Papa conservador, Papa progresista…

Con ocasión del fallecimiento de Juan Pablo II y de la elección de Benedicto XVI hemos asistido a todo un despliegue informativo en el que cada uno expresaba sus pareceres y sus sentimientos. Mucho se ha repetido que si este Papa es un conservador, que si tal cardenal es progresista, etc…

El problema que tiene ésto es que trata de llevar términos que son pertenecientes a la política para aplicarlos a la religión. Y eso es algo totalmente incorrecto. En la religión no tiene cabida la política. No existen Papas conservadores o progresistas. La Iglesia no es ni conservadora ni progresista. No es de izquierdas ni de derechas. Sólo es de Cristo. Los términos políticos no son aplicables. El mensaje siempre será el mismo: El del Evangelio. El del amor al prójimo. Y el de llamar a las cosas por su nombre. Y eso es algo que no les gusta a los políticos.

¿Conservador? ¿Progresista? Eso depende de si les gusta o no lo que digan. Si les gusta, es progresista. Si no, es conservador. Y ni ellos saben lo que es progresista ni, mucho menos, por qué lo es.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de