A pesar de todo, avanza

Artículo publicado en el número 55 de la revista Punto de Encuentro, de la Obra Social de Acogida y Desarrollo (OSDAD), cuyo hilo conductor es la resiliencia.

A pesar de todo, avanza

Si luchas, vencesHay ocasiones en las que parece como si la vida fuera una montaña cuesta arriba. Unas veces por situaciones puntuales que hacen que resulte mucho más duro avanzar, como si la inclinación de la pendiente de la vida pegara una brusca subida. Otras, por una pendiente más suave pero continua, alargándose a lo largo de días, semanas, meses, años…

Cualquiera podría pensar que es mucho más llevadera esta última situación que la anterior. Sin embargo, en mi opinión no es así. Se trata de pequeñas dificultades, sí, pero que se suman sin dar tiempo a superar la anterior y van dejando sus huellas en la mente y en las fuerzas de quien intenta avanzar mientras se da cuenta de que, por momentos, más que avanzar parece retroceder empujado por las circunstancias. Una subida fuerte puede agotarte, es cierto, pero si consigues superarla ya solo vas por terreno más suave. En cambio, una subida leve continuada a lo largo de mucho tiempo te va desgastando y … Sigue leyendo

Nuevo integrante de “Meditando el Santo Rosario”

Por fin, después de revisiones, correcciones y maquetaciones, el librito dedicado a los misterios dolorosos está disponible en Amazon desde el día cuatro de mayo.

Es este el tercero de la serie “Meditando el Santo Rosario”, que está concebida para tratar de ser una ayuda para sumergirse en los misterios del Rosario. Hasta el momento están disponibles los libros sobre los misterios gozosos, luminosos y dolorosos.

En estos libros, en los que cada capítulo está dedicado a un misterio, vamos desgranando y saboreando cada acontecimiento, cada hecho del mismo, siempre enfocado a la vida personal. No se trata de un ejercicio abstracto.

El culmen del capítulo se encuentra en la contemplación final, de fuerte sabor ignaciano, en la que nos introducimos en el misterio a contemplar como si formáramos parte de él, como si estuviéramos junto a Jesús en la Última Cena, como si estuviéramos en el portal, asistiendo al nacimiento de Jesús, como si nos encontráramos ante Jesús crucificado en el Gólgota.

Aquí abajo podéis echarlos un vistazo en Amazon. Ya solo falta uno para los cuatro.

¿Qué os parecen?

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso
Sigue leyendo

Gracias, Alfie, por ayudarnos a despertar

Alfie EvansHace unos días conocí a un niño. No recuerdo el contexto en el que supe de él, pero desde el momento en el que le conocí, aunque solo fue a través de Internet, de las noticias que me llegaban de él, tuve la sensación de que podría ser mi hijo, mi sobrino… mi amigo.

Se llamaba Alfie Evans. Tenía 23 meses y estaba ingresado en el hospital Alder Hey de Liverpool por una enfermedad degenerativa no diagnosticada. Estaba enchufado a un respirador artificial.

Perdón, ¿he dicho ingresado? Quise decir encerrado. Porque resulta que los “médicos” del hospital habían decidido que la vida de Alfie no merecía la pena ser vivida y querían matarle quitándole el respirador. Los padres no estaban de acuerdo. No lo estaban en absoluto. Pero los “médicos” no daban otra opción. Ni siquiera permitían que se lo llevaran. Y la “justicia” británica le dio la razón a los “médicos”.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por cierto, tampoco quiso mover ni un dedo por la vida del niño. Y yo que creía que el derecho a la vida estaba entre esos derechos.

Los padres… ¡Qué leones! Tom Evans y Kate James. Ellos … Sigue leyendo

Estado de los proyectos en abril de 2018

Meditando el Santo Rosario: misterios dolorososComo estamos en abril, a un paso del Día del Libro, creo que es un buen momento para echar un vistazo al estado de los proyectos que tengo entre manos.

