Paternidad responsable

Este es un tema que con mucha frecuencia se presta a confusión, mezclándolo incluso con la anticoncepción para tratar de ocultar, más bien, una paternidad irresponsable. Pero veamos básicamente en qué consiste dividiéndolo en varios puntos.

¿Qué implica una paternidad responsable?

  • Discernimiento. Palabra fatídica para muchos, pero algo fundamental en la vida cristiana. Tristemente, no es algo de lo que se suela hablar ni siquiera en las catequesis prematrimoniales. Se trata de tomar decisiones. Ni más ni menos. Tomar una decisión de mutuo acuerdo entre los esposos y, esto es vital, buscando la voluntad de Dios. Para esto hace falta hablar mucho, pensar mucho y rezar mucho. Y tener fe en que Dios no nos pide imposibles.

 

  • Amor. Como es lógico, ese discernimiento, esa decisión, tiene que tener su fundamento en el amor. Eso es lo contrario al egoísmo y suele estar muy reñido con el acomodamiento. Es decir, decidir espaciar los hijos o tener menos porque no vamos a poder ir a Cancún de vacaciones no es tomar una decisión con amor. Decidir no tener más hijos porque dan guerra tampoco es tomar una decisión con amor. El amor es una entrega absoluta. Si no se es capaz de sacrificar un viaje por un hijo, se está en las antípodas del amor.

 

 

  • Generosidad. En relación con el amor y la fe. No hay que partir de un punto de vista estrecho y miedoso. Hay que estar dispuesto a dar lo mejor de uno mismo en el proyecto de vida en común que Dios quiere para esa familia. No se puede uno dejar llevar por el miedo o por cálculos que son imposibles de demostrar. Muchas veces nuestros cálculos (si podré pagar la universidad del nuevo hijo, si podrá disfrutar de tal o cual cosa, si tendrá tal o cual enfermedad…) no son más que miedos que hay que dejar atrás porque lo cierto es que no podemos ver el futuro. Todas esas cosas no dependen realmente de uno mismo. Es necesario analizar todo con verdadera sinceridad y siempre abiertos a la vida.

 

 

  • Medios éticos. No tendría sentido hablar de discernimiento, amor y generosidad si luego admitidos anticonceptivos, que degradan la unión sexual separando los aspectos unitivo y procreador. Habría que utilizar medios respetuosos con los ciclos fértiles (métodos naturales) y nunca dejarse llevar por una mentalidad anticonceptiva.

 

Como resumen, la paternidad responsable consiste en el derecho y el deber de un matrimonio de decidir con amor y generosidad el número y el espaciamiento de los hijos por medios éticos. Una afirmación que implica mucho más que una decisión basada en miedos y egoísmos: una decisión basada en la fe y el amor.

Os dejo algunos enlaces con más información:

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de