Razón y corazón

«El corazón tiene razones que la razón no entiende», dijo Blaise Pascal. Sin embargo, tenemos que tener siempre presente que el ser humano es un ser racional.

Este artículo ha sido publicado en el número 56 de la revista Punto de Encuentro, de la Obra Social de Acogida y Desarrollo. El hilo conductor de este número es la afectividad.

Razón y corazón

Razón y corazónEl mundo afectivo es muy importante en el ser humano. «El corazón tiene razones que la razón no entiende», diría Blaise Pascal. Y no podemos decir que Pascal fuera alguien que no quisiera utilizar la razón.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que el ser humano es, ante todo, un animal racional. Nuestra naturaleza es racional. Por desgracia, hoy en día muchos de nuestros contemporáneos parecen olvidar esto y conceden un valor absoluto a sus sentimientos o viven la vida como si no fuera más que una oportunidad de coleccionar emociones. El amplio mundo del afecto se convierte así en una excusa para hacer lo que cada uno quiera, sin pararse a pensar en lo más conveniente o, siquiera, en lo más correcto. «Si lo siento así, es así», parece ser

Sigue leyendo

Respetar o no respetar, he ahí la cuestión

Artículo publicado en el número 53 de la revista Punto de Encuentro, de la Obra Social de Acogida y Desarrollo (OSDAD), cuyo hilo conductor en este número es el respeto.

Respetar o no respetar, he ahí la cuestión

Respetar o no respetar las opinionesEn estos tiempos en los que nos ha tocado vivir nos encontramos con tremenda facilidad otro de los grandes tópicos utilizados para intentar acallar a todo aquel que no tenga ganas de comulgar con ruedas de molino: el respeto.

En principio, el respeto es algo bueno. Eso no lo pongo en duda. Tengo que respetar al prójimo. ¿Por qué? Bueno, aquí esta sociedad descreída tiene un problema. ¿En qué basar ese respeto? ¿En normas y leyes puramente convencionales, que pueden cambiar según el gusto del gobernante del momento? No, ese respeto no sirve para nada. Es como decir que no existe. La única base verdaderamente estable para poder respetar a todo ser humano, independientemente de su edad o de sus actos, se encuentra en su filiación divina. Yo tengo que respetar al prójimo porque es tan hijo de Dios como yo. Porque es otro yo. Este concepto, ya por sí mismo, choca con el egoísmo que configura el … Sigue leyendo

Carta anónima

Este artículo fue publicado en la revista Icono de la editorial Perpetuo Socorro, año 109, número 8, de Septiembre de 2008. Está sacado de mi libro La Escala de la Felicidad.

Carta anónima


Yo soy aquel que pudo ser y no fue.
Aquel que, sin ninguna culpa, fue castigado.
Aquel al que se le destruyó sin ninguna oportunidad.
Yo soy aquel a quien no se le permitió opinar.
Aquel que fue desahuciado por las manos de los hombres.
Desechado por la persona que más pudo importarme.
Asesinado por el miedo, la cobardía, la rabia, el egoísmo, disfrazados de ley.
En nombre de los derechos de quien me cobijaba.
Como no podía quejarme, nadie me escuchó.
Nadie pensó en mí.
Bien es cierto que pude ser un marginal o un criminal.
Bien es cierto que pude haber sufrido.
Pero, ¿acaso no es eso la vida?
También pude ser una gran persona.
Pude salvar vidas.
Pude traer más paz a este mundo de miseria.
Pude haber sido el consuelo de tus lágrimas, la luz de tus tinieblas.
Pero no me quisiste dar una oportunidad.
¿Por qué?
¿Por qué me odias?
¿Qué te hice de malo?
Pude Sigue leyendo




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y con fines estadísticos. Si no acepta las cookies puede que algunas partes de la web no funcionen correctamente. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar