Es triste, pero soy Frodo

Leí “El Señor de los Anillos” hace, creo, unos 16 años. Más o menos. Recuerdo que lo leí porque no paraban de decirme lo bueno que era ese libro. Así que decidí probar. Y me lo leí. Enterito, ¿eh? Pero cultivé durante toda la lectura unas ansias homicidas hacia Frodo como nunca había tenido antes. A cada página estaba deseando que llegaran los Jinetes Negros, le cazaran y acabaran con él. Sí, así, como suena.

¿Por qué? Porque es el prototipo de personaje estúpido. “Frodo, no te pongas el anillo. Nunca. Bajo ningún concepto.” El chico muy espabilado no era. Habría resultado mejor decirle “póntelo todo lo que quieras, que te queda muy bien”. De esa manera a lo mejor habría mantenido los dedazos lejos del anillo.

Pero fue pasando el tiempo. Y he ido madurando. Y, lo siento mucho, pero Frodo me sigue cayendo muy, pero que muy mal. El problema es que he descubierto que Frodo soy yo.

No, no me han crecido los pies. Ni se me han vuelto más peludos. Ni he encogido, ni fumo la hierba de los medianos, sea lo que sea esa hierba, que no quiero saberlo.

¿Dios castiga?

Hoy, en la homilía, el sacerdote ha dicho algo que me temo que hay que matizar bastante, porque puede llevar a grandes errores: “Dios nos ama y por eso no nos castiga“. Digo matizar por no decir algo más fuerte, porque a los que somos padres nos deja caer con esa frasecita que, al castigar a nuestros hijos, no los amamos. Y eso no es así ni por asomo. Es justo al revés: porque amamos a nuestros hijos los castigamos.

El amor corrige. Si alguien me importa realmente, no puedo dejar que cometa un error, que empiece a ir por el mal camino, sin intentar que rectifique. Es algo que, por cierto, también hacían los apóstoles en la Iglesia primitiva y se ha hecho siempre. ¿Qué tiene de malo? Precisamente el amor busca lo mejor para el otro. Desde luego, no corregir no es buscar lo mejor.

Quiero pensar que todo viene de un concepto de castigo un poco peculiar, como si fuera algún tipo de venganza o acto sádico y cruel. O quizá se refiere a castigos desproporcionados, que en los humanos se dan y no son correctos. Y no, el castigo viene más bien … Sigue leyendo

Europa, mi totalitaria Europa

Parece mentira, ¿verdad? Europa nació de padres cristianos. Adoptó una bandera totalmente mariana. Y desde hace bastante tiempo, ha decidido cortarse las raíces y degenerar a un ritmo acelerado, hasta el punto de llegar al totalitarismo basado en un ateísmo absurdo.

¿Podemos confiar en una Europa que, nacida del cristianismo, se haya ido corrompiendo hasta condenar a Polonia por tener médicos que todavía creen que su deber es defender la vida?

¿Podemos confiar en una Europa que decide vetar al comisario europeo de Salud por ser católico? ¿Eso es ahora mismo Europa? Ya ves, una tierra en la que se respetarán tus ideas y tus derechos… siempre que no seas católico, claro. O aceptas punto por punto las estupideces del pensamiento único reinante, o serás un apestado. Como los judíos para los nazis.

Bienvenidos a Europa.

Nota: HazteOír ha puesto en marcha una campaña para presionar a favor del maltés Tonio Borg, para que no sea vetado. Es urgente firmar, ya que el límite es precisamente hoy.

Actualización: finalmente, Tonio Borg va a ser el Comisario de Salud y Consumo de la UE. Por fin, un poco de cordura. Me alegro enormemente. … Sigue leyendo

Citas del Youcat (VII)

Que todos reverencien a los diáconos como a Jesucristo, como también al obispo, que es imagen del Padre, y a los presbíteros como al senado de Dios y como a la asamblea de los apóstoles: sin ellos no se puede hablar de Iglesia.” San Ignacio de Antioquía.

