Un año de adoración perpetua en Burgos

Artículo escrito con motivo del primer aniversario de  la adoración perpetua en Burgos. Ha sido publicado en la revista Ecclesia el 3 de febrero de 2012 (versión digital) y en la misma revista en el número 3610 del 18 de febrero de 2012 (en papel), como carta al director en el Correo de Burgos del día 5 de febrero de 2012, en la sección de Religión del Diario de Burgos del día 12 de febrero de 2012, en la página web de la Adoración Eucarística Perpetua en España y en el semanario Alfa y Omega del día 8 de marzo de 2012, en la sección de cartas.

Un año de adoración perpetua en Burgos

8760 horas de adoración. Horas que se multiplican por cada uno de los adoradores que, cada semana, tenemos una cita en la Capilla de la Adoración Perpetua que se encuentra en la parroquia de San José Obrero de Burgos, abierta desde el 13 de febrero de 2011. Y se multiplican porque cada hora ante el Señor es distinta. Totalmente diferente a la anterior, y totalmente diferente a la del adorador que está a tu lado. Él hace diferentes todas las cosas.
Durante un año, de manera ininterrumpida, alrededor de 400 adoradores inscritos, además de otros muchos no inscritos, hemos estado, a toda hora del día o de la noche, frente a Cristo Eucaristía. Adorándole en silencio. Y esto es importante. En nuestro mundo, el silencio no se lleva. Hasta para un paseo de cinco minutos hay quien lleva los auriculares con la música a tope para aislarse de los demás. Pero aquí, en este espacio inundado por Dios, siempre tiene que reinar el silencio. Porque Él nos habla en el silencio de la oración. Y la única manera ya no de escucharle, sino al menos de oírle, es estar en silencio y atendiendo. Así hace Él las cosas. Sin ruido. Sin estridencias. Con suavidad. En la suave brisa, como entendió el profeta Elías.
En este sagrado silencio de la adoración, la criatura y el Creador se encuentran cara a cara. Dios te mira, tú le miras, y los corazones entablan un diálogo de amor que te transforma. A la vez nos encontramos solos con Dios y en comunión con los demás, con toda la Iglesia.

Sí, ya ha pasado un año. 365 días de derroche de bendiciones sobre la diócesis. Sobre los adoradores y sobre toda la comunidad. Un año entero permitiendo que cualquier persona, a cualquier hora, pueda ir a encontrarse con Dios. Cualquiera que quiera ver a Dios y tenga sed de Él, no tiene que irse muy lejos. En la Capilla de la Adoración Perpetua puede encontrarse personalmente con Él.
Dios quiera que siga apuntándose gente generosa que esté dispuesta a comprometerse durante una hora a la semana para encontrarse con el Amor de los amores, con el amigo que nunca falla, con el Hijo que nos hace hermanos. Con Jesucristo, hecho pan para ser el alimento de nuestra alma.
email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de