12 consejos para un matrimonio feliz

publicado en: Blog, Blog: matrimonio | 0

MatrimonioCuando te lanzas a la aventura del matrimonio, cuando respondes a esa especial vocación en la que dos, hombre y mujer, se hacen uno para toda la vida, puede parecer que todo será fácil. Un camino de rosas. Al fin y al cabo, los cuentos suelen acabar con un engañoso “y fueron felices y comieron perdices”.

El problema está en que la vida no es un cuento. Somos personas reales, con nuestros defectos, nuestras cargas, nuestros sufrimientos. La rutina está ahí todos los días y, si la entendemos mal, puede deteriorar nuestro matrimonio. Por eso me gustaría dejarte unos pocos consejos para ayudarte a vivir tu matrimonio:

  1. Orden de prioridades: Dios, matrimonio, hijos. Ni el trabajo, ni las aficiones, ni los amigos, ni siquiera el resto de la familia deben estar en ningún lugar en esas tres posiciones. Primero, Dios. Después la esposa, el marido. Y después los hijos.
  2. Reza por tu cónyuge. Reza para saber amarle como Dios quiere que le ames. Reza porque prometiste amarle todos los días de tu vida y en cualquier circunstancia, y no sabes hacerlo. Porque no, no sabes. Tus egoísmos van a tratar de ponerse por delante y
Sigue leyendo

No tienen ni idea de lo que es el matrimonio

¿Qué es el matrimonio?Esta semana he tenido el privilegio de poder celebrar un año más junto a mi mujer y e hijos nuestro aniversario de boda. Una celebración muy sencilla, sí, pero con el sabor del agradecimiento a Dios por estos años. Unos años en los que hemos tenido momentos buenos y momentos no tan buenos, pero que se han ido solucionando sin dejar espacio a la rendición.

Hoy por hoy, pocos deciden casarse. Muy pocos. Y de los que lo hacen, me temo que muchos van con la idea de que es algo que se puede deshacer a voluntad. Como si pulsar “Ctrl. Z” sirviera también para la vida.

De hecho, me parece que mi mujer y yo formamos parte de una orgullosa minoría, ahora que lo pienso.

Pero ¿cuál es el motivo de ese rechazo al matrimonio? Porque de la misma forma lo rechaza el que no lo quiere como el que lo quiere tan descafeinado que espera poder romperlo a las primeras de cambio.

¿Quizá invoquen a la libertad? Si es así, es una mentira. Más bien al contrario, me da la sensación de que se trata de miedo a la libertad. Porque la libertad implica Sigue leyendo

Un nuevo año ya está aquí

Año nuevoEl nuevo año ya está aquí. Y algo que se suele hacer son los famosos propósitos para el año que comienza. No es de extrañar, es un buen momento para recapacitar, mirar lo que ha quedado atrás y también mirar hacia delante. Aunque, seamos realistas, esos buenos propósitos suelen quedarse en el tintero a los pocos días. No nos gusta cambiar, tendemos a seguir la inercia de la vida y continuar igual que antes. Eso no cambia con un difuso propósito tomado entre campanadas y champán. Hay que tomárselo en serio. Un examen del año saliente puede ser una buena herramienta para el año entrante.

En mi caso, ha sido un año de mucho aprendizaje. El primero, el más importante, seguir aprendiendo a ser marido y padre. Eso no voy a dejar de aprenderlo nunca. Lo bueno es que me ayudan mi mujer y mis hijos. La mejor ayuda que podría tener.

Aparte de eso, este año ha tenido grandes decepciones. Es absurdo negarlo. Ha habido momentos muy complicados y muy duros de todo tipo. Sin embargo, de todo se aprende. También de esos momentos. Especialmente de esos momentos. Sé que suena a tópico, pero el hecho es que … Sigue leyendo

¿Y mi tiempo?

“…y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida.” Liturgia del matrimonio.

¿Y mi tiempo?¿Dónde está el tiempo para mis cosas? Seguro que más de uno, en algún momento de su matrimonio, ha tenido como mínimo la tentación de mirar atrás y pensar en dónde se ha ido todo ese tiempo que antes tenía y llenaba con diversas aficiones. Más aún cuando vienen los hijos y tu vida se encuentra llena de cosas que hacer a todas horas del día.

Pues la respuesta es muy sencilla: tu tiempo ya no es tuyo. Es de tu cónyuge. Sí, así de simple y así de maravilloso.

El matrimonio es la entrega total del hombre a la mujer y viceversa. ¿O no recordamos que, en la liturgia del matrimonio, decimos literalmente “me entrego a ti”? No es una frase hecha. No es un simple deseo ni una opinión. No es algo que dependa del sentimiento del momento. Es una decisión formal tomada para Sigue leyendo

De ilusiones también se vive

No deberíamos desdeñar el poder de la ilusión. Por mucho que pueda parecer algo etéreo o irreal, puede ser tanto un importante motor de cambio como un motivo para estancarse en una rutina insípida y alienante si no se hace nada por perseguirla o si carece de fundamento.

El mecanismo de la ilusión es muy sencillo: nos impulsa hacia un objetivo. Ese objetivo debe ser lo más claro posible, por supuesto. No se puede llegar a un objetivo que ni se conoce ni se sabe el aspecto que tiene. La ilusión es lo que te anima a aceptar los sacrificios que puedan aparecer por el camino para llegar hasta esa meta que se entiende deseable y lo bastante importante como para que le dediquemos todos esos esfuerzos.

¿Qué ocurre? Me da la sensación de que buena parte de los problemas actuales con la juventud, la política, quizá incluso con la Iglesia, están relacionados con la falta de ilusión. Diría que, cuando un grupo de jóvenes ve como única opción para entretenerse el alcohol, está bastante claro que no hay una meta Sigue leyendo

San José Obrero

Hoy celebramos san José Obrero y no me he querido resistir a escribir unas palabras sobre él.

