El silencio del Viernes Santo

Dentro de la Semana Santa, quizá este día es el que más llame al silencio. Ayer nos encontrábamos en el Cenáculo, junto a Jesús, mientras nos dejaba su Cuerpo y su Sangre para siempre. Le encontrábamos también en la oración de Getsemaní, cuando sus sufrimientos le llevan a sudar sangre.

Pero hoy… Hoy el Maestro ha sido clavado en una cruz. Hoy ha sido abandonado por sus discípulos. Hoy ha muerto, sabiendo que cumplía su misión, con absoluta confianza en el Padre, pero también experimentando la soledad más extrema.

Hoy, su Santa Madre ha tenido el cuerpo de su Hijo entre sus brazos. Un cuerpo sin vida. Sucio por la sangre coagulada y por los escupitajos de sus enemigos. Un cuerpo maltratado hasta la saciedad. Maltratado por ti. Por mí.

Y ese cuerpo es depositado a toda prisa en un sepulcro. Ni siquiera da tiempo para ponerle, como a otros, aceites y perfumes. Y allí se queda, solo.

Solo.

No es un día de alegría. Aunque sea un preludio necesario de la mayor alegría de todos los tiempos. Hoy es un día que se presta a la reflexión. A mirar, como diría san Ignacio de … Sigue leyendo

El dolor y el gozo del Jueves Santo

publicado en: Blog, Blog: Semana Santa | 0

Corpus ChristiTodo confluye en esta noche de misterio, gozo y dolor. Una noche que comienza con una reunión deseada desde hacía tiempo por Jesús (cf. Lc 22, 15) en la que amó a los suyos hasta el extremo (cf. Jn 13, 1). Hoy en día, ese es un mensaje duro. Jesús es un extremista, y a los católicos de hoy no nos gusta que nos llamen algo como eso. Ni extremistas, ni intolerantes, ni nada que pueda parecer que se sale de lo normalito, de lo flojo, de lo blandengue.

Jesús ama hasta el extremo de darse como alimento en la Eucaristía. Una auténtica locura de amor. Se queda con nosotros en cuerpo, sangre, alma y divinidad hasta el final.

También instituye el sacerdocio. Otro misterio de amor en el que establece que aquellos a los que Él elija para seguir sus pasos más de cerca y hacer de pastores de su pueblo podrán hacerle presente en sus manos, en el pan y en el vino, actuando in persona Christi. Quien piense en una Iglesia sin Eucaristía o sin sacerdotes, está pensando en una Iglesia de la que se ha expulsado ese amor extremo de Jesús.

Casi como … Sigue leyendo

Inmersos en la Semana Santa

Cristo crucificadoYa estamos inmersos en la Semana Santa. Una semana en la que se agolpan los principales hitos de la vida de Jesucristo y, por tanto, el tiempo más fuerte del año desde el punto de vista espiritual.

Es importante tener en cuenta que este no debe verse como un tiempo de vacaciones, sino de encuentro especial con el Señor. De revivir y actualizar estos acontecimientos que configuran nuestra fe.

Hace unos días, observábamos, vivíamos, cómo Jesús entraba en Jerusalén. La gente alfombraba con ramos su camino. Gente como tú y como yo. Y gente, como tú y como yo, que dentro de unos días dirán: “¡Crucifícale!”.

En su entrada iba acompañado por sus discípulos. Incluido Tomás, quien dijo en su momento “vayamos también nosotros a morir con él”. Y Pedro, que afirmaba que jamás le negaría. ¡Qué fácil es estar junto a Él cuando todo va bien! De ellos, ¿cuántos se mantuvieron al pie de la Cruz? Tan sólo Juan, el discípulo amado. El más joven de todos ellos. ¿Dónde fueron los demás? ¿Dónde estamos nosotros cuando le insultan, le golpean o se burlan de Él? ¿Le acompañaríamos hasta la Cruz o nos quedaríamos por … Sigue leyendo