  • En primer lugar, el proyecto REL, libro de relatos de fantasía, sigue en fase de búsqueda de editorial. Estos relatos estarán ilustrados por la fantástica Cristina Vaquero. Si no la conoces, te invito a echar un vistazo a su web.
  • ¡Meditando el Santo Rosario: misterios dolorosos ya tiene cubierta! Es la imagen que acompaña a esta entrada. La imagen que aparece en portada es del paso del Cristo con la Cruz a Cuestas, de la Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y Jesús con la Cruz a Cuestas, de la parroquia de san Cosme y san Damián (Burgos). Este libro está en estado de revisión doctrinal. En cuanto finalice este estado, lo publicaré. Ya queda poco, por tanto.
  • El proyecto L, en el que las artes marciales tienen un papel importante, está en la revisión de su tercer borrador. Eso quiere decir que ya falta menos. Es un proyecto un tanto diferente de los demás, sin ciencia ficción, sin fantasía, sin elementos sobrenaturales. Pero tenía que
Sigue leyendo

No seas incrédulo, sino creyente

En el Evangelio se nos cuenta cómo santo Tomás, cuando los otros apóstoles le dijeron que habían visto al Maestro resucitado, dijo que no creería a menos que metiera sus dedos en las llagas de Jesús. Y recordamos también la respuesta de Jesús: “No seas incrédulo, sino creyente“.

Pero tenemos que darnos cuenta de una cosa que es importante. Jesús no dice que seamos crédulos. Dice que seamos creyentes. Son dos cosas muy diferentes.

El crédulo se cree cualquier cosa sin planteárselo siquiera. Puede creer sin problemas en una pseudoprofecía asociada sin ningún fundamento a un santo obispo irlandés, en ver señales divinas por todas partes, curiosamente siempre a favor de sus propias preferencias, en todo tipo de revelaciones privadas, aunque sean falsas o, como mínimo muy dudosas, etc. En el fondo, es una forma de subjetivismo, que a su vez es una forma de egoísmo. Creo todo lo que se ajuste a lo que quiero creer. La creencia empieza y termina en mí, aunque le dé un barniz religioso.

El creyente, en cambio, sale de sí mismo. No se basa es ese subjetivismo, sino en la fe, don de Dios que él decide abrazar. … Sigue leyendo

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Cristo resucitadoHoy celebramos en la Iglesia el acontecimiento clave en nuestra fe. Hoy celebramos que aquel que vino a cargar con los pecados de cada uno de nosotros, aquel que dócilmente se dejó insultar, humillar, torturar y asesinar, aquel que fue contado entre los malhechores siendo totalmente inocente, aquel que parecía haber sido vencido, ha vencido a la muerte y al poder del mal.

¡Cristo ha resucitado! Nuestro Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Es el Dios de la vida. Sin la resurrección de Cristo, nuestra fe no tendría ningún sentido. Tengo que confesar que durante un tiempo, hace ya mucho, pensé que realmente tampoco era tan importante, al fin y al cabo el mensaje de Cristo era lo vital.

Sin embargo, ahora ya lo entiendo correctamente. Sin resurrección, el mensaje de Cristo no tendría sentido. No serían más que palabras bonitas de un hombre muerto, como las de tantos otros. Seguiríamos una especie de filosofía de un fracasado.

Pero la resurrección es el “sí” definitivo del Padre al Hijo. Es la confirmación de que toda la vida del Hijo fue cumplimiento de la voluntad del Padre. De que el Hijo, el Logos, es la … Sigue leyendo

Le hemos dejado solo

Está solo. En el sepulcro, la piedra encierra su cuerpo ya fallecido. Ni siquiera le han podido preparar bien para el entierro. Hubo que hacerlo a toda prisa, porque empezaba el sábado. Y allí, se ha quedado, solo.

Pero lleva solo toda la Pasión. Aunque no lo pareciera en ocasiones. Él fue traicionado, vendido por uno de sus amigos. Él vio la desbandada de quienes aseguraban serle fiel hasta el final. Rodeado de soldados pero solo, le llevaron a juicio. Un juicio injusto, en el que un cobarde que podía haberle ayudado le dejó solo y humillado.

Él solo aguantó tus latigazos. Aguantó tus insultos, tus humillaciones. Cogió la Cruz y se abrazó a ella, sabiendo que esa iba a ser su única compañía real. Nadie le podía acompañar a donde iba ahora. Por mucho que algunos, como su Madre, quisieran.

Él sufrió los clavos taladrándole las manos y los pies. La asfixia de mantenerse en una Cruz. Débil, destrozado. Aún pudo regalarnos, a cambio de nuestros desprecios, a su Madre. Pero ni ella ni el … Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar