Cuando se deja de lado la ética…

Cuando se abandona la ética, cuando el ser humano deja de tener el valor y la dignidad que le corresponden, cuando el ser humano sólo es un objeto, ocurren cosas tan repugnantes como la noticia que he leído hoy en Diario de Burgos: Unos “científicos” del Reino Unido pretenden unir células humanas con óvulos de oveja o de vaca. La excusa es la de siempre: según ellos, es posible que en algún momento futuro esas quimeras sirvan para curar algo de algún tipo. La misma excusa para experimentar con células madre embrionarias, aun sabiendo que las adultas son las únicas que ya han dado buenos resultados. La misma excusa para la clonación. La misma excusa de siempre. El mal siempre se disfraza de bien para que los incautos crean que realmente son lo que dicen. Pero, cuando te paras a pensarlo, está clara la naturaleza del mal. Experimentar con seres humanos era tan reprochable en la época nazi como ahora. Sin embargo ahora, con propaganda más generalizada y con un alcance mucho mayor, parece como si fuera algo lógico, incluso positivo, sacrificar seres humanos o experimentar con ellos. Pero no debemos dejarnos engañar. Como dijo San Pablo en su segunda carta a los Corintios, capítulo 11, versículos 14-15: “…el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por consiguiente, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de la justificación. Su fin corresponderá a sus obras.”

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.