Soy un fracasado, no le importo a nadie

FénixQuizá hayas tenido la tentación de pensar así en algún momento de tu vida. Te entiendo. Yo también. Tal vez esos pensamientos se repiten con frecuencia. Tal vez sean esporádicos pero intensos.

Ves que lo que haces, lo que dices, no tiene relevancia alguna. Que lo que tú haces está siempre equivocado, pero si lo hace el de al lado es lo correcto. Que tu opinión no tiene ningún valor. A veces estás rodeado de gente, incluso te saludan, te dan palmaditas en la espalda, te ríen las gracias, se sacan fotos contigo. Pero te sientes solo. Sientes que todo lo que hagas está condenado al fracaso porque lo has visto ya, porque ha sido así en tantas y tantas ocasiones que ya ni las puedes contar.

Te sientes fracasado. Como si tu vida no tuviera ningún sentido. Como si no importaras, ni tú ni lo que hagas. Eso sí, cuando alguien quiere algo de ti, no tiene problema en exigírtelo. Lo cual no hace más que añadir dolor.

Quizá también has sufrido o sufres la falta de amistades verdaderas. Quizá alguien que era casi como un hermano para ti te demostró que no, … Sigue leyendo

No somos inmortales

ReconciliaciónHay veces en la vida en las que sufres una sacudida tal que parece que todo se va a desmoronar. Hay momentos en los que recibes la peor de las noticias: la muerte de alguien cercano. Y siempre es de improviso. Da igual que haya sido por algún accidente o por una larga enfermedad, nunca te lo esperas.

Y, por eso, a veces dejamos cosas a medias, asuntos sin resolver, palabras sin decir, abrazos sin dar.

El hecho es que tenemos la tendencia a vivir como si fueramos inmortales. No solo tú o yo, sino todo aquel con el que nos relacionamos. Vivimos en la seguridad, absurda seguridad, de que habrá un mañana. De que podrás volver a hablar con esa persona. De que siempre podrás acudir a ella.

Pero la realidad es dura: puede que no haya un mañana para ti, para mí, para esa persona a la que has herido, para esa persona a la que no la dices todo lo que deberías que la quieres.

Y es que ciertas cosas tendemos a dejarlas para más tarde. Total, mañana le vuelvo a ver, ¿verdad? O, si no, al día siguiente. Pero tenemos que aprender … Sigue leyendo

Los límites del sufrimiento

El jueves pasado me sorprendía la noticia de la muerte de Chester Bennington, vocalista del grupo Linkin Park. Se había suicidado.

Esa noticia me entristeció mucho más de lo que había pensado que pudiera hacerlo. De alguna forma, sentí como si hubiera muerto también una parte de mí. La música de Linkin Park me ha acompañado a lo largo de tantos años. La voz de Chester, tan característica, interpretando algunas de mis canciones favoritas. Un pedazo de mí se había ido con él. Ahora, cada vez que escuche una de sus canciones sabré que no habrá más.

En seguida hubo quienes empezaron a simplificar lo que había ocurrido. Algunos, juzgándole como justicieros implacables, casi alegres por pretender que su tesis se cumple (“¡mirad a lo que lleva una vida de lujo y desenfreno!”, decía alguien). Otros, intentando entender lo que había ocurrido. Otros, llegando incluso a bromear.

Simplificaciones.

Pero, en realidad, nadie tiene ni idea. Y eso es lo que da más miedo.

¿Qué puede empujar a alguien a quitarse la vida? No creo que sea una pregunta a responder con simplificaciones de ningún tipo, ni de corte piadoso ni … Sigue leyendo

¿Quién dijo que fuera fácil?

¿Quién dijo que fuera fácil?«Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.» Jn 15, 20.

