Los jesuítas reclaman una Iglesia más democrática

Con ese título (o similar) me he encontrado la noticia en todos los periódicos a los que he podido echar mano. Se puede leer, por ejemplo, en ABC.

Por supuesto, para comprobar la veracidad de la noticia he ido a las fuentes y me he leído el Editorial de la revista Mensajero. Y, al leerlo, se me han ido ocurriendo ciertas cosas:

– Pone: “En primer lugar, anhelamos una comunidad eclesial regida por el principio de la igualdad de todos sus miembros, varones y mujeres, clérigos o laicos. Lo que no significa que no haya en ella diversidad de servicios, ministerios, funciones, carismas y vocaciones. Pero todos ellos orientados a hacer realidad la misma misión de Cristo. Que la Iglesia se parezca cada vez menos a una entidad administrativa. Que no se ocupe tanto en detectar desviaciones y errores como de fomentar y tutelar la vida plural que la misma fe suscita. Que no excluya a nadie en función del género o de los sacramentos“.

Bien, a este respecto, de acuerdo con matizaciones: Las tres primeras frases no me dicen nada, ya que eso es lo que ya hay. Yo, como laico, tengo mis derechos y Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar