¡Éxito sin precedentes de la manifamilia!

¡Sí, ya ha sido el día! Entre un millón y medio y dos millones de personas se han manifestado la tarde de este día 18 de Junio de 2005 en Madrid para hacer ver al gobierno de España y al mundo entero que los españoles no somos unos borregos que aceptan que se nos pisotee y se destroce aquello en lo que creemos, aquello que es el futuro de toda nación, aquello que es la base de cualquier Estado: La familia.

Hoy se ha visto en todo el mundo cómo una manifestación multitudinaria puede ser una gran fiesta de reivindicación de los derechos de los niños, sin ningún incidente en absoluto. Hoy se ha visto en todo el mundo cómo los españoles no aceptamos las imposiciones de un gobierno que poco tiene de democrático. El pueblo ha hablado, señores gobernantes. Y el mensaje ha sido claro. ¿Seguirá demostrando su intolerancia y antidemocracia o tomará una decisión responsable por una vez y hará caso a aquellos a quienes se supone que representa?

Dice la Delegación del Gobierno que sólo han sido 160000 personas. Creo que cualquiera que eche un vistazo, aunque sea de pasada, a las imágenes de la manifestación se dará cuenta de que no encajan ni de casualidad esos números. Pero, ya se sabe, la manipulación en los números de los manifestantes suele ser una constante.

El hecho es que se ha visto la cantidad de autobuses, trenes y aviones que han llevado gente a la manifestación. Se ha visto la ingente cantidad de gente a favor de la familia. Vamos, que va a ser que no, que no cuela lo de rebajar el número. Para mí que falta algún cero a la derecha.

Por supuesto, los medios de comunicación afines al gobierno no han mostrado demasiada atención a la manifamilia. Pero se veían avances informativos, y eran impresionantes. No han podido utilizar nada en contra de la manifamilia, que aprendan para sus propias manifestaciones, como esas del 13M, o de esas huelgas de hace algún tiempo: No hace falta ni insultar ni amenazar, siempre, claro está, que se trate de reivindicaciones legítimas. Como en esta ocasión.

Sin embargo, se ha visto. Lo han visto en el gobierno (gracias, de la Vega, por respetar el derecho a manifestarse de los españoles que no comulgan con las ideas del gobierno. Es todo un detalle que respete nuestros derechos constitucionales, por lo menos alguna vez.). Lo han visto en Madrid (¡como para no verlo!). Lo han visto en toda España. Y lo han visto en el resto del mundo (incluso en los embajadas españolas en las que ha habido concentraciones delante de apoyo a la manifamilia).

Un comentarista de Tele5 se sorprendía de que no había una afluencia masiva de obispos y sacerdotes. Lo que parecen no entender es que el movimiento social de la Iglesia corresponde especialmente a los laicos. Siguen creyendo que la Iglesia sólo son los sacerdotes y los obispos, y están muy equivocados. Iglesia somos todos los bautizados. Y no somos pocos, precisamente.

Aparte, claro está, de que no era una manifestación exclusivamente católica, como ya hemos comentado con anterioridad. Muchos ateos han participado, al igual que de todas las confesiones religiosas.

Una puntualización a de la Vega: Según ella, “los que se manifiestan hoy lo hacen para exigir que un derecho se le niegue a otros”. Pues bien, está muy equivocada, como casi siempre (supongo que alguna vez acertará en algo). Como ha quedado muy claro y muy obvio desde el principio (desde que se convocó la manifestación) hasta el final (en la propia manifestación), lo que se exige es que a las cosas que son distintas se las reconozca distintas. Y que se protejan los derechos de los niños a tener padre y madre, derecho que se han saltado a la torera en el gobierno para tratarlos como mascotas. Esa es la realidad, y no las fantasías que se inventa el gobierno para salir al paso. Ellos se saltan los derechos más elementales, ¿y esperaban que no hubiera réplica? Pero ¿por quiénes nos toman?

Dice esta buena mujer que si no es apoyar a la familia subir el salario mínimo, ofrecer más becas, bla, bla, bla. Vamos a ver, señora de la Vega: Que usted crea que lo único importante es el dinero no tiene nada que ver con los pensamientos de los demás. Sólo indica en qué piensa realmente. La familia no es dinero. Si destruye los cimientos de una familia, ¿para qué queremos su dinero? Que, por cierto, es nuestro dinero, no su dinero, ya que lo sacan de nuestros sueldos. Primero, proteja a la familia. Proteja los derechos de los niños. Ayude a las madres solteras. Mucho hablar de dinero, pero ¿dónde está el sueldo para las amas de casa? ¿Dónde están las ayudas para familias numerosas? Se les ve el plumero, es evidente que las familias les importan un comino. Deje de hacer demagogia barata y deje de intentar comprarnos, por favor.

¡LA FAMILIA SÍ IMPORTA! ¡POR LA LIBERTAD, Y POR LOS NIÑOS!

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de