Una nueva excusa europea para asesinar niños

El Parlamento Europeo ha decidido que, para frenar el SIDA, ¿qué mejor cosa que matar a los niños no nacidos en riesgo de padecer tal enfermedad? Supongo que tiran contra los niños no nacidos porque los adultos se defenderían, porque por esa regla de tres lo lógico sería matar a los adultos enfermos, no a los niños que puedan contraer el SIDA. Vamos, digo yo. Pero, ¿quién defiende a un niño al que no se ve ni llorar ni gritar?

¿Qué será lo siguiente? ¿Que los niños con posibilidades de tener catarro puedan ser asesinados legalmente? Total, ¿qué más da? Si lo que se busca es barra libre de abortos, no entiendo a qué vienen tantas excusas. Ni evitar sufrimientos, ni tonterías. Que lo digan claramente: queremos que se pueda matar niños de forma legal. Ya está. Las cosas claras.

Recuerdo que no hace mucho algunos echaban las campanas al vuelo porque Europa había decidido que no se podían patentar embriones. Creían que eso quería decir que se reconocía de verdad la dignidad del ser humano. Pero no era así. Sólo se trataba de no poder patentar embriones, en ningún caso se hablaba de que esos embriones pudieran o no ser asesinados. Por desgracia, se ha demostrado que, aunque no se puedan patentar, la protección de la vida desde su inicio sigue sin existir en Europa.

Acabamos de pasar la festividad de San Francisco Javier, patrono de las misiones. Hoy creo que está claro que es Europa la que necesita que muchos misioneros la devuelvan a su origen cristiano. Nuestra responsabilidad como católicos es ser misioneros, transmitir el Evangelio, construir una Europa diferente, humana, sensata. No la parodia que es ahora mismo.

Que San Francisco Javier nos ayude en ello.

email

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Informático y escritor, ha publicado más de cuarenta artículos en las revistas Icono, Punto de Encuentro, Ecclesia y Sembrar, además de en medios como Católicos con Acción. Autor de los ensayos La Escala de la Felicidad y Cartas desde el corazón a un hijo no nacido y de la novela Apocalipsis: El día del Señor. Puedes echar un vistazo a mis proyectos en la sección de Libros.