La Epifanía: un Dios cercano

Hoy, 6 de enero, celebramos la Epifanía del Señor. Epifanía quiere decir “manifestación“. Se trata de la manifestación de Nuestro Señor a todas las naciones, representadas en los tres sabios de Oriente.

Esto nos lleva a pensar lo cercano que es Dios. Como dice la carta a los Hebreos, “Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas. En estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo el universo.” (Hb 1, 1-2).

Y así es. Toda la Biblia nos muestra esa cercanía, ese hablar de Dios. Un punto especialmente importante es ese “Yo soy”, nombre con el que Dios se identifica ante Moisés en Ex 3, 14. Los judíos eran y siguen siendo conscientes de la magnitud de tal nombre. Los cristianos también lo éramos, pero parece que con el tiempo nos ha llegado a parecer una especie de trabalenguas. “Yo soy el que soy”. No se trata de una forma de eludir el dar un nombre, sino más bien una forma de dar un nombre que un ser humano pueda comprender de alguna manera. Hace referencia al ser de Dios, a que sólo Él es. Los demás hemos recibido la existencia, como todo el universo. Pero Él es el único que es. Todo ser viene de Él, pero Él no ha recibido el ser de nadie. El Creador del Universo se toma la molestia de revelar Su nombre a sus criaturas.

Pero la cosa no quedó ahí. Además de darnos Su nombre nos dio a Su Hijo, a la segunda persona de la Santísima Trinidad. En Él, Dios y el hombre se unieron de una forma prácticamente imposible de imaginar, que sólo podemos conocer gracias a la Revelación. Dios asume la naturaleza humana para redimirnos. Y nos da otro nombre más: Jesús. Que, además, es Emmanuel, “Dios con nosotros”. Y que se entrega cada día hasta el punto de dejarse comer en la Eucaristía.

Y, a continuación, tras la Ascensión es enviado el Espíritu Santo, que guiará a la Iglesia a través de los siglos. Que inspiró a los evangelistas. Que habló por los profetas. Que nos ayuda a buscar a Dios y a entender todo en referencia a Él.

Dios no es un Dios lejano. Continuamente se ha ido mostrando al hombre, se nos ha ido manifestando. Y, ahora mismo, sigue gritándonos desde la eternidad algo tan simple como “te amo”.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de