Antifascistas

Hoy ha tenido lugar en mi ciudad el curioso espectáculo de una manifestación “antifascista”. Curioso por el hecho de que quienes se tachan de “antifascistas” suelen ser precisamente los más fascistas, aunque tienen la pega de que no saben lo que quiere decir esa palabra. Y, desde luego, usar un diccionario es algo que no van a hacer. Que gente que pretende imponer a los demás, sin ningún problema en recurir a la violencia, sus estrechos puntos de vista tenga las narices de decir que está contra el fascismo tiene su gracia. Que grupos que no tienen escrúpulos en mostrar su apoyo a los terroristas hablen de estas contra el fascismo también la tiene.

Todos con su uniforme oficial de “antifascista”: botas militares (por supuesto, militares “antifascistas”), banderitas de sus manadas, sudaderas con amplias capuchas para esconderse mejor, y cosas igual de “antifascistas”.

Y, en el fondo, ¿qué son? Jóvenes que lo tienen todo pero quieren disfrazarse de rebeldes. Piensan que así están siendo muy rebeldes, muy “antisistema”, y realmente ellos son el sistema. Son el producto de nuestros políticos, de la disminución de la calidad de la enseñanza, de la falta de autoridad de padres y profesores, de unos padres que les han dado todo lo que han querido. Y ahora pretenden ser rebeldes, para luego irse a jugar con sus móviles de última generación, a volver a la vida de “niños de papá” pensando “jo, qué rebelde que soy, cómo me enfrento al sistema”.

¿Quieres ser rebelde? Te presentaré a alguien que realmente fue un rebelde, realmente se enfrentó al sistema hasta sus últimas consecuencias. Alguien que fue motivo de escándalo en su tiempo y ahora todavía sigue siéndolo. Te presentaré a Jesucristo, cuyo mensaje pervive en el Evangelio, en la Iglesia, en los millones de personas que día a día luchan contra el mal que está en sí mismos y en el mundo, ayudando a los demás, enfrentándose a leyes injustas, mostrando al mundo la Verdad aunque se les insulte o incluso se les mate, ayudando a los más necesitados sin pensar en ellos mismos.

¿Eres un rebelde o tan sólo un subproducto del sistema? ¡Apuesta por la rebeldía!

Entradas relacionadas

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Soy un padre de familia numerosa enamorado de la palabra (y de mi mujer), y estoy convencido de que escribir puede ayudar a cambiar el mundo. Doy forma a mundos que solo existen en mi mente y también escribo no ficción espiritual. Mi objetivo: transformar tu vida.

Jorge Sáez Criado
Últimas publicaciones de