¿Escritor católico o católico que escribe?

Escritor católico o católico que escribeEn ocasiones se han contrapuesto las expresiones “escritor católico” y “católico que escribe”. Esta contraposición tiene su origen en la idea de que el escritor católico sería aquel que escribe sólo textos edificantes, libros de oraciones, etc. Sin embargo, no termino de estar de acuerdo en establecer tal dicotomía.

Partamos de un punto esencial, nunca lo bastante repetido: ser católico no es como ponerse un sombrero. No te lo puedes quitar cuando moleste ni te lo puedes poner cuando quede bonito. Es algo que impregna por completo tu vida y tu ser. O, al menos, se supone que debería ser así.

Ya sabemos que a los poderes políticos les encantaría que así fuera. Y también sabemos que hay católicos que procuran esconder convenientemente su fe cuando les pueda causar algún tipo de incomodidad. Sin embargo, un católico lo tiene que ser las veinticuatro horas del día.

Entonces, ¿qué diferencia ser escritor católico de ser un católico que escribe? En mi opinión, nada. Se trataría de una dicotomía totalmente artificial, seguramente surgida por algún tipo de desprecio injustificado por parte de algunos escritores católicos hacia quienes escriben obras piadosas o ensayos sobre temas morales, como si fueran escritores de segunda. Sin embargo, el escritor católico y el católico que escribe, necesariamente son lo mismo. No puede ser de otra manera. Esto es así por lo dicho antes: yo no me puedo quitar el sombrero de católico mientras escribo, para luego volvérmelo a poner como si nada. Yo, mientras escribo, soy católico. Igual que lo soy mientras leo, mientras hablo o, incluso, mientras como.

Ser un escritor católico no implica tener que escribir sobre la Iglesia, igual que ser católico tampoco implica que sólo voy a poder leer encíclicas y exhortaciones apostólicas. Es algo que se puede hacer, pero no es ninguna obligación. El escritor escribirá sobre lo que decida escribir. Sobre aquello sobre lo que le guste escribir. O sobre lo que crea necesario escribir. Y, mientras escribe, seguirá siendo católico. Hoy puede que escriba una novela de fantasía. Después, una novela negra. Y, mientras, quizá, unos libros para ayudar a la oración de los chicos de catequesis. ¿Por qué no?

Fabrice Hadjadj escribe unos ensayos impresionantes. Chesterton escribía novelas y ensayos. Tolkien ideó todo un universo nuevo. Las novelas de Michael D. O’Brien están entre mis favoritas. Dean Koontz escribe novela. Y tantos otros, repartidos por todo tipo de género: ensayo, novela, poesía… ¿Escritores católicos o católicos que escriben?

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.