Sigue perdiendo valor la vida

Leo en Infocatólica que una fundación suiza proeutanasia propone aplicarla a pacientes con Alzheimer. Se trata de la misma que estuvo arrojando a un lago cercano cientos de urnas con cenizas humanas de sus pacientes.

La vida de los nonatos no vale nada. La vida de los ancianos no vale nada. La vida de los enfermos no vale nada. En resumen, la vida de quienes puedan molestar de alguna manera no vale nada. Ese es uno de los mandamientos que está cogiendo fuerza en esta Europa que se está convirtiendo en un monstruo sediento de la sangre de los más indefensos.

No podemos cansarnos de repetirlo: toda vida merece ser vivida. Menos ayudar al suicidio y más cuidados paliativos. Menos dejar de preocuparse de los ancianos y los enfermos y más darles cariño y apoyo. Menos preguntarse si una vida es digna de ser vivida y más maravillarse del misterio de la vida, aun en condiciones precarias.

Nadie tiene la capacidad ni el derecho de decidir si una vida merece ser vivida o no.

Más información:

Fundación suiza proeutanasia propone aplicarla a pacientes con Alzheimer.
El corazón de Europa es nazi.
Noticia del hallazgo de las urnas con cenizas humanas.
Family suicides may be the next step for Dignitas.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.