No es hipócrita

En libertad una mujer canadiense que estranguló a su hijo recién nacido. Parece ser que, según la juez en cuestión, el hecho de que no haya una ley contra el aborto en Canadá implica que los canadienses simpatizan con la madre.

De acuerdo, se trata de una inferencia lógica que es sencillamente ridícula. Pero se muestra que la juez no es hipócrita: reconoce que lo mismo es abortar que estrangular a un niño recién nacido. Y deja claro que es más grave ensuciar el jardín del vecino con los restos de su propio hijo (por lo que tendrá que cumplir una pena) que matar a un hijo.

Y ese es el mundo feliz de los abortistas. Bueno, no tanto. Si la madre estrangula al niño, el abortista no cobra. Y, visto lo visto, sale gratis también en los tribunales. Repugnante.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de