La oración de San Francisco

Por cierto, que desde hace unos días quería poner aquí una de las oraciones más bellas (al menos en mi opinión) que ha dado el cristianismo, para celebrar el haber pasado de las 1000 visitas. Bueno, el hecho es que quería ponerla, lo de las visitas es sólo una excusa. 😉

Se trata de la oración de San Francisco de Asís, espero que os guste al menos tanto como a mí.

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz.
Que ahí donde haya odio, ponga yo amor;
que ahí donde haya ofensa ponga yo perdón;
que ahí donde haya discordia,
ponga yo armonía;
que ahí donde haya error, ponga yo verdad;
que ahí donde haya duda, ponga yo la fe;
que ahí donde haya desesperación,
ponga yo esperanza;
que ahí donde haya tinieblas, ponga yo la luz;
que ahí donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Oh Divino Maestro,
que no me empeñe
tanto en ser consolado, como en consolar;
en ser comprendido, como en comprender;
en ser amado, como en amar;
pues dando es como se recibe,
perdonando se es perdonado y muriendo
se resucita a la vida eterna.

Amén.

La verdad es que, si alguien me preguntara en qué consiste ser cristiano (aparte de los aspectos teológicos, claro), me costaría hacer un resumen mejor que esta oración. El cristiano, desde su fe en Cristo, debe buscar cambiar el mundo. Es algo que no me cansaré de repetir. Y el mundo se cambia haciendo todos los días lo que dice en esta oración San Francisco.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.