Pero ¿están a favor o no?

publicado en: Blog, Blog: aborto, Blog: verdad | 0

Un autobús está recorriendo las calles de Madrid mostrando la verdad del aborto. ¿Cuál es esa realidad? Ni más ni menos que un niño destrozado por el terrible crimen de haber sido concebido.

Por mi parte, me alegro de tal iniciativa. Ya va siendo hora de que dejemos de hacer el idiota ocultando la realidad del aborto para hacerlo más digerible. Que quizá haya métodos mejores, es probable. Pero lo que tengo claro es que eso hay que mostrárselo a la sociedad y decirles bien claro: “tú apoyas esto al votar a esa gente” o “tú vas a hacerle eso a tu hijo“. Pero bueno, de ello ya hablé en su momento y no es plan de volver a insistir en el tema.

Ahora, lo que me gustaría analizar mínimamente es la reacción que han tenido algunos. Por un lado están los supuestamente provida que siguen insistiendo en que no hay que mostrar la realidad del aborto. En fin, a mí siempre me han dicho que más vale una imagen que mil palabras. Digo yo que esto es mucho más claro para la madre que piensa en matar a su hijo que andar explicándoles que lo del pre-embrión es una tontería acientífica, etc. Por supuesto, hay que seguir mostrando las ecografías para que vean que su hijo está ahí y está vivo y bien vivo. Pero tampoco está de más que vean lo que implica ese “derecho” suyo.

Sin embargo, lo más preocupante es lo de los promuerte que protestan contra esta iniciativa llamándola “terrorismo” y “violencia”. Un ejemplo, Elena Valenciano. Aquí, la pregunta que se me ocurre es… Vamos a ver, si tan a favor están de este “derecho”, ¿qué problema tienen en que se vea en qué consiste ese “derecho”? Si están a favor, tienen que estarlo claramente, sin ambages. Si están a favor del aborto, están a favor de lo que se muestra en esas imágenes. Punto. Si no están de acuerdo con lo que se ve en esas imágenes, no pueden estar de acuerdo con el “derecho” a abortar, porque es eso lo que se muestra.

Pero claro, el problema aquí es de otra índole. Es muy bonito y muy fácil presentarlo como un derecho, como algo aséptico, como si un alegre médico realizara una intervención casi estética para solucionar un problemilla de la madre con fácil e inmediata solución. Esa es la imagen que venden y quieren vender. Con estas imágenes se ve que se trata de un carnicero sin escrúpulos que viola el mayor santuario de la vida destrozando el cuerpo de un niño para sacarlo descuartizado y tirarlo al cubo de la basura, con la connivencia de la madre. Con la imagen del alegre derecho, el carnicero y los políticos que le favorecen se sacan sus buenos dineros a costa de los niños descuartizados. Con la segunda imagen, es bastante difícil que alguien quiera colaborar. Resultado: se les acabaría el chollo.

Como nos dice san Ignacio de Loyola en su 13ª regla de discreción de espíritus de la primera semana, el Enemigo prefiere no ser descubierto, mantenerse en secreto. Pues bien, este autobús saca bien a las claras qué es el aborto. Ya era hora.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de