Un punto de partida

Artículo publicado en el número 1010 del año XXXV de la revista Sembrar, revista quincenal diocesana de Burgos, correspondiente al período del 28 de septiembre al 11 de octubre de 2014. Podéis leer la revista en este enlace.

Un punto de partida

¿Qué es lo que nos hace católicos? ¿Creer una serie de verdades fundamentales, denominadas dogmas? ¿Pretender dejarse enseñar por el Espíritu, sin hacer demasiado caso a los dogmas? Hay que ser cauto, porque este tipo de extremos no suelen ser buenos. La historia de la Iglesia nos puede dar buenas pruebas de ello, al mostrar cómo las distintas herejías iban surgiendo por dar demasiado énfasis a un cierto aspecto de la fe y descuidando otros.

Es tentador dejarse atrapar por cualquiera de los dos extremos. Un dogmatismo únicamente intelectual lleva a la división, al enfrentamiento con los demás. Siempre se va a ir midiendo si el de al lado cree tanto como yo o no cree lo suficiente.

Por el otro lado, dejarse llevar por el Espíritu puede acabar haciéndonos pensar que somos Sus portavoces, que todo lo que hagamos está avalado por el mismo Dios. Al fin y al cabo, escucho al Espíritu. El problema está en discernir si realmente le estoy escuchando a Él o a una tentación, sea interna, sea externa. No sería el primer caso de alguien que, por supuesta obediencia a Dios, se aparta de la Iglesia y crea una fe paralela. O interpreta sus propios gustos como lo que Dios quiere de él, o se convierte en un crédulo que se traga todo lo que le dice cualquier otro supuestamente tocado por el Espíritu.

El católico tiene el deber de hacer que ambos extremos se diluyan en una armonía perfecta. ¿Y eso cómo se consigue? Tenemos que tener en cuenta, en primer lugar, que unos dogmas aprendidos de memoria y creídos de forma puramente intelectual no sirven para nada. Los dogmas católicos no son el final del camino. Al contrario, son un punto de partida. No se trata de pararse en ellos, sino de avanzar a partir de ellos, interiorizarlos dejándonos enseñar por el Espíritu, siempre bajo la guía de la Iglesia, que nos ayudará a discernir si realmente estamos escuchando a Dios o a nuestras propias ambiciones y temores.

No se trata sólo de tener un catálogo de verdades que creer intelectualmente. Eso no es el catolicismo. Se trata de vivir esas verdades, de dejar que nos cambien la vida, de dejarse impregnar por ellas hasta que podamos decir con San Pablo: “No vivo yo, es Cristo quien vive en mí”.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de