Padre Pío

Al fraile de mirada penetrante
de las heridas de Cristo cubierto,
ante la visión del sagrario abierto
paz y alegría alumbran el semblante.

Del amor y la fe humilde gigante,
el dolor su particular desierto.
Hará más ruido que de vivo, muerto,
inmerso en Dios su corazón amante.

En sus ataques el diablo no cesa,
golpes y tentaciones se suceden,
el padre Pío el crucifijo besa.

Pío ama, sus fuerzas de él no proceden,
el amor a la Virgen lo embelesa.
Las gracias de Dios todo lo exceden.… Sigue leyendo

Navidad

publicado en: Poesía, Poesía: Navidad | 0

Poesía de NavidadLuz de todos los luceros,
fuente de la Creación,
a ti que el mundo creaste
¿qué te puedo importar yo?

Señor del vasto Universo,
del ángel y el querubín.
Niño divino te hiciste,
¿tú te encarnaste por mí?

Haciéndote un débil Niño
mi arrogancia me derribas.
Si, Jesús, todo lo puedes,
limpia la vieja alma mía.

Quita lo que no te guste
y deja lo que prefieras.
Cámbiame para que mi alma
como la de un niño sea.

Niño Dios, a ti te pido
que nos liberes del peso
que dentro vamos cargando
dejando en nuestra alma un beso.… Sigue leyendo

Adoración

Mirando el inmaculado sustento
frente a mí, en esta iglesia arrodillado,
luz tenue y de silencio rodeado,
mi alma en paz por el divino alimento.

¡De no haberte escuchado me arrepiento!,
grita mi corazón enamorado.
Mas Tu Corazón al mío ha hablado,
mi espíritu se llena de contento.

El mundo fuera se ve sucio, triste;
pero aquí, en el interior, todo brilla.
Tú la luz del Cielo para mí abriste.

Escondido en esta oscura capilla,
mi Señor Jesús, la esperanza diste
a este sencillo fragmento de arcilla.… Sigue leyendo

¿Por qué me miras?

¿Por qué me miras, en la Cruz clavado,
de seca sangre tu cuerpo cubierto,
el corazón por cruel lanza abierto,
de tu excelsa majestad despojado?

¿Por qué, Señor, así me has mirado?
Dijeron, y creí, que habías muerto,
mas la vida me trajo el desconcierto:
los muertos no miran, ¡y me has mirado!

Señor, tu mirada no me merezco,
pero a mí vienes y me la regalas,
y, por ti, en lo hondo de mi alma florezco.

Ven, Señor, que con tu amor me acorralas.
¿Para qué el mundo, con el que embrutezco?
Llévame a la Vida que me señalas.… Sigue leyendo

1 2