Conviértete…

Hoy, en la imposición de la ceniza, nos recordaban: “convertíos y creed en el Evangelio”. Ha comenzado la Cuaresma. Un período de preparación para encontrarnos con la Pasión y la Resurrección de Jesucristo. Un período para acercarnos más a Dios y a los hermanos, para creer y que se note, llevando así la Buena Nueva a los demás. Tenemos que empezar por convertirnos nosotros, que falta nos hace.

El Santo Padre indicaba, en septiembre, que “el daño a la Iglesia no lo provocan sus adversarios, sino los cristianos mediocres“. Tenemos que asumir, esta Cuaresma, que quienes más daño hacemos a la Iglesia somos nosotros mismos cuando no tenemos como meta de nuestra vida la santidad. Tenemos que desear con todas nuestras fuerzas ser santos, porque eso implica estar junto a Dios y luchar por acercarnos más a Él.

La Cuaresma es un camino hacia la Resurrección que nos tiene que servir para purificarnos y entrar más en el misterio de un Dios que se entrega a la muerte para darnos la Vida. Ante un Dios así, ¿cómo no querer estar junto a Él?

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.