La Epifanía del Señor

Epifanía del SeñorHoy hemos celebrado la Epifanía del Señor. Epifanía es una de esas palabras que vienen del griego y que todos los años por estas fechas se nos recuerda lo que quiere decir. Y cuyo significado tendemos a olvidar rápidamente, al menos en parte.

Epifanía significa manifestación. Se trata de la manifestación del Señor a todos los pueblos de la Tierra. Jesús había nacido como judío, como el Mesías de Israel. Pero quiere dejar claro desde el principio que no ha venido sólo por ellos, sino que está aquí para todos. Y se manifiesta a los Reyes en representación de los pueblos gentiles. Reyes que le reconocen y le ofrecen regalos como verdadero Dios, verdadero Rey y verdadero Hombre.

Pero no es la única vez que Dios se manifiesta. Toda la historia de la salvación es la historia de la manifestación de Dios a los hombres para su salvación. Porque no podemos olvidar el motivo por el que ocurre esta Epifanía (lo hemos leído en la primera lectura): “Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece Yahvé y su gloria sobre ti aparece.” (Is 60, 2). El Señor ha venido a traer luz. Lo vemos en el prólogo de Juan: “La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre, viniendo a este mundo.” (Jn 1, 9).

Sin embargo, aun conociendo a quien es la Luz, se es libre de rechazarle. ¿Qué es lo que hacen los sumos sacerdotes cuando los Reyes Magos van a preguntar a Herodes porque han averiguado que el rey de los judíos había nacido? ¿Salen corriendo a buscar al que sería su rey? Pues no. Pero no porque no sepan quién es ni dónde está. Responden muy correctamente que nace en Belén. Lo podéis leer en el texto del Evangelio de hoy, Mt 2, 1-12. Saben que es el rey de los judíos. Saben dónde ha nacido. Y saben que ha nacido porque se lo han dicho los Magos. ¿Y qué hacen? NADA. Un clamoroso vacío. Informan y ya está.

Ahora nos toca a nosotros ser esa manifestación. O, al menos, su principio. Recordemos que tenemos un deber inexcusable que viene del propio Cristo: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” (Mt 28, 19-20). También en el mandato que da al endemoniado de Mc 5, 1-20 después de liberarle y que este quisiera seguirle: “Vete a tu casa, con los tuyos, y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo y que ha tenido compasión de ti.

Jesús nos envía para ser las estrellas que guíen a aquellos con los que nos encontremos. Y, como la estrella de los Reyes, tenemos que guiar hacia la Luz verdadera. Es decir, hacia Jesucristo. La luz que podamos tener no es más que un reflejo de esa Luz, pero tiene que llevar a ella. Esta es la parte del significado profundo de la Epifanía que tendemos a olvidar. ¡Qué bonito, que vienen los Reyes! Ya, claro. ¿Y después? ¿Como los sumos sacerdotes a los que pregunta Herodes?

(Publicado originalmente el 6 de enero de 2014).

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.