El celibato es un “sí” definitivo, es un acto de fidelidad y de confianza en Cristo; es precisamente lo contrario de un “no”, de esta autonomía que no quiere crearse obligaciones, que no quiere aceptar un vínculo; es precisamente el “sí” definitivo que supone, confirma el “sí” definitivo del matrimonio.” Benedicto XVI.

Los cristianos no aman de modo diferente a los demás hombres, pero tienen más ayuda.” Anónimo.

Amar a una persona quiere decir verla como Dios la ha pensado.” Fiodor M. Dostoievski.

Nada te turbe, nada te espante./Todo se pasa, Dios no se muda./La paciencia todo lo alcanza./Quien a Dios tiene nada le falta./Sólo Dios basta.” Santa Teresa de Jesús.

La felicidad no está en nosotros, y la felicidad no está tampoco fuera de nosotros. La felicidad está sólo en Dios. Y si lo encontramos a Sigue leyendo

Libertad de expresión

Sigo con el tema de la democracia, que comencé hace unos días. En una democracia de verdad, se supone que todos los ciudadanos son iguales, todos tenemos los mismos derechos y deberes, y todos tenemos derecho a nuestra libertad de expresión.

En nuestra “democracia”, todos somos iguales. Eso sí, unos más que otros. Porque, curiosamente, si quien habla expresa la fe de la Iglesia, en ciertos elementos de la sociedad aparecen unas ansias parece que irresistibles de hacerle callar. Ellos defienden la libertad de expresión. La suya. La de los demás, siempre que coincida con la suya. Y esto se hace con el beneplácito de los distintos partidos (que vienen a ser la misma porquería con distintos nombres) y, lo que es peor, con el silencio culpable de una enorme parte de la sociedad.

Ejemplos recientes tenemos con Monseñor Reig Plá (de lo que hablé aquí y aquí) y con Santi Rodríguez, que ha tenido la valentía de mostrarse como lo que es, un católico coherente, y ha empezado a recibir insultos y amenazas de los amigos de la libertad de expresión (podéis verlo aquí).

Extraña idea de democracia, extraña idea de libertad de … Sigue leyendo

Este año, Eurovisión ha servido para algo

Podría ser un bonito cuento. El de unas ancianas que vivieron bajo el régimen comunista, tan amante de la libertad. Unas ancianas que ven cómo destruyen su iglesia. Y que, tras años, deciden embarcarse en una aventura para conseguir fondos para reconstruir esa iglesia que a los comunistas les molestaba pero el pueblo quería.

Esa aventura las llevó con una cancioncilla y vestidas de forma tradicional ante las cámaras de Eurovisión. Y hete aquí, que las abuelillas consiguieron su sueño. Nada menos que subcampeonas de Eurovisión.

¿Y nosotros? ¿Qué seríamos capaces de hacer por nuestra iglesia? ¿O sólo es un sitio al que ir los domingos para cumplir con un dios que nos exige estar todas las semanas media hora ahí encerrados? ¿Un sitio que no tiene más relación con nosotros que esa? ¿O es un lugar en el que vivir nuestra fe, nuestro encuentro con Dios?

Aquí, la noticia: La iglesia que destruyó Stalin será reconstruida por las abuelitas rusas.… Sigue leyendo

Democracia

Permitidme hoy hacer una pequeña disquisición sobre lo que pienso acerca de la democracia. Necesito hacerla.

Voy a partir de un hecho: ahora mismo son asesinados niños continuamente en el seno materno y a nuestros representantes les importa un pepino. Es más, lo favorecen y lo pagan con el dinero de los impuestos que nos quitan también continuamente. Y no, no les importa lo más mínimo. Pero a buena parte de los votantes, tampoco. Sí, hay muchos “pro vida” por ahí. Pero en una gran parte, eso no es más que una etiqueta para tranquilizar conciencias.

El hecho es que los niños son asesinados. Mientras, se dan mil vueltas sobre si la ley del aborto va a ser reformada o no, algún político dice que está a favor de la vida… Y, mientras tanto, los niños siguen muriendo. Pasan días, meses, años. Siguen las discusiones. Y los niños siguen muriendo.

¿Qué pasa aquí? ¿Esta es la democracia que nos hace ser “civilizados”? ¡Esta democracia es una jaula!

Hemos pretendido que esta supuesta democracia sea un valor absoluto para la convivencia. Y esa idea es una ridiculez. La democracia no puede ser un valor absoluto nunca, ya que … Sigue leyendo

Juzgar al prójimo vs. corregirle

El Evangelio nos dice que no hay que juzgar si no queremos ser juzgados (cf. Mt 7,1). Pero también que hay que ejercer la corrección fraterna (cf. Mt 18, 15-20). ¿Cómo podemos conjugar ambos elementos?

Por un cierto mal entendimiento al respecto, a veces estos dos puntos se confunden y nos instalamos en un buenismo absurdo que, por no querer aparecer como orgulloso o soberbio, piensa que todo está bien, que no podemos decir nada al prójimo porque él vive a su manera y no tenemos derecho a interferir en su forma de vivir.

Pues no. Eso es una caricatura del amor. El amor me hace precisamente decirle a la persona amada que algo de lo que hace no es correcto. Porque quiero que se encuentre con la Verdad y se mantenga en ella.

Siempre  hay que guiarse por el amor. Es difícil que juzguemos a los demás con amor. Suele ser, más bien, desde posiciones de superioridad. Sin embargo, desde el más puro amor podemos mostrar a otros su error. Precisamente por amor, queremos que salgan del error. Ahí está la diferencia: soberbia Sigue leyendo

Un peligroso imbécil

Continuando con el tema de Monseñor Reig Plá, parece que Arturo Pérez-Reverte, conocido escritor, ha decidido usar más las vísceras que la cabeza y le ha dado por escribir en su twitter una soflama como la siguiente: “Y me pregunto… ¿Es que no hay forma legal de meter en la cárcel o echar de España a ese peligroso imbécil?” Por supuesto, el peligroso imbécil del que habla es Monseñor. Y supongo que lo es por atreverse a decir claramente la doctrina de la Iglesia.

Lo que más me gusta es el nivel de argumentación de Pérez-Reverte. Como si a alguien que no tiene ni idea de Física le intentas hablar de la teoría de la relatividad y te responde: “tú es que eres tonto”. Una genialidad, vamos.

Ahora vamos a hacer un esfuerzo con la cabeza. Algo que no parece gustarle a Pérez-Reverte, a juzgar por su nivel de argumentación. ¿Quién sería el peligroso imbécil, el que se empeña en que sigas por un camino que te aleja del amor (del de verdad, no del sentimentalismo barato de las novelas rosas), haciéndote esclavo y dañando tu dignidad o el que te avisa de que estás … Sigue leyendo

Yo también estoy con Monseñor Reig Pla

Que en este país existe la libertad de expresión para casi todos, ya lo sabíamos. Y entre los que tenemos el terreno vedado para esa libertad estamos los católicos. Siempre y cuando, claro está, nos dé por no aceptar el modelo de católico buenrollista molamacero que pasa de la Iglesia pero se afirma católico.

Resulta que Mons. Reig Pla, en las homilías de las celebraciones de Semana Santa, retransmitidas por la 2, se ha puesto a hablar del pecado y sus consecuencias. Bueno, ha dicho más cosas, pero esas no les importa demasiado a quienes querían meterse con él. El tema del amor de Dios puede encajar más o menos bien en el buenrollismo (bueno, lo hacen encajar retorciendo el significado del amor). Pero lo que no encaja ni con calzador es recordar que existe el pecado. Y lo que más ha molestado es recordar que los actos homosexuales son pecado grave.

¡A quién se le ocurre! Eso sí que es una innovación teológica, y no los desvaríos de Queiruga. Porque, total, sólo llevamos afirmando lo mismo unos 2000 años (sin contar todos los años de judaísmo, que no son pocos). Pero claro, llega este buen … Sigue leyendo