Citas del Youcat (III)

Nosotros no somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. Cada uno es deseado, es amado, es necesario.” Benedicto XVI.
¡Quién, a través de la observación y el contacto sensible con el maravilloso orden del universo conducido por la sabiduría divina, no es llevado a la admiración del constructor que todo lo ejecuta!” Nicolás Copérnico.
No creas que Dios quiere prohibirnos todo amor al mundo. No, debemos amarlo, porque todo a lo que Dios dio el ser es digno de nuestro amor.” Santa Catalina de Siena.
La confianza en la divina providencia es la fe firme y viva en que Dios nos puede ayudar y lo hará. Que nos puede ayudar es evidente, porque es omnipotente. Que nos ayudará es seguro, porque lo ha prometido en muchos lugares de la Sagrada Escritura y es fiel a todas sus promesas.” Beata Teresa de Calcuta.
Ningún sufrimiento carece de sentido. Siempre se funda en la sabiduría de Dios.” Santo Tomás de Aquino.
Dios susurra en nuestras alegrías, habla en nuestra conciencia. Pero en nuestros dolores grita. Son su megáfono para despertar a un mundo que no oye.” Clipe Staples Lewis.
Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida.” San Basilio Magno.
Reconócete como imagen de Dios y avergüénzate de haberla cubierto con una imagen ajena.” San Bernardo de Claraval.
Se hizo lo que somos, para poder hacer de nosotros lo que él es.” San Atanasio de Alejandría.
Habla de Cristo sólo cuando te pregunten por él. ¡Pero vive de tal modo que te pregunten por él!” Paul Claudel.
En realidad el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado.” Concilio Vaticano II, GS.
Allí donde disminuye la fe en la Madre de Dios, disminuye también la fe en el Hijo de Dios y en Dios Padre.” Ludwig Feuerbach.
La respuesta de María […] es la palabra más decisiva de la historia.” Reinhold Schneider.
Entre los pecadores y los justos hay comunión; porque en realidad no hay ni un solo justo.” Gertrud Von Le Fort.
Cada día el cristiano debe librar un combate que se asemeja al que Cristo libró en el desierto de Judea, donde durante cuarenta días fue tentado por el diablo. […] Se trata de un combate espiritual, dirigido contra el pecado y en definitiva contra Satanás. Es un combate que implica a toda la persona y que exige una vigilancia atenta y constante.” Benedicto XVI.
En ningún lugar del mundo ha sucedido un milagro tan grande como en la cueva de Belén: aquí se han unido Dios y el hombre.” Tomás de Kempis.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de