiempo de descanso también es querido por Dios. No te sientas culpable por descansar. A veces cuesta desconectar, pero esfuérzate en hacerlo. Las vacaciones no son para trabajar, son para ti y tu familia.

Otro punto importante: no pienses en las vacaciones en un sentido egoísta. Son un tiempo idóneo para mostrar tu amor por tu familia. Dedica todo el tiempo que haga falta a tu cónyuge y a tus hijos. Juega con ellos, que sepan que estás ahí para ellos. Estrecha lazos.

Ahora bien, no se trata de una época anárquica. En vacaciones, aunque haya más relax, tiene que seguir habiendo un orden en lo que se hace. Las responsabilidades siguen siéndolo y sigue … Sigue leyendo

Cacemos algunos dragones

Los dragones pueden ser vencidosNo son raras las historias y las leyendas, tanto para niños como para adultos, en las que el héroe en cuestión debe enfrentarse a un dragón. Ya en su momento, el gran (en al menos dos sentidos) G. K. Chesterton dejó para la posteridad una cita que me parece un buen punto de partida:

“Los cuentos de hadas no dicen a los niños que los dragones existen. Los niños ya saben que los dragones existen. Los cuentos de hadas le dicen a los niños que los dragones pueden ser vencidos.”

Los niños ya saben que los dragones existen. Son perfectamente conscientes de que hay cosas malas e injustas. De que algunas personas se portan bien pero otras se portan mal.

No son ajenos al problema del mal. En absoluto.

En Occidente, el dragón representa de forma clara el mal. Podríamos hablar sobre hasta qué punto es positivo o negativo que se dé una cierta reivindicación de la figura del dragón, haciendo que se convierta en una especie de ser sabio y simpático, injustamente perseguido. Sin embargo, no es este el objetivo del artículo. Baste dejar claro que tradicionalmente el dragón ha representado el mal y que Sigue leyendo

El sentido de la mortificación cristiana

Mortificación cristianaComo en cada nueva Cuaresma, surgen voces (incluso de supuestos católicos) diciendo lo absurdo que es el ayuno, la penitencia, la mortificación en general. Curiosamente, las dietas o el machacarse en el gimnasio no se cuentan entre las mortificaciones absurdas. Pero bueno, ya se sabe cómo son estas cosas.

Hay por ahí quien piensa que es que la Iglesia tiene una guerra contra el cuerpo. Como si la Iglesia creyera que el cuerpo es algo malo. Y resulta que no es así en absoluto. Eso es propio de los gnósticos, no de los cristianos. Para mí fue muy triste una discusión que mantuve con alguien que se mostraba como católico y que se empeñaba en que el cuerpo no es más que una cárcel, saltándose alegremente el Magisterio y dando como “argumentos” citas de san Agustín mal entendidas y sacadas de contexto. Y no, el hombre es un alma encarnada. El cuerpo no es una máquina dirigida por el alma, sino que somos una unidad. De lo contrario, no creeríamos en la resurrección de la carne, ¿no? Nos quedaríamos contentos con que el alma pululara ella sola, incorpórea. Sin embargo, esa no es la doctrina católica. … Sigue leyendo