Despidiéndome de un amigo

El día 6 de julio de 2013 fallecía en Valladolid el padre Federico García Unquera, S.J., quien ha sido mi confesor y director espiritual durante años, hasta que, debido a la enfermedad, tuvo que ser trasladado a la casa que la Compañía tiene en Villagarcía de Campos, que tiene enfermería, para ser mejor atendido.

En la homilía de la Misa que los jesuitas celebraron ayer por su alma el sacerdote recalcó algo que, ciertamente, definía al padre Unquera: era un mediador de la misericordia divina. Pasaba horas y horas en el confesionario, siempre escuchando, siempre con buena cara, siempre ayudando, dando buenos consejos. Siempre. Incluso cuando necesitaba bastón para caminar, y lo hacía muy lentamente, él se empeñaba en ir a confesar. Aunque sus compañeros le dijeran que no estaba como para ir a confesar, él quería seguir desgastándose como mediador de la misericordia de Dios. Una anécdota que puede parecer nimia, pero que a mí me ayudó mucho fue que, un día, después de contarle mi ristra de pecados, le dije: “Pues estas son mis miserias.” Y el me respondió: “No, esas eran tus miserias.“. Quizá él me haya ayudado más que nadie a entender la grandeza de la Confesión.

De él he conocido el discernimiento ignaciano. Y, en gran medida  por “su culpa” he ido adentrándome en la espiritualidad ignaciana. La de verdad, no la deformación que otros hacen y que no se parece en nada.

Un hombre humilde, paciente, discreto, que hasta para morir ha sido discreto. Alguien que ha pasado 67 años de su vida entregado por completo a Cristo, a mayor gloria de Dios. Y que, con 86 años, seguía entregándose a Él cada día.

Podría decir muchas más cosas, pero entonces no acabaría nunca. Sólo quiero pedir oraciones por su alma. Seguro que no tardará en encontrarse con su querido Ignacio y, juntos, alabarán eternamente al Dios al que ambos conocieron hasta gastar sus vidas por su Amor.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.