Podemos ver, sin demasiado esfuerzo, cómo ser cristiano es, cada día que pasa, más una actividad de riesgo que un agradable paseo primaveral. No sólo en los países en los que la persecución es cruenta y manifiesta, sino también en los que presumen de democracia y tolerancia. Por lo general, se trata de tolerancia para todo lo que no tenga nada que ver con la Iglesia. Profanaciones, blasfemias, insultos, humillaciones, laicismo impuesto, leyes que atentan contra la misma posibilidad de poder vivir la fe de forma coherente… El mundo nos odia. Es así. Tampoco es ninguna noticia, en realidad. Jesús ya nos avisó de ello. ¿Y sabéis qué? Es una buena señal. Quiere decir que la Iglesia sigue haciendo su papel. Lo preocupante sería lo contrario.

Esa es una tentación muy fuerte: hacerse agradable al mundo. Hacer un cristianismo digerible para todo tipo de estómagos. Asegurarse de que nadie me va a señalar, porque hago gala de un cristianismo admisible por … Sigue leyendo

El motor de la vida

A veces, creo que todos lo sabemos por experiencia, las cosas se ponen especialmente cuesta arriba. Si se trata de una racha más o menos breve, la pasamos con cierta soltura. Pero cuando empieza a alargarse en el tiempo, llega a suponer un auténtico desafío para el aguante y la paciencia de quien lo está pasando.

En esos momentos, no suele valer de mucho que te den consejos prefabricados, de los que tanto abundan por ahí. Si lo pasas mal, lo pasas mal por muchas palabras bienintencionadas que te digan. Sí, es bueno que te acompañen, que no te sientas solo, que te ayuden en lo posible. Pero la batalla es tuya, no te la pueden quitar.

Puede ser un sufrimiento o un malestar de cualquier tipo, que vaya haciendo mella poco a poco. No tiene siquiera por qué ser algo brutal, con que sea algo que se repita continuamente, durante mucho tiempo, ya puede destrozarte moral e incluso físicamente. Y no digamos si eso que se repite es algo brutal.

Conozco a un matrimonio excepcional, que desean con toda su alma ser padres. Y que todos sus embarazos han acabado en aborto espontáneo. Ese … Sigue leyendo

¡Por fin llegó la Cuaresma!

Para el mundo, la Cuaresma tiene un toque tristón. Sólo hay que ver cómo se contrapone con el Carnaval, que sería una cierta representación de la alegría según el mundo (comida, bebida, desenfreno).

Este año ha quedado aún más claro en el desfile de mi ciudad, en el que pude ver una carroza con un trono satánico seguida por otra con una custodia gigante con una calavera en el centro. Bien a las claras quedó quién es la medida de esa alegría falsa que nos ofrece el mundo.

Ante eso, la Cuaresma parece un período de sufrimiento, de tristeza. Pero no es así. Es un período de preparación para el mayor acontecimiento imaginable. Igual que cuando alguien tiene un examen se prepara, o cuando un atleta va a correr un maratón se entrena, la Cuaresma nos prepara mediante la penitencia, el ayuno y la abstinencia para encontrarnos con la Pasión y la Resurrección de nuestro Señor.

¿Tiene un toque de tristeza? Por supuesto. El Viernes Santo nos encontramos con Cristo muerto, abandonado por sus amigos, traicionado. Pero es que la cosa no acaba ahí. Ese no es el fin. Sólo es un hito, un punto al que … Sigue leyendo

Warrior (y II)

Una vez más, aviso de que a continuación hablaré de la trama de esta, en mi opinión, sensacional película. Por tanto, si no queréis que os desvele nada, mejor será que no sigáis adelante.

Desde el primer momento podemos ver que no se trata de una película de artes marciales al uso. Más bien, las artes marciales actúan como hilo conductor o catalizador de las relaciones entre los tres protagonistas principales. Pero no se regodea en la violencia ni la sangre. Las luchas están ahí para mostrar algo, para indicarnos cómo es cada uno de los dos hermanos.

También es interesante ver que, en realidad, no hay ningún “malo”. Es una historia de gente con sus problemas. Tommy, con mucho rencor y mucha rabia dentro, pero también dispuesto a hacer lo que sea para ayudar a la viuda de su compañero marine. Brendan, un padre de familia que ve que, si no hace algo, se quedarán sin casa. Paddy, un padre ex alcohólico que pegaba a su mujer, pero que ha cambiado y busca la reconciliación con sus hijos.

Es curioso que el título sea Warrior. Guerrero. En singular. ¿A cuál de ellos se referirá? Porque los Sigue leyendo

Warrior (I)

No suele ocurrir que una película de artes marciales te conmueva. Que te emocionen puede ser relativamente frecuente en las que te hablan de una historia de superación. Pero conmoverte es algo muy diferente. Y de esas es “Warrior“, de Gavin O’Connor. Quizá no hayas oído hablar de ella. Pero creo que merece la pena, incluso si no eres especialmente aficionado a las artes marciales. En esta entrada y en la siguiente hablaré un poco sobre ella. Espero que, como mínimo, haga que te pique la curiosidad.
Aviso: a continuación voy a destripar la película. Si no la has visto y no quieres que te descubra su trama, no sigas leyendo.
Esta película tiene tres grandes protagonistas: un padre y sus dos hijos. Y su relación se verá dentro del entorno de las artes marciales mixtas. Casi podríamos decir que las artes marciales mixtas son una excusa para mostrar esa relación.
  • Paddy Conlon: ex luchador, padre de Tommy y Brendan. Ex alcohólico. Pegaba a su mujer, lo que llevó a que ella y Tommy huyeran y Brendan se distanciara también de él. Ambos hijos fueron entrenados por él en las artes marciales mixtas.

 … Sigue leyendo

Sujetándose en la Cruz

Hace algún tiempo, recuerdo que le hablé a mis chicos de catequesis de la foto que acompaña a esta entrada, diciéndoles que era una de mis fotos favoritas de Juan Pablo II, ya que en ella se veía cómo se sujetaba en la Cruz.

Ellos me contestaron que claro, que si no se sujetaba se caía. Se referían al aspecto puramente físico, pero dieron en el clavo sin querer.

En la vida siempre habrá algún momento en el que nos tengamos que enfrentar al dolor, al sufrimiento, a la incertidumbre, al miedo. Nadie puede escapar de eso. Nadie.

Sin embargo, el cristiano tiene una ventaja: puede mirar a la Cruz. Puede agarrarse a ella en el momento de su sufrimiento. Puede darse cuenta de que su dolor no tiene por qué ser inútil. Que Dios mismo quiso compartir esa realidad tan humana hasta el límite: la muerte. Y una muerte de humillación y oprobio, tras haber sido torturado física y psicológicamente.

El misterio del mal puede llevarnos a pensar que Dios nos ha abandonado. Pero la fe nos hace … Sigue leyendo

La carta a la iglesia de Éfeso

El Apocalipsis es un libro riquísimo, lleno de significado. No se trata de un libro de catástrofes, sino de un relato sobre la victoria de Cristo y su Iglesia. No importa la persecución. No importan los esfuerzos del Enemigo. Cristo ha vencido. Eso no tiene marcha atrás.

El Apocalipsis también nos da algunas advertencias que, aunque estén en un escenario ubicado en el tiempo del apóstol Juan, son atemporales. Son válidas siempre.

Las cartas a las siete iglesias forman parte de esas advertencias. En ellas, Jesús indica lo que están haciendo bien, pero también en qué tienen que mejorar. Son consejos siempre actuales y que necesitamos tener siempre presentes.

Esta es la primera entrada de una serie en la que intentaré exponer el mensaje actual de esas cartas sin entrar en temas más teológicos que, aunque sean interesantes, harían demasiado largas las entradas. Comienzo con la carta a la iglesia de Éfeso (Ap 2, 1-7):

Al ángel de la iglesia de Éfeso, escribe: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, el que camina entre los siete candeleros de oro.
Conozco tu conducta: tus fatigas y tu paciencia; y que no puedes soportar a Sigue leyendo

1 2 3