Todos los Santos

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: otros | 0

¡Cuántas flores se han llevado a los cementerios hoy! Sin embargo, como cristianos, debemos pensar en cuántas flores de verdad, de las que no se marchitan ni se estropean nunca debemos llevar. No digo que no se lleven flores, que eso está muy bien. Pero también es cierto que el mero hecho de honrar a un difunto llevándole flores es signo de creencia en una vida en el más allá. Por eso, ¿por qué no ofrecer, además de esas flores que se marchitarán flores que durarán por siempre? Me estoy refiriendo a las oraciones por nuestros difuntos. Da la sensación de que la mayoría sólo se acuerdan de sus difuntos una vez al año para comprar unas flores y después se olvidan hasta el siguiente año. Eso no debería ser así. Debemos recordar siempre a nuestros difuntos y rezar por ellos. Aunque parezca que no se nos escucha, como cristianos debemos rezar por ellos. No tenemos derecho a relegarlos al olvido o a acordarnos de ellos un día al año.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de