Una de las cosas que más me llaman la atención es que alguien que casi podríamos decir que es un “personaje secundario” en los Evangelios tenga en realidad tanta importancia. En los Evangelios casi ni se le menciona (lo que lleva a una sorpresa aún mayor cuando uno se entera de que sobre él se han escrito mares de páginas). No se recoge ni una sola de sus palabras. Pero lo que sí se recoge es más importante que todo eso. Por una parte, se dice que es un hombre justo. Y, por otra, se añade hasta qué punto se fiaba de Dios. No dudó en cumplir los encargos que Dios le hacía por medio de sus ángeles. Ni una pregunta, ni un comentario. Nada. Calla y obedece.

La Virgen María es la Llena de Gracia. Pero José, aun sin llegar a ese nivel, también estaba lleno de Dios. Toda su vida estaba orientada a cumplir su voluntad. No es raro que fuera elegido para hacer las veces de padre de Jesús. ¿Con quién estaría mejor?

Hace … Sigue leyendo

El motor de la vida

A veces, creo que todos lo sabemos por experiencia, las cosas se ponen especialmente cuesta arriba. Si se trata de una racha más o menos breve, la pasamos con cierta soltura. Pero cuando empieza a alargarse en el tiempo, llega a suponer un auténtico desafío para el aguante y la paciencia de quien lo está pasando.

En esos momentos, no suele valer de mucho que te den consejos prefabricados, de los que tanto abundan por ahí. Si lo pasas mal, lo pasas mal por muchas palabras bienintencionadas que te digan. Sí, es bueno que te acompañen, que no te sientas solo, que te ayuden en lo posible. Pero la batalla es tuya, no te la pueden quitar.

Puede ser un sufrimiento o un malestar de cualquier tipo, que vaya haciendo mella poco a poco. No tiene siquiera por qué ser algo brutal, con que sea algo que se repita continuamente, durante mucho tiempo, ya puede destrozarte moral e incluso físicamente. Y no digamos si eso que se repite es algo brutal.

Conozco a un matrimonio excepcional, que desean con toda su alma ser padres. Y que todos sus embarazos han acabado en aborto espontáneo. Ese … Sigue leyendo

Cásate y sé sumisa

Sí, soy uno de los pocos que van a opinar sobre este libro habiéndoselo leído. Según parece, me he arriesgado a mutar en un misógino violento, si hacemos caso a las opiniones que indican que “Cásate y sé sumisa” fomenta la violencia machista. Debo de ser un poco raro, porque no me ha afectado esa terrible influencia.

Comencemos por el título. Sobre si es acertado el hecho de que pueda resultar polémico no voy a entrar ahora, prefiero dejarlo para otra entrada y explayarme en ella a gusto. El hecho es que ha molestado a propios y extraños. En los extraños (a la Iglesia) es normal. Pero lo sorprendente es que a los propios también les haya molestado. ¿Nunca han leído la carta a los Efesios? ¿Nunca nadie se ha molestado en explicársela? ¿O nunca han tenido interés en saber qué quería decir lo que leían?

Ser sumiso en el contexto paulino implica estar siempre dispuesto a servir. No es ningún tipo de humillación. Como bien dice Pablo, el marido tiene que ser sumiso hacia la mujer y la mujer hacia el marido, pero cada uno con sus propias características. La mujer es la base de Sigue leyendo

Feminismo

Revuelo por el libro “Cásate y sé sumisa” (sobre el que procuraré escribir un poco la próxima semana), pidiendo incluso que se retire sin haberlo siquiera leído, las de FEMEN con lo de “el aborto es sagrado“, mujeres que prefieren apartarse de la familia para ser esclavas del trabajo… Todo esto tiene una palabra que lo caracteriza: feminismo.

El feminismo no comenzó mal. Al principio buscó el justo reconocimiento de la dignidad de la mujer, dignidad en no pocas ocasiones ignorada. Así, jugó un importante papel en su momento reivindicando una merecida igualdad en dignidad y ante la ley con el hombre.

Pero luego, empezó a perder el norte. Empezó a buscar igualarse al hombre en todo, olvidando que hombre y mujer son, gracias a Dios, diferentes y, por eso, complementarios. Ser diferente no implica que uno sea superior a otro. Reconocer que mi mujer y yo somos diferentes, cada uno con las características propias del sexo correspondiente, no es hacerla a ella inferior y a mi superior ni viceversa. Es observar la naturaleza de hombre y mujer y darse cuenta de que, el uno sin el otro, no somos nada.… Sigue leyendo

Matrimonio: o luchamos o perdemos

La rutina… Algo que es capaz de enfriar el amor a Dios si se lo permitimos, como decíamos en la entrada sobre la carta a la iglesia de Éfeso, y que también es un terrible enemigo del matrimonio.

Sé de casos de personas que se quedan más tiempo en el trabajo para no estar con sus cónyuges e hijos. Eso es patético. El caso disfrazado de piedad en el que el lugar de huida, en vez de ser el trabajo es la parroquia, no es menos lamentable. Es una rendición, aunque piensen que es libertad, que lo hacen por su familia o para servir a la parroquia. Es escapar, huir, de la responsabilidad adquirida en el momento del matrimonio. Y aquí no estamos para rendirnos como cobardes. El matrimonio no es una vocación de cobardes y pusilánimes. Es una vocación de luchadores. No me cansaré de decirlo: o luchamos todos los días o perdemos. No hay otra opción. Ninguna otra. O se lucha o se pierde.

Quizá el problema es no entender bien la rutina. No enfocarla adecuadamente. Porque rutina vamos a tener siempre. Pero … Sigue leyendo