¿De este van a tomar ideas en el colegio de mi hijo?

Hace no mucho estaba feliz. Habían admitido a mi hijo en el colegio en el que estudié yo de pequeño, el Círculo Católico de Obreros. Tengo buenos recuerdos de los profesores, en especial del padre Hernando y del padre Carlos Conde. Fieles jesuitas de los de toda la vida, de los que antes habrían muerto que permitido el avance de los ataques a la Iglesia. Grandes sacerdotes, y muy buena educación católica.

Esa felicidad se desdibujó un poco cuando vi que, al menos en la web, del colegio “Círculo Católico de Obreros” había desaparecido “Católico de Obreros”. Pero bueno, te queda el beneficio de la duda, el pensar que se tratará de hacerlo más “moderno”. Vale.

Luego, en la primera reunión con la profesora, nos habló de que, cada curso, lo dedican a un tema y que, en este curso, tocaba “educar en la solidaridad“. Bueno, en mi época no teníamos que hacer cosas de esas. La solidaridad va implícita y explícita en el catolicismo, y se supone que van a dar educación católica. Pero vale, aceptémoslo también.

Ahora bien, cuando ves que organizan una conferencia para lo de “educar en la solidaridad” y ves que te traen al famoso padre Ángel, ya todas las alarmas empiezan a sonar de una forma escandalosa. Podéis echar un vistazo a la noticia en el Diario de Burgos.

Como primera reflexión, la noticia en sí está tremendamente lejos de lo que se supone que debe ser la práctica periodística. ¿No tendrían que limitarse a informar de hechos, en lugar de a interpretarlos? Bueno, pues no parece que hagan eso cuando hablan de las “apocalípticas manifestaciones que la Iglesia Católica y sus grupos de presión organizaron en ese punto de  Madrid para oponerse a la reforma legislativa que permitió el matrimonio igualitario en tiempos de Zapatero dando derecho a casarse a las personas homosexuales”. Vamos, ante todo buen hacer periodístico, ¿eh? Esa es la calidad de uno de los principales periódicos de Burgos. A no ser que se refieran a palabras textuales del padre Ángel, con lo que deberían ir entrecomilladas. En cualquier caso, periodismo del malo.

Como segunda reflexión, destacar la bilis que este personaje rezuma hacia la Iglesia a la que se supone debería amar y servir.

Pero aún peor me ha sentado la bilis contra Benedicto XVI. Es como ver a un mosquito atacando a un león, y la verdad es que da grima. Es patético. Más aún cuando resulta que Francisco también ha hablado sobre el tema, y no en los términos que a este hombre le gustaría. Aunque, claro está, suponer que esté informado al respecto va a ser mucho suponer. Está muy ocupado recibiendo premios y sacándose fotos con los políticos de turno.

Lo que me lleva a la tercera reflexión: ¿no le extraña que, cuando Jesús lo que prometió para quien le siguiera fueron persecuciones, a él le den tantos premios y le aprecien tanto los políticos? ¿En serio no le resulta sospechoso?

Cuarta reflexión: la falacia de que ahora somos mejores que hace 50 años es de risa. Sólo hay que ver a qué niveles llega el aborto, la desestructuración familiar, el terrorismo (ahí está el Estado Islámico, que vaya a decirles lo majos que son)… Sí, somos fantásticos. Buenísimos, oye. Ya, dentro de poco, angelitos.

Quinta reflexión: la familia no está en crisis, dice. Hombre, si le llama familia a cualquier cosa, pues claro que no. Curioso, en mis tiempos no necesitábamos que nadie nos anduviera explicando qué teníamos que entender por familia. Sabíamos perfectamente lo que era, por mucho que en las realizaciones concretas de cada familia hubiera mayores o menores defectos, algo lógico por la naturaleza caída del ser humano. Ahora parece como si tuviéramos que andar debatiendo lo que es la familia, cuándo un niño es niño, lo que es el matrimonio… Cosas que en mi época estaban clarísimas y que la Iglesia también tiene clarísimas. Excepto algunos elementos, por lo que se ve. Elementos muy queridos por el mundo.

Desde luego, asumo que hará buenas obras solidarias y todo eso. Pero falla en lo básico: se supone que es un sacerdote. Se supone que ama y obedece a la Iglesia. Se supone que su labor es evangelizar. Se supone… Pero no son más que suposiciones. No me parece el mejor ejemplo a tomar para un colegio que se supone católico. Se supone, siempre se supone.

Pues bien, parece que mi colegio ha cambiado bastante desde que yo estuve. Es algo que lamento profundamente. El fuego amigo siempre hace más daño. Y más cuando el “amigo” se encargó, en parte, de educarte. Y más aún cuando el fuego afecta a tu hijo.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

4 Respuestas

  1. Maria

    Querido Jorge, coincidimos en varias cosas, también soy informática y además llevo a mis hijas a un colegio católico que parece católico porque es de una orden religiosa pero que parece que poco tiene que ver con lo que imagino que deseaba su fundador… Espero leer tu experiencia y sugerencias al respecto a ver si entre todos podemos mejorar o al menos paliar estas situaciones ¡Gracias!

    • Jorge Sáez Criado

      Muchas gracias por tu comentario, María. Por lo que veo, es algo relativamente generalizado. Es frustrante esta situación, la verdad. Pero bueno, habrá que ver cómo contrarrestar esta situación y cómo cambiarla, si es posible.
      Espero no tener que volver a escribir sobre este tema, pero sospecho que ha sido solo el principio.

      Un saludo y muchas gracias. Y mucho ánimo.

  2. Natalia

    Hola Jorge, mis hijos cursan en un Colegio Católico tengo 8 años en esta institución de los cuales 7 he sido catequista y todo bien (creía yo) este año la dueña y directora del colegio ha cambiado un poco la doctrina, no apegandose a lo que nos pide el Catecismo de la iglesia Católica, sino mas bien a lo que ella cree, a lo que ella le importa veo ahora como hace años comenzó la deserción en nuestra Iglesia con personas como Lutero que quiso acomodar la Fe a sus intereses…. Pero no estamos dispuestos a ceder esto no se vale y me doy cuenta que esto va mas alla de esta Comunidad, gracias por compartir este artículo..

    • Jorge Sáez Criado

      Gracias a ti por tu comentario. Creo que lo más importante que podemos hacer es que nuestros hijos nos vean fieles a la Iglesia. Si vemos que les enseñan algo equivocado, corregirles sin miedo. Que sepan que no todo lo que dicen sus profesores es verdad. Y hablar de todo esto. Que se sepa que de católicos tienen poco. Al Enemigo no le gusta que se vean sus trucos.

      Mucho ánimo, que la lucha va a ser complicada. Pero estamos en el lado correcto.