El arte, necesario en la cultura de la vida

El arte, necesario para la cultura de la vidaEl día 25 de este mismo mes de octubre de 2016, el papa Francisco envió un tuit que decía: «Hoy más que nunca tenemos necesidad de que la política y la economía se pongan al servicio de la vida.» Y sí, tenemos esa necesidad. Pero, sin ánimo de enmendarle la plana, al retuitearlo añadí algo más, algo que me parece importantísimo: «Y el arte. Sólo con política y economía no se va a ganar esta batalla. Hace falta mostrar la belleza de la vida. De toda vida.»

La política y la economía son dos ámbitos muy importantes, es cierto. Pero no podemos olvidar que esos ámbitos son lo que son porque queremos que lo sean. Así, sin tapujos. Queremos que lo sean. De lo contrario, ¿cómo se explicaría que un absurdo como la ideología de género vaya ganando posiciones tan rápido? ¿O que todos los partidos que están en el Parlamento tengan los mismos valores (por llamarlo de alguna manera) respecto a algo tan importante como la vida, por seguir con el ejemplo del papa?

Porque es lo que la gente vota.

Sea por el mal menor o por estar convencidos de que sea la mejor opción, el hecho es que es lo que tenemos. Es lo que la inmensa mayoría elige una y otra vez.

Una y otra vez. Para luego quejarse de lo que ha salido. Es de locos.

Pero a lo que voy es a que lo que hay que cambiar es la mentalidad de la gente. No ha sido la política la que ha ido efectuando este lavado de cerebro que padecemos. La política es el último eslabón. Ha sido el mundo de la cultura. Un mundo que nos hemos empeñado en ir dejando aparte, dándoselo regalado sin lucharlo a las ideologías que ahora se reparten el pastel.

Pues ahí es donde hay que incidir.

El arte es un medio muy poderoso para transmitir ideas, valores, sentimientos. Y no me ciño a la escritura, que es el campo que más conozco. La pintura, la escultura, la arquitectura… Todo puede colaborar. Un simple ejemplo: ¿qué tipo de iglesia transmite más la idea de misterio, de gloria, de alabanza a Dios: un bloque de hormigón de los que hacen en la actualidad o una iglesia románica o gótica? Creo que me entiendes a la perfección, ¿verdad?

Mediante el arte, mediante la cultura, podemos cambiar las cosas. Sí, rotundamente sí. Podemos y debemos. Los culturetas de las ideologías predominantes lo hacen. Sin ningún tipo de complejo. Y lo más grave es que les aplaudimos y luego nos acobardamos a la hora de plasmar nuestras ideas, nuestra fe, en las obras que, con esfuerzo, elaboramos. Pero aquí también se cumple lo que decíamos de que uno plasma su interior en sus obras. Si uno es un cobarde camaleónico, se va a ver cómo cambia de rumbo según unas ideologías cobren más o menos fuerza. Se va a ver cómo se pliega a los dictados de lo que el mundo quiere ver. Cómo dice lo que todos quieren oír. Un artista así sólo ayudará a que todo siga igual.

Los artistas católicos tenemos una responsabilidad. Cambiemos el mundo.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de