Jugando a ser dioses

Leo en el diario gratuito 2o minutos que nace en Alicante el primer bebé libre de la enfermedad de los huesos de cristal. Esto se ha conseguido mediante la selección de embriones, y aunque deseo de todo corazón que la niña viva feliz libre de esta enfermedad no me queda más remedio que hacerme una serie de preguntas:

– ¿Quién ha determinado que los demás embriones, tan humanos como el seleccionado finalmente, no merecían vivir?
– ¿Qué parámetros rigen a la hora de determinar si la vida de un ser humano merece o no ser vivida?
– El hecho de estar enfermo, de saber que un ser humano va a nacer enfermo, ¿es excusa para decidir que su vida no merece la pena?
– ¿Por qué ese empeño en disfrazar como algo positivo un hecho que ha supuesto la muerte de una serie de seres humanos en fase embrionaria?

Espero, como ya he dicho anteriormente, que la niña tenga una vida larga y feliz. Pero también espero que la sociedad y los propios padres de la niña se den cuenta de lo que han hecho. Según la actuación de estos padres, ellos mismos no deberían haber nacido al tener esta enfermedad y como consecuencia nunca habría nacido esta niña. Visto lo visto, ¿a quién le pertenece la potestad de decidir sobre la vida ajena? ¿Podría la niña decidir que, dado que sus padres tienen esta enfermedad, tampoco sus vidas merecen la pena?

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de