Explorar la verdad a través de las historias

publicado en: Blog, Blog: libros, Blog: verdad | 0

Un libro, un universoEl ser humano es una criatura que podríamos decir que está hecha de historias. Somos animales de historias, están en nuestra naturaleza. Desde los albores de la humanidad, contamos historias. “¿Sabes cómo cacé ese mamut? Ahora te lo cuento…” Las contamos a nuestros hijos, muchas veces en forma de cuentos que le servirán para ir asentando los conceptos del bien y del mal. Y, sobre todo, como decía Chesterton, de que a los dragones se los puede vencer. Hablamos de cómo nos ha ido el día en el trabajo, en la casa… incluso dicen que para hacer publicidad lo mejor es contar una historia.

Y, por supuesto, escribimos historias que otros leen.

Si te fijas, hay algo que es común a todo esto: la relación de las historias que contamos con la verdad. Ni una sola deja de tener referencia a la verdad de una u otra manera. No nos podemos desligar de ella.

Las novelas pueden ser una poderosa herramienta para explorar la verdad. Mediante ellas, los escritores podemos ofrecer una cierta visión de la verdad. Podemos ayudar a que la veas a través de distintos tipos de ojos. Tantos como personajes. Cada uno … Sigue leyendo

Del cristiano se espera heroísmo

publicado en: Blog, Blog: fe, Blog: lucha | 0

Heroísmo cristianoHace un tiempo escribí una entrada que ha tenido bastantes visitas titulada La Iglesia de los héroes. En ella recordaba que esta, nuestra Iglesia, la Iglesia Católica, es una Iglesia de héroes desde su mismo principio.

Y, por tanto, lo que ahora escribo no deja de ser una consecuencia lógica de todo eso. Porque el cristiano está llamado al heroísmo. Es lo que se espera de él.

¿Acaso el cristiano puede ser alguien que se deja llevar, alguien que se acobarda ante los poderes de la tierra? ¡Ni siquiera ante los poderes del infierno deberíamos temblar! ¿Se nos ha olvidado que “si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros“? (Rm 8, 31). No estamos llamados al conformismo. No estamos llamados a quedarnos mirando, impasibles, si acaso rezongando por lo bajo (o en las redes sociales, que viene a ser lo mismo), cómo el mundo se va al traste, cómo todo va en contra de nuestra fe.

El cristiano está llamado a la lucha. A la lucha diaria, siempre. Quizá incluso a una lucha extraordinaria, a un testimonio especial que te ponga más de lo normal “en el punto de mira” del enemigo. Aunque … Sigue leyendo

Consolar al diccionario

publicado en: Breves, Breves: lenguaje | 0

Consolar al diccionarioEsta entrada viene a ser de queja pura y dura. Llamémosla “entrada protesta”. Me vais a permitir que despotrique un poco porque, de verdad, es tremendo. Y, como escritor, duele. Es que, cada vez, parece que hay menos interés en saber hablar bien en el propio idioma, y es muy, muy triste. Al oír cosas como que algo, más que ayudar, “desayuda” o las típicas horribles traducciones literales (o directamente adaptaciones) de palabras inglesas, te dan ganas de abrazar con cariño un diccionario para consolarlo. No pocas veces se trata de vagancia para pensar unida a desconocimiento de vocabulario suficiente, quizá por falta de lectura.

No podemos, además, perder de vista que el lenguaje también influye en el pensamiento. Al fin y al cabo, pensamos con palabras. Lo vemos con claridad en el infumable invento de la ideología de género que, montado en el caballo de la corrección política, consigue que la gente vea como normal utilizar expresiones que rebasan de lejos el límite del ridículo como “todos y todas los y las amigos y amigas”, o las todavía más lamentables “amig@s, amigxs, amig/s”. Expresiones, por cierto, que se ven incluso en algunas editoriales de cuyo nombre no Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar