Cambio de imagen de la cubierta de “Transferencia” (o cómo mejorar una cubierta)

Memorias del ocaso: Transferencia, ciberpunk, robots, ia
Memorias del ocaso: Transferencia, ciberpunk, robots, ia

Renovarse o morir. Al menos, eso se suele decir.

Tengo que decir que la cubierta anterior de Transferencia me gustaba. ¡Qué narices! Me sigue gustando. Sin embargo, poco a poco se va aprendiendo y mi mujer y yo vimos que la cubierta que se nos había ocurrido para la edición en inglés, Transfer Complete, era mejor que la de la edición en español.

¿Los motivos? Hay varios:

  • El factor humano: el hecho de que aparezca en la nueva cubierta un rostro, aunque sea el de Amy, la hace más atractiva.
  • Colorido: curiosamente, si uno observa las cubiertas de otros libros de cyberpunk, se dará cuenta de que los colores habituales son más bien el azul y el violeta. No el verde. Algo que me sorprendió, porque yo siempre había asumido que el típico color verde terminal ya se había asociado en el inconsciente colectivo como algo informático. Más aún después de Matrix. Obviamente, me equivocaba.
  • Fuente del nombre del autor: por lo general, es preferible que no coincida la tipografía del título y la del nombre del autor, para que no puedan darse equívocos. Además, el nombre se veía con menor claridad.
  • Título: también tenía que ganar claridad el título, ya que era demasiado pequeño y el título de la serie restaba protagonismo al del libro. Además, no se mostraba información del lugar que Transferencia ocupa en el conjunto de Memorias del ocaso.

Ya veis, el diseño de una cubierta es todo un arte en sí mismo. El resultado, con Amy sobre el planeta, en el que se muestran los nodos por los que va avanzando, creo que es muy bueno.

¿No te parece?

Jorge Sáez Criado
Seguir Jorge Sáez Criado:

Jorge Sáez Criado tiene una doble vida: unos días escribe sobre espiritualidad y otros hace sufrir a personajes imaginarios que se enfrentan a épicas batallas entre el bien y el mal. Informático durante el día y escritor durante la noche, este padre de familia numerosa escribe historias con una marcada visión positiva de la vida sin dejar de lado una de las principales funciones de la ficción: explorar la verdad.