Hágase

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: lucha | 0

Dijo Dios: «Exista la luz». Y la luz existió. (Gn 1, 3)

El libro del Génesis muestra muy a las claras el poder de Dios. No se trata, como en tantas mitologías, de una especie de Hágasedemiurgo que necesita de algo anterior y, con trabajo, va formando los diferentes seres que pueblan el universo. Tampoco es alguien que tenga un contrario, como una especie de yin-yang.

Dios, el dios cristiano, es omnipotente. En el Génesis se le muestra creando todo un universo con tan sólo quererlo. Mediante su Palabra. No hay ningún esfuerzo. Ninguna materia anterior. No hay nada. Y Dios lo crea todo, de tal manera que queda claro que tiene un completo dominio sobre su Creación. Todas las fuerzas de la naturaleza están sometidas a Él.

Podríamos llamar a Dios “el dios del hágase“. Y eso nos da una pista muy importante, porque nos indica qué actitud es la correcta respecto a Él. Se trata de algo que quien mejor lo entendió fue la Virgen María. ¿O no recordamos que la redención vino precedida de su “hágase en mí según tu palabra”? Pues esa es la actitud: dejar a Dios que haga. Aceptar su obra en uno mismo, sin dudar de su poder. Al hágase de Dios hay que responder con el propio hágase.

Todos los santos, al final, coinciden en este punto. Todos, sin excepción, han dado el protagonismo de sus vidas a Dios. Y, a partir de ahí, han trabajado ellos. Pero siempre, siempre, el primero es Dios. Siempre.

Esto no es una teoría. Por experiencia sé que esto es lo mejor. Y también sé por experiencia que este “abandonarse a Dios” se suele entender mal. No se trata de sentarse a esperar a ver qué ocurre. La Virgen no se quedó esperando. De hecho, lo primero que hizo fue ir a ayudar a su prima. Y seguro que preparó un montón de cosas para su Hijo. San Ignacio de Loyola no se quedó mirando a ver si la Compañía de Jesús salía adelante. Puso todo de su parte para que eso ocurriera. Así pues, esas ideas de que sólo tenemos que tener fe y no actuar, poco tienen de verdaderas.

Es algo que puede estremecer: un dios omnipotente pide tu colaboración en su plan. Una vez más, desde el libro del Génesis lo podemos ver. Crea al ser humano y le da una tarea: cuidar de Su Creación, completándola. Desde el Génesis hasta cada uno de nosotros nos pide que le escuchemos y que tengamos confianza en Él.

Es tu elección avanzar hacia lo mejor o conformarte con lo mediocre. Tú decides.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.