Mi tiempo es oro

Hace ya bastantes años, en la universidad, teníamos que hacer una práctica en grupo. Los tres o cuatro (ahora no lo recuerdo bien) que formábamos el grupo en el que estaba yo nos habíamos reunido para ir haciéndola. En esto, uno de mis compañeros, al ver que no avanzábamos tan rápido como él habría deseado, decidió compartir con nosotros sus preocupaciones, porque “su tiempo era oro“.

“Mi tiempo es oro”, nos dijo. Inmediatamente pensé: “claro, y el mío, a ver qué se cree este”. Bueno, no recuerdo cómo siguió la cosa. Creo que, finalmente, la terminamos con éxito. Pero el punto importante es esa afirmación. Que, por cierto, es verdad.

Tenía toda la razón mi compañero. Pero le faltaba darse cuenta de que el tiempo de los demás era igual de valioso que el suyo. Y creo que, en el egoísmo que llevamos a cuestas todo el día, es una de las cosas que con más frecuencia olvidamos.

Llegar tarde a una cita sin un motivo real (yo recuerdo haber tenido que esperar hasta tres cuartos de hora alguna … Sigue leyendo

¿Oración larga u oración corta?

Como sabe todo el que tenga hijos, muchas veces encontrar un rato un poco extenso para la oración individual puede ser un esfuerzo titánico. Pero también es verdad que no es necesario que nos obsesionemos con ello.

No es raro tener la sensación de que, si no pasamos un rato más o menos largo rezando, no hemos rezado. ¿O no? A mí al menos sí que me pasa a veces. Y esto tiene su parte de razón. Al fin y al cabo, en el amor es vital relacionarse con la persona amada. A nadie se le ocurre que un chico y una chica puedan ser novios sin hablar nunca, sin comunicarse, sin conocerse. Eso da origen a largas charlas prácticamente por cualquier tema. Estás a gusto con la otra persona y quieres conocerla más.

Por tanto, cuando el amado es Dios, vemos también la necesidad de tratar con Él ratos largos hablando con Él, adorándole… Pero las miles de responsabilidades de cada día va haciendo que vayamos posponiendo ese momento hasta hacerlo inviable.

Pues bien, una buena posibilidad es olvidarse un poco de la cantidad y centrarse en la calidad. En hacer oración más breve, quizá más intensa, … Sigue leyendo