¡No en mi nombre!

Sí, de acuerdo, ya sé que dije que no iba a hablar de política aquí. Sin embargo, creo que este tema transciende la política para encontrarse con la ética. Está claro, me refiero a la negociación con los terroristas.

Anteayer, 4 de Junio, tuvo lugar en Madrid una manifestación multitudinaria para exigir al gobierno de España que se olvide de negociar con ETA y que respete a las víctimas del terrorismo.

El presidente del gobierno ha declarado, como no podía ser de otra forma, que vale, que respeta la manifestación, pero que va a seguir igual. Vamos, que su talante ha debido quedarse en Israel, con Rovira, y aquí ya no escucha al pueblo al que dijo que iba a escuchar.

Pero es más. Ha declarado que “juzga un «fracaso» de fondo por «la total ausencia de personas relevantes de la sociedad civil»”. ¿Personas relevantes? ¿No son relevantes entre 850000 y un millón de personas? ¿Es Zapatero un elitista que sólo hará caso si viene alguien a quien él considere “relevante” y le llama la atención?

La verdad es que tiene narices hasta qué punto se puede ser hipócrita. Desoye a miles de personas (entre ellas, las víctimas, que digo yo que en todo ésto, algo tendrán que decir), y tiene las narices de decir que no había nadie relevante. Su amiguete Peces Barba dice que no va a la manifestación porque es para que el gobierno cambie de parecer, y se queda tan tranquilo. ¿No se supone que ese hombrecillo representaba también a las víctimas? Está claro que sólo representa al gobierno.

Señor Zapatero, ante los terroristas el único diálogo que cabe es que digan dónde están, para ir a encarcelarlos a todos. Cualquier otro diálogo supondría una negociación, y no es ético negociar con alguien a quien la vida humana (excepto la suya, claro), le importa un pimiento. Sólo saben negociar con violencia, porque realmente no tienen ningún argumento, y ellos lo saben.

¿Negociaría con ellos si le hubieran intentado matar a él o a alguien cercano?

Ya está bien de utilizar el terrorismo como forma de política. De lo contrario, será cómplice de todo lo que haga el terrorismo, y se hará tan culpable como los propios terroristas.

¡No en mi nombre!

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de