Once ideas a la hora de ir a misa

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: Iglesia | 2

En la entrada anterior hablaba (o, más bien, me quejaba) de la actitud que veo muchas veces en misa. Una actitud reveladora de un secularismo que avanza de forma atroz. Pero como no quiero que la cosa quede como algo puramente negativo, me gustaría dar unas pocas ideas que nos pueden servir (a mí el primero) a la hora de ir a misa.

  1. Procura tener claro a lo que vas y ante quién vas a estar. No se trata de la frutería, ni del bar. Vas a estar en la Última Cena, en el Calvario y ante Cristo resucitado, todo a la vez.
  2. Vístete en consecuencia. No irías de cualquier manera a visitar a alguien importante, ¿no? Pues qué menos que ir ante Dios con un poquito de elegancia.
  3. Llega pronto. No, no digo que llegues justito. Digo que llegues pronto. La razón, en el siguiente punto.
  4. Prepárate. Aprovecha el tiempo anterior al inicio de la misa para preparar tu espíritu para el encuentro que va a ocurrir en breve. Jesús está en el sagrario. Habla con Él.
  5. El móvil, apagado antes de entrar en la iglesia. Dios no tiene costumbre de llamar al teléfono. Y el resto del mundo no va a explotar porque estés incomunicado un rato.
  6. Presta atención. Al menos, en la medida de lo posible. Si tienes niños pequeños, va a resultar difícil. Es lógico y comprensible. Pero, en cualquier caso, no te dediques a mirar si está Pepito, o a pensar en lo que tienes que hacer después. Vive el presente. La misa es una entrada del Cielo en la Tierra. Seguramente más importante que atender a tu móvil, ¿verdad?
  7. Conoce las partes de la misa. No pienses que las lecturas no tienen importancia. Aunque lo más importante sea la consagración, cada una de las partes es importante. Se trata de un proceso que culmina en la consagración. Todos los pasos del proceso tienen sentido e importancia.
  8. La paz sólo a los de al lado. Eso es lo que manda la Iglesia. No se trata de montar una cuchipanda, estás penetrando en el Misterio de la comunión con Dios.
  9. Lo que tiene que decir sólo el sacerdote, que lo diga él solo. No pretendamos apropiarnos de papeles que no son el nuestro.
  10. Si puedes, comulga. Si no puedes, haz una comunión espiritual.
  11. Cuando acaba la misa, se nos envía a transmitir lo que hemos recibido. Tenlo en cuenta.

 

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de

2 Respuestas

  1. ANDREA LEITE DE LUCENA ARRUDA MIRANDA

    Muy buenas recomendaciones, me ha encantado.
    Un gran abrazo hermano