¿Y por qué debería a ti importarte lo que yo escriba o deje de escribir?

¿Por qué debería importarte lo que escribo?Hace no mucho estaba leyendo una web, no importa ahora mismo cuál, sobre marketing para escritores. Algo bastante normal cuando uno es un autor independiente, todo hay que decirlo.

El caso es que, en un momento dado, me encontré la pregunta clave: ¿por qué debería a alguien importarle lo que escribes?

¿Por qué debería nadie darme el privilegio de leer ya no mis libros, sino también estas entradas en el blog? ¿Por qué tendría que tener el honor de que tú que estás leyendo esto decidieras que quieres comprar alguno de mis libros?

¿Por qué?

El hecho de que esté escribiendo esto creo que es buena muestra de que la pregunta en cuestión impactó en lo más hondo. Porque, querido lector, no puedo darte una respuesta. Aunque me gustaría, de verdad que me gustaría, poder decirte: tienes que leerme por esto, por esto o por lo otro, no puedo.

Lo único que puedo es contarte lo que yo veo en el acto de escribir. Nada más. Con la esperanza de que, al decirte por qué escribo, tú puedas conectar de alguna manera con esta visión de la escritura y me des el honor y el privilegio de … Sigue leyendo

En la intimidad con el escritor

En la intimidad con el escritorEn una entrada anterior dejaba caer que la escritura es una forma de comunicación diferida entre el escritor y el lector. Pero no entraba en un detalle quizá sobrecogedor: el acto de leer es un acto de una tremenda, fantástica y, por qué no decirlo, liberadora intimidad con el escritor.

¿Cómo no iba a serlo? Durante horas, en ocasiones muchas horas, el lector desconecta de su realidad para introducirse de lleno en la realidad subcreada por el autor. Todo ese tiempo, el lector vive en la cabeza del autor, por decirlo de alguna manera. Esto es liberador. ¿A nadie más que a mí le ha ocurrido tener un día malo, pero malo malo, y que el acto de ponerse a leer un libro te saque de raíz de tus problemas, haciéndote desconectar de ellos para luego volver con mejor actitud? Porque a mí sí me ha pasado. Con no poca frecuencia.

El escritor te presta un mundo en el que perderte durante un tiempo y eso lo hace liberador, pero es tan íntimo como entrar en el pensamiento de otra persona y darse un paseo por él. Un paseo en el que le das un cheque en blanco … Sigue leyendo

El escritor católico como subcreador

El escritor católico como subcreadorFue Tolkien quien acuñó la idea del trabajo del escritor como subcreación. De hecho, es algo que él mismo se tomó muy en serio. Es de sobra conocido el nivel de detalle que otorgó a su mundo, la Tierra Media. Una mitología propia y bien desarrollada, idiomas con sus reglas ortográficas y gramaticales, una historia, una cosmogonía…

Sólo hay un Creador, y ese es Dios. Él es el único que crea, hablando con propiedad. Pero los escritores podemos subcrear mundos. Es decir, dentro de este mundo creado por Dios, crear otros mundos con sus propias reglas, sus propias características, sus propios habitantes… Universos enteros. Es significativo observar que Dios crea por la Palabra y los escritores subcreamos con palabras. Es un paralelismo que siempre me ha maravillado. En la obra escrita cabe todo, puede ser tan simple como un breve microrrelato o una extensa obra en la que el simbolismo arquitectónico, las relaciones humanas, artes y ciencias, acontecimientos de todo tipo, tienen su cabida. Todo a partir de las palabras. Todo a partir de la Palabra.

Aunque Tolkien … Sigue leyendo

¿Escritor católico o católico que escribe?

Escritor católico o católico que escribeEn ocasiones se han contrapuesto las expresiones “escritor católico” y “católico que escribe”. Esta contraposición tiene su origen en la idea de que el escritor católico sería aquel que escribe sólo textos edificantes, libros de oraciones, etc. Sin embargo, no termino de estar de acuerdo en establecer tal dicotomía.

Partamos de un punto esencial, nunca lo bastante repetido: ser católico no es como ponerse un sombrero. No te lo puedes quitar cuando moleste ni te lo puedes poner cuando quede bonito. Es algo que impregna por completo tu vida y tu ser. O, al menos, se supone que debería ser así.

Ya sabemos que a los poderes políticos les encantaría que así fuera. Y también sabemos que hay católicos que procuran esconder convenientemente su fe cuando les pueda causar algún tipo de incomodidad. Sin embargo, un católico lo tiene que ser las veinticuatro horas del día.

Entonces, ¿qué diferencia ser escritor católico de ser un católico que escribe? En mi opinión, nada. Se trataría de una dicotomía totalmente artificial, seguramente surgida por algún tipo de desprecio injustificado por parte de algunos escritores católicos hacia quienes escriben … Sigue leyendo

Que las musas te encuentren trabajando

Que las musas te encuentren trabajandoEso dijo Picasso. Y no es que me apasione la obra ni la vida de ese hombre, pero en esto tengo que estar de acuerdo con él.

No es infrecuente que, al hablar de escribir, los propios escritores lo mostremos como un producto de la inspiración. Como si realmente un buen día viniera un puñado de musas a bailotear alrededor del susodicho y a susurrarle lo siguiente que tiene que ir escribiendo.

Bien, esto a veces sucede. No lo de las musas bailoteando, sino lo de que te pongas a escribir y todo salga totalmente fluido, como si realmente todo ya estuviera escrito y te lo estuvieran dictando. Hay que reconocer que da gusto que esto ocurra. También hay que reconocer que no tiene por qué ser lo más frecuente.

Baudelaire dijo que “la inspiración es trabajar todos los días“. Stephen King y Brent Weeks, entre otros muchos, coinciden en este punto. Lo más importante es escribir todos los días. Sea lo que sea, pero escribir. A las musas, por lo general, hay que echarlas una manita. O, al menos, hay que dejarlas claro que, si quieren venir, estarás ahí, delante del ordenador, tecleando. Si quieren … Sigue leyendo

Camino

publicado en: Blog, Blog: libros | 0

Camino, de san Josemaría Escrivá de BalaguerUn buen día, mi confesor me recomendó un libro que yo sólo conocía de nombre y de que su autor era san Josemaría Escrivá de Balaguer. Fiándome de su buen criterio, fui a la Casa de la Iglesia y allí encontré el que se convertiría en mi ejemplar de Camino, un librito pequeño de tamaño pero inmenso en su interior. Y cuando digo pequeño es que es pequeño, 12×8.5×0.7 cm. Perfecto para tener a mano en cualquier momento.

Pues bien, este libro es una joya. Ni más ni menos. Se trata de una serie de 999 puntos para meditar y mejorar en tu vida espiritual, agrupados según temas y con un buenísimo índice, lo que hace mucho más sencillo buscar aquellos puntos de meditación que más necesitas en un momento dado. Perseverancia, caridad, apostolado… Todo tipo de temas importantes para el desarrollo interior del cristiano.

No puedo dejar de recomendarlo, pero no para leerlo de un tirón, por supuesto. Este es uno de esos libros que hay que degustar poco a poco. Incluso delante del Santísimo, si es posible. Leer un punto. Detenerse sobre él y saborearle. Una vez terminado, pasar a otro punto. Sacar todo el … Sigue leyendo

Dos consejos para escribir que a mí me funcionan

publicado en: Blog, Blog: libros | 0

Dos consejos para escribirHay un par de consejos que me han venido muy bien para poder escribir de una forma continuada y llegar a hacer lo que se supone que tiene que hacer un escritor: terminar obras. Cosa que no siempre es tan fácil.

El primero de ellos es ponerse un mínimo de palabras a escribir cada día. Un número que sea manejable, no algo irrealizable. Mejor que sea tirando por lo bajo, pero no demasiado. ¿Por qué? Muy sencillo. Si ponemos un número de palabras elevado, muchos días no llegaremos o nos costará tanto que nos iremos desanimando. Pero si ponemos un número de palabras que no sea terriblemente difícil de alcanzar aunque se tenga un día más o menos malo, lo alcanzaremos y muchas veces lo sobrepasaremos, lo que redundará en un pequeño subidón que vendrá muy bien para animarse a seguir adelante al día siguiente.

Por supuesto, hay que tener cabeza y saber ser lo bastante flexible. Si un día acabas agotado, te intentas poner a escribir y te duermes encima del teclado (sí, a mí me pasa) no hay por qué empeñarse en escribir la cuota diaria al despertarse, con la cabeza embotada y a unas pocas … Sigue leyendo

Budo para Budoka

publicado en: Blog, Blog: libros | 0

Budo para Budoka

En esta ocasión me gustaría hablar de un libro sobre artes marciales que he leído recientemente. Se titula Budo para Budoka y su autor es Cayetano Sánchez, un experto en artes marciales que lleva más de veinte años estudiando la cultura japonesa. No se trata de alguien que hable de estos temas de oídas, como podéis comprobar.

Nos encontramos ante un muy buen libro, interesante para todo aficionado a las artes marciales. En él, Cayetano Sánchez las desmitifica, mostrando gracias a sus conocimientos sobre el mundo oriental cómo muchos de los conceptos que se han adoptado alegremente rodeados de un lamentable pseudomisticismo (por ejemplo el ki o las “técnicas secretas”) no significan lo que, por lo general, se entiende con ellos.

Igualmente, explica con claridad conceptos aplicables a cualquier arte marcial, aunque él se centre como base en el Shinkyoku Ryu Taijutsu. Es un claro ejemplo de libro que merecería ser editado por una buena editorial.
Lo único que puedo decir negativo es que juega en su contra que se nota que no ha pasado por las manos de un corrector y la edición debería haber estado más cuidada. Eso le habría dado, indudablemente, las cinco estrellas en … Sigue leyendo

Los demonios del escritor

publicado en: Blog, Blog: libros | 0

Los demonios del escritorTenemos que reconocer una cosa: la profesión de escritor no es fácil. Tiene una buena cantidad de demonios que rondan y se hacen fuertes junto a él, y es necesario luchar contra ellos continuamente para no dejar que nos dominen. Pongo aquí siete que he ido recogiendo, pero invito a quien quiera a añadir los que vea conveniente.

  1. Incomprensión: el escritor se va a encontrar con que mucha gente piensa que su trabajo no tiene valor, que se trata sólo de un pasatiempo. O se va a encontrar a quienes piensan que escribir un libro y conseguir publicarlo implica ganar dinero a espuertas. O a quienes piensan que debería regalar los libros. Tanto unos como otros van a mostrar al escritor que poca gente entiende y valora lo que supone escribir. El tiempo que lleva, los esfuerzos que hay que dedicarle… que es un trabajo, en definitiva.
  2. Dudas: ¿De verdad sirvo para esto? ¿Lo que escribo es algo más que bazofia? En este caso es muy bueno tener cerca a alguien especial que crea en ti. En mi caso es mi mujer. Ella lee mis artículos y mis libros y me da una opinión sincera.
Sigue leyendo

¡Por fin llegó la Cuaresma!

Para el mundo, la Cuaresma tiene un toque tristón. Sólo hay que ver cómo se contrapone con el Carnaval, que sería una cierta representación de la alegría según el mundo (comida, bebida, desenfreno).

Este año ha quedado aún más claro en el desfile de mi ciudad, en el que pude ver una carroza con un trono satánico seguida por otra con una custodia gigante con una calavera en el centro. Bien a las claras quedó quién es la medida de esa alegría falsa que nos ofrece el mundo.

Ante eso, la Cuaresma parece un período de sufrimiento, de tristeza. Pero no es así. Es un período de preparación para el mayor acontecimiento imaginable. Igual que cuando alguien tiene un examen se prepara, o cuando un atleta va a correr un maratón se entrena, la Cuaresma nos prepara mediante la penitencia, el ayuno y la abstinencia para encontrarnos con la Pasión y la Resurrección de nuestro Señor.

¿Tiene un toque de tristeza? Por supuesto. El Viernes Santo nos encontramos con Cristo muerto, abandonado por sus amigos, traicionado. Pero es que la cosa no acaba ahí. Ese no es el fin. Sólo es un hito, un punto al que … Sigue leyendo

1 2 3