Padre Pío

Al fraile de mirada penetrante
de las heridas de Cristo cubierto,
ante la visión del sagrario abierto
paz y alegría alumbran el semblante.

Del amor y la fe humilde gigante,
el dolor su particular desierto.
Hará más ruido que de vivo, muerto,
inmerso en Dios su corazón amante.

En sus ataques el diablo no cesa,
golpes y tentaciones se suceden,
el padre Pío el crucifijo besa.

Pío ama, sus fuerzas de él no proceden,
el amor a la Virgen lo embelesa.
Las gracias de Dios todo lo exceden.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

2 Respuestas

  1. esther

    BELLO